| 6/6/2012 6:00:00 PM

Dichoso y campante

Emilio Tapia, uno de los ‘zares’ de la contratación, sigue comprando apartamentos de lujo y exhibiendo ejemplares equinos de paso. ¿Se olvidó la Justicia de él?

Es posible que la Justicia y las revistas del corazón terminen sabiendo más de la vida privada de Emilio Tapia que del manejo que dio a los recursos públicos en su condición de zar de la contratación pública de Bogotá durante la administración de Samuel Moreno Rojas.

La última novedad es que Tapia rompió el noviazgo con la exreina y actriz Eileen Roca y restableció su relación sentimental con Natalia Morales, la joven que lo llevó a separarse de su esposa Astrid Sofía Hoyos. “Natalia le informó que espera un bebé y él, llenó de emoción, le prometió que se dedicaría a ella”, le contó a Dinero un amigo de Tapia.

La promesa comenzó a cumplirse de inmediato. La Revista Dinero verificó que Tapia compró en mayo pasado un apartamento de lujo en Cartagena. Los registros de instrumentos públicos lo ubican en el edificio Ibiza con una espléndida vista a la bahía.

Más allá de las historias que podrían resultar un manjar para los amantes de la farándula, el dato de interés para la Fiscalía es que Tapia, uno de los pocos peces gordos de la contratación que sigue disfrutando de libertad plena, ha seguido acrecentando su patrimonio y que solo ha pretendido ocultarle información al Juzgado de Familia que adelanta el trámite de divorcio.

En otros escenarios, en cambio, ha hecho más bien alarde de su riqueza. El 20 de enero,en las fiestas de Sincelejo, mostró algunos de sus caballos de paso. “Recuerdo que en aquella ocasión se mostró agresivo con los jueces que en una competencia relegaron al segundo puesto uno de sus ejemplares. Les gritó que lo estaban robando”, recuerda uno de los participantes en el mismo evento.

Sin embargo, después de que el portal KienyKe publicara la fotografía de su yegua más fina, un abogado le recomendó que asumiera una actitud más reservada. Tapia consiguió entonces excluir de la página web suscaballos.com toda información relacionada con su criadero, que funciona en la finca Rancho La Fe (antes Villa Sofía).

La compra del apartamento en Cartagena refuerza la idea de que Tapia quiere echar raíces allí y concretar los negocios de contratación pública que fueron perfilados durante la reunión que emisarios suyos sostuvieron en marzo pasado en Miami con Amaury Julio, entonces director de Corvivienda y hoy secretario de Participación de Cartagena.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?