Dinero.com Revista Dinero

El empresario José Roberto Arango asegura que nunca ejerció presión indebida ante la Superintendencia Financiera para sacar adelante sus negocios y que su participación como asesor financiero se dio años después de su salida del gobierno.

| 6/26/2013 6:00:00 PM

“Advertí que fabricato estaba sobrevalorada”

El empresario y exconsejero presidencial José Roberto Arango dice que previno a Rodrigo Jaramillo sobre los riesgos del manejo que le estaba dando a la acción.

Después de la imputación de cargos por parte de la Fiscalía, el expresidente de InterBolsa, Rodrigo Jaramillo, prepara un acuerdo de colaboración con la justicia. ¿A quién piensa comprometer? Las evidencias indican que el empresario José Roberto Arango, a quien ya ha comenzado a cuestionar públicamente, será uno de sus objetivos. Dinero habló con Arango para explorar los temas de su eventual confrontación en los estrados judiciales.

D— Rodrigo Jaramillo buscará beneficios por colaboración con la justicia y en ese contexto ya ha comenzado a citar su nombre. Ha dicho, por ejemplo, que usted traspuso el umbral de la puerta giratoria que lleva del mercado de valores al Gobierno. Alude también al pago de la comisión por la fusión de InterBolsa con otra firma de comisionistas y arroja un manto de dudas sobre el manejo que usted le dio al episodio de Dann Regional que le habría costado el puesto a un Superintendente.

Fui alto consejero presidencial desde el mes de agosto de 2002 a julio de 2004. Dos años y medio después de mi retiro fui llamado por los accionistas de Inversionistas de Colombia para prestar mis servicios de facilitador en la fusión con InterBolsa. Una vez aprobada la fusión, la firma InterBolsa canceló mis honorarios.

Episodio totalmente diferente fue la capitalización de algunos accionistas de InterBolsa en Dann Financiera CFC. En el segundo semestre de 2006, esta firma efectuó una emisión de acciones por un valor cercano a $15.000 millones. De común acuerdo con los accionistas, que renunciamos al derecho de preferencia, estas acciones fueron suscritas por tres grupos independientes de accionistas de InterBolsa. Según la normatividad, cada uno de estos grupos podía invertir hasta 9,9% de las acciones. Efectivamente, la capitalización se dio y, ocho meses y medio después, la Superintendencia Financiera la declaró ineficaz argumentando que una persona de la familia Jaramillo tenía una inversión en un Fondo que participaba en otro de los grupos, y por lo tanto la familia Jaramillo pasaba a ser beneficiaria real de 10,1%. Dann salió a feriar cartera e inversiones y causó pérdidas para la compañía y sus accionistas cercanas a los $3.500 millones.

D— ¿Qué pasó entonces con el Superintendente?


El doctor Augusto Acosta, superintendente Financiero del momento, se había retirado de la presidencia de la Bolsa de Valores de Colombia por falta de apoyo de varias firmas comisionistas, entre ellas InterBolsa. Su enfrentamiento con Rodrigo Jaramillo era público. Conseguí una cita con el Superintendente con el ánimo de informarle las consecuencias que había tenido esta declaratoria, mas aún teniendo en cuenta que nunca se llamó o dio oportunidad a Dann de explicación alguna. Pero nunca ejercí una indebida presión en la Superintendencia Financiera y mucho menos en otras esferas del gobierno.

D— Según Rodrigo Jaramillo, usted llevó a InterBolsa a un supuesto mal negocio: la compra de acciones de Coltejer y cobró comisiones a las dos puntas del negocio...?

En la operación de Salvamento de Coltejer invité a bancos, firmas comisionistas de bolsa, inversionistas particulares y todo aquel que quisiera invertir en la compra de acreencias a cargo de la compañía con el ofrecimiento de capitalizarlas por su valor facial. En el caso del pasivo con la Dian, se obtenían grandes beneficios financieros aprovechando una amnistía tributaria que existía para el mes de junio del año 2008, que representaba ahorros para Coltejer por más de $30.000 millones.

Como Coltejer no tenía el dinero, estos impuestos fueron cancelados en su gran mayoría por InterBolsa o algunos de sus clientes. No tuve conocimiento de quién o quiénes intervinieron en la operación, pues esos dineros fueron entregados directamente a los bancos.

El negocio que se ofreció en ese entonces era adquirir acreencias con descuentos y que posteriormente eran capitalizadas por Coltejer. Nunca se ofrecieron proyecciones o se prometieron rendimientos diferentes a la capitalización. El atractivo del negocio sigue consistiendo en que Coltejer tiene como accionista mayoritario al Grupo Kaltex de México, reconocido líder empresarial en el mundo textil. Son industriales e invirtieron en Colombia para quedarse y no para especular.

D— ¿Quién le pagó?

Tanto la Organización Ardila Lülle como el Grupo Kaltex de México acordaron suscribir un acuerdo de salvamento de Coltejer y con este fin me ratificaron como facilitador del proceso. Ambas partes me pagaron honorarios, como fue previamente acordado con ellos. Al día de hoy continúo con la misma asesoría.

D— ¿Es cierto que en algún momento usted advirtió a los señores Jaramillo del peligro que implicaba el manejo que le estaban dando a la acción de Fabricato?

Por mi experiencia de más de diez años como comisionista de bolsa y de haber sido presidente de Coltejer en su peor momento, manifesté en varias ocasiones que el precio de la acción de Fabricato estaba sobrevalorado. El tiempo lo demostró.

D— ¿Qué podría estar moviendo a los Jaramillo a atacarlo a usted pese a su reciente buena amistad?

A veces ni yo mismo lo entiendo.

D— ¿Cuál es su relación de negocios con Juan Carlos Ortiz?

A él le ofrecí la capitalización de Dann Financiera y el negocio de las acreencias de Coltejer. Participó en la promoción de Azul y Blanco para la adquisición de Millonarios. Tiene una pequeña participación accionaria en Datexco, donde yo también tengo una participación minoritaria.

D— ¿Usted gestionó o participó de alguna manera en la consecución de un préstamo del Fondo Premium a Millonarios?

No se puede olvidar que Millonarios vendió el nombre, la ficha y los derechos deportivos de los jugadores a Azul y Blanco. La Superintendencia Financiera aprobó en su momento a los promotores de dicha sociedad y los autorizó a efectuar una captación masiva de accionistas. Los dineros entregados por Azul y Blanco fueron destinados directamente a la cancelación de pasivos de la corporación.

A partir del 1º de julio de 2010, el manejo de Millonarios fue por cuenta y riesgo de Azul y Blanco, mientras se obtenían las autorizaciones pertinentes para hacer efectivo el traspaso. Esta operación dejó para el segundo semestre de 2010 una pérdida por una suma cercana a los $5.000 millones. Seguramente ese es el dinero que prestó el Fondo Premium a Azul y Blanco y está registrado en sus libros contables. No tengo, ni he tenido acciones de esa sociedad, ni he participado en su administración.

D— ¿Cuál ha sido su relación Alessandro Corridori?

Conocí al señor Corridori en una reunión de promotores de Azul y Blanco. Posteriormente me solicitó una cita para que le contara cómo fue el proceso de salvación de Coltejer. No tengo ni he tenido relaciones comerciales con él.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×