| 5/16/2013 11:00:00 AM

Las trampas de los lavadores en el mercado bursátil

Entre las múltiples tipologías de lavado a las que está expuesta la actividad bursátil estas son tres de las comunes según un documento por la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf), del ministerio de Hacienda:

- Cadena de endosos:
las mafias conforman empresas con regímenes sociales que gozan de algunas exenciones tributarias que les evita entregar información de sus ingresos. Luego adquieren valores en el mercado secundarios e inician una cadena de endosos que normalmente terminan en terceros de buena fe. Este tipo de operaciones se manejan tanto en el mercado bursátil como en el over the counter o extrabursátil. En este último la operación se realiza directamente entre comprador y vendedor, con lo cual se simplifica la operación de lavado.

- Atomización con testaferros:
Cuando la organización delictiva ya ha logrado entrar a comisionista, consigue minimizar riesgos al atomizar su dinero poniendo las inversiones a nombre de personas de confianza. Para justificar la operación los verdaderos dueños del dinero aducen que necesitan aligerar su carga tributaria y encuentran el apoyo de algunos corredores para quienes está primero la comisión que la ética.

- Con agente comercial propio: Tras el pago de comisiones extra, el agente comercial permite de manera intenciones la disminución de los filtros en la due diligence o proceso de conocimiento del cliente. Abre así las grietas para que se cuele dinero de origen ilícito.

- Las inversiones de un personaje:
Hay dos formas conocidas en las que una persona expuesta públicamente se convierte en un agente útil para el lavado. La primera de ellas, cuando actúa como referencia de otra persona y consigue que se simplifiquen para ella los procedimientos de conocimiento del cliente y debida diligencia. En segundo término, cuando el propio personaje realiza transacciones por fuera de su perfil habitual y trata de utilizar su condición y popularidad para evadir controles o justificar sus operaciones habituales.

- Forward simulado:
La finalidad de esta tipología es utilizar de manera irregular alguna de las características particulares de los contratos a forwards que se negocian en las bolsas de productos agropecuarios. Se establece un contrato sobre un activo ficticio que se ofrece a través de un intermediario. El comprador del contrato y el responsable de entregar el activo negociado son cómplices y realmente no se lleva a cabo el intercambio de mercancías.

- Fiducia fraccionada: Se trata de la realización de múltiples operaciones fraccionadas por debajo de los límites establecidos, realizadas en diferentes encargos y sociedades fiduciarias. Para este caso se abren cuentas en fondos pertenecientes a varias fiduciarias y firmas comisionistas donde, luego de realizar consignaciones en efectivo, se solicita el giro de cheques a uno o varios beneficiarios para luego utilizarlos en otras inversiones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?