Dinero.com Revista Dinero

José Juan Rodríguez, concejal de Bogotá.

| 3/20/2013 6:00:00 PM

Feriando la plata

El concejal José Juan Rodríguez, investigado por el ‘carrusel’ de la contratación en Bogotá, remataba sus negocios con ‘juergas’ en su finca de Somondoco.

El próximo 30 de abril la Fiscalía le imputará cargos a José Juan Rodríguez, concejal de Bogotá, por el delito de interés ilícito en la celebración de contratos. El excongresista Germán Olano; el exsubdirector jurídico del IDU, Inocencio Meléndez, y el empresario Emilio Tapia, tres de los sindicados y testigos fundamentales dentro de la investigación del carrusel de la contratación en Bogotá, coinciden al afirmar que Rodríguez se lucró personalmente de los contratos de malla vial de la calle 26 y que en esos negocios se movió de la mano del contratista Julio Gómez.

Varios testigos insisten ahora en que los organismos de control indaguen alrededor del crecimiento de la fortuna personal del concejal. Refirieron ante ellos que en esta lujosa finca de Somondoco, en Boyacá, Rodríguez solía celebrar con su novia, la exdirectora del IDU, Liliana Pardo, y sus amigos políticos y de negocios en la época en que fueron celebrados los contratos que ahora son piedra de escándalo.

Dinero visitó la finca. Se llama La Niña Estrella y está situada a pocos metros del río Súnuba y cerca a unas instalaciones abandonadas de la Industria Licorera de Boyacá. Sus condiciones contrastan con un entorno de pobreza: tiene una mansión principal con amplias estancias, una casa contigua para huéspedes dotada de zona húmeda y gimnasio. Cuenta con una casa para los administradores y una moderna pesebrera donde chalanes entrenan caballos de paso. Su frente, de 200 metros, está protegido por una tapia coronada por tejas coloniales. Es una de las pocas que están electrificadas.

Los vecinos del lugar dicen que, si bien esta finca data de 1966 (como está inscrito en una placa a su entrada) su remodelación es reciente y estuvo dirigida por el concejal Rodríguez, a quien todos reconocen allí como potentado heredero de la familia del excongresista Gustavo Rodríguez Vargas, su padre.

José Juan Rodríguez le dijo a Dinero que las versiones sobre su crecida fortuna hacen parte de una “cadena de infamias” que hoy lo tiene bajo investigación penal. Según él, la finca pertenece a sus padres, y si bien él y su hermano la visitan a menudo, son aquellos los que han costeado las mejoras. “Mi papá ha tenido siempre caballos y trajo el jacuzzi cuando fue embajador en Austria. En la finca se han hecho fiestas desde hace cuarenta años. Por allí pasó el presidente Mariano Ospina y han desfilado todos los miembros del Directorio Nacional Conservador, pero ningún concejal ni Liliana Pardo han estado allí.”, asegura.

Con todo, dice que ya que la existencia del bien se ha hecho de dominio público, no tiene inconveniente en que la justicia investigue sus bienes y su origen. “Todos ellos son de origen legal y están debidamente declarados”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×