| 2/7/2014 8:00:00 AM

La justicia llega por Miami

La Fiscalía de Miami abre causa por un fraude por US$26 millones que compromete a Factor Group. Mientras tanto, los procesos en Colombia parecen perder interés.

Mientras en Colombia el caso parece perderse entre el marasmo del olvido, un fiscal de la Corte de Miami asumió la misión de investigar si una de las operaciones que llevaron al desplome de Factor Group en Colombia implicó un fraude en cuya comisión fueron utilizadas empresas radicadas en Estados Unidos.

Se trata de captaciones por US$26 millones hechas a través de un fondo especial denominado High Yield Plus, radicado en Islas Vírgenes Británicas. Sus operadores les proponían a sus clientes jugosos réditos por inversiones en descuentos de facturas, empleadas por “reputadas empresas” –así las describía la presentación del portafolio– de Estados Unidos y Canadá para capitalizarse.

El dinero se perdió por completo porque, según David Wigoda, expresidente de Factor Group y colaboradores suyos, las empresas que recibieron los recursos resultaron implicadas en estafas de mayor cuantía.

El fiscal que asumió el caso en La Florida partió de la hipótesis de que aquí pudo haberse configurado un delito que la legislación de su país denomina “defraudación mediante cable”, que consiste en utilizar empresas de Estados Unidos como puente para hacer giros de recursos que no tienen un propósito lícito. Esta conducta es castigada allí con penas de hasta 30 años de cárcel.

Hasta donde la flexibilidad de la reserva que impera en Islas Vírgenes para este tipo de operaciones ha permitido establecerlo, el Fondo operaba en el domicilio Vanderpool Plaza, 2nd Floor, Wickhams Cay I, Road Town, en Tortola. Su posible representante era la colombiana residente en Estados Unidos Beatriz Wigoda Rinzler, identificada con la cédula 43.724.585, y hermana del expresidente de Factor Group.

Cuestión de mala suerte

La fuerza comercial que promovía las captaciones estaba encabezada por Lina María Vélez y María Carolina Mesa, ejecutivas de confianza de Wigoda. El dinero era enviado inicialmente a Panamá a través de bancos estadounidenses y colombianos y era movido luego a través de la cuenta 10290894 abierta a nombre High Yield Plus Inc.

Los recursos eran recibidos en Estados Unidos por Marie Farah, Alejandro Nathan, Marcela Gómez y Mauricio Rubio, por intermedio de una oficina abierta en Coral Gables. Ellos se encargaban de hacer reportes de inversiones en las empresas Timber Depot, Ayotte Trailes, Stat Components, Spiga Flowers, Lejay Inc., Overs Big Blue, Jacob Werba y Thermal Reduction Corp., entre otras sociedades.

El 27 de noviembre de 2012, cuando el nerviosismo hacía presa de los inversionistas por la demora en la entrega del retorno, Factor Group produjo un comunicado sin firma responsable en el que informaba que US$8 millones de los recursos confiados a la operación estaban comprometidos en litigios judiciales e investigaciones del FBI por fraude.

Wigoda designó como su vocero para el caso al exsecretario del Senado, Aurelio Tobón Estrada, para quien todo esto se trata de un asunto de mala suerte: las empresas que recibieron los recursos hacían parte, según él, de un engranaje fraudulento y nunca cumplieron con lo pactado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?