Dinero.com Revista Dinero

Mauricio Santoyo, General (r) de la Policía.

| 9/13/2012 6:00:00 AM

La fortuna del General

Con apenas $700 millones, el general Santoyo saldará cuentas con la justicia de Estados Unidos. Se trata de solo 5% de su fortuna personal.

Con la venta de uno solo de sus apartamentos en Bogotá, el general (r) Mauricio Santoyo podría saldar deudas con la justicia de Estados Unidos. Pero, si quisiera, podría dejar intacto su patrimonio inmobiliario y disponer de solo dos de los quince caballos de paso que por estos días están siendo alistados para una exposición de remate en un criadero de la población cundinamarquesa de Funza.

El lunes 20 de agosto, el ex oficial se comprometió ante un juez de la Corte del Distrito Este de Virginia a pagar una multa por US$250.000 más una “cuota punitiva extraordinaria” de US$100.000. Al depositar esas sumas, que al cambio actual equivaldrían a cerca de $700 millones colombianos, a Santoyo le quedaría pendiente purgar, bajo el régimen de libertad controlada, una pena de entre diez y quince años de prisión.

En el supuesto de que la Corte le impusiera la pena más alta por el único delito que confesó –apoyo a narcotraficantes y a jefes paramilitares colombianos–, Santoyo podría llevar una vida apacible en Miami hasta que cumpla 77 años de edad y su caso ya no revestiría mayor interés para la justicia colombiana.

A menos que consiguiera su extradición de Estados Unidos, el Estado colombiano solo podría perseguir el patrimonio familiar del ex jefe de seguridad de la Presidencia y ex director del Gaula para resarcirse de los daños que este le causó con la conducta ilegal que observó cuando vestía el uniforme de la Policía Nacional.

En las oficinas de registros de instrumentos públicos solo hay anotación sobre un proceso de extinción de dominio que recae en un apartamento comprado por el general en la urbanización Rafael Núñez, en el occidente de Bogotá. Pero ese inmueble, avaluado en menos de $300 millones, es uno de sus bienes más pequeños.

Periodistas de Dinero recorrieron las huellas visibles de su patrimonio. Aparte de un ingenio panelero en San José de Pare, en límites de Boyacá y Santander, que Santoyo presentó siempre como una sociedad familiar, encontraron la siguiente relación de bienes cuya procedencia comenzará a ser evaluada por la justicia competente.

De pura sangre

El jueves 6 de septiembre se encontraban en los establos del criadero Gran Dinastía, en Funza, 40 caballos de paso. Según el veterinario que los revisaba ese día, uno de esos ejemplares puede valer cerca de $400 millones. Compañeros de la carrera del oficial le informaron a la justicia penal que el criadero nació con caballos que pertenecieron al capo José Gonzalo Rodríguez Gacha. El bien figura hoy a nombre de Hilda Velasco –prima de Santoyo– y de su esposo. Un hermano de la señora Velasco que atendió allí a periodistas de Dinero dijo que esa afirmación es injusta porque se trata de un negocio constituido hace 22 años y cuyos principales clientes son cirujanos plásticos, compañeros de su hermano. “Nuestra relación con el general Santoyo siempre fue muy lejana”, dijo el administrador.

El criadero, con sus instalaciones y finos ejemplares, podría costar $800 millones, según un estimativo preliminar hecho por contrainteligencia de la Policía. ?Uno de los principales bienes inmobiliarios adquiridos por Santoyo, cuando apenas tenía el grado de mayor y devengaba mensualmente menos de $7 millones, es un apartamento ubicado en la carrera séptima con calle 91 de Bogotá. Su avalúo, según expertos que trabajan para la Lonja de Propiedad Raíz, es de $900 millones.

En el portafolio de inversión inmobiliaria del general figura, además, un apartamento en el sector de El Lago, cuyo avalúo comercial llega a $200 millones, aunque los expertos dicen que, por el efecto de valorización, su valor es mucho mayor. Entre los propietarios de estos bienes, que a la luz de la ley podrían ser considerados terceros de buena fe, figura un excomandante general de las Fuerzas Militares, su esposa y uno de sus hijos (ver galería de fotos).

Capítulo aparte les merecerán a las autoridades los recursos que Santoyo manejaba a través de la corriente financiera internacional. Fuentes del sector financiero y operarios de bases de datos de centrales de riesgo le informaron a Dinero que durante los últimos diez años Santoyo y miembros de su familia giraron recursos a cuentas bancarias en Lucerna, Suiza, lo mismo que a bancos italianos y españoles. “Aunque nominalmente cada giro era relativamente pequeño, sumados y consolidados podrían superar los US$5 millones, la misma suma estimada da en su indictment.
 
Si se hiciera un cálculo basado en los bienes hallados, la fortuna de Santoyo sería de $15.000 millones.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×