| 8/3/2012 10:00:00 AM

¿Qué hacer con la plata?

La crisis en Europa, los regulares datos en Estados Unidos y la reducción de los intereses en Colombia tienen a la gente sin saber en qué invertir. Consejos para el segundo semestre.

La reducción de 25 puntos básicos en la tasa de interés de intervención del Banco de la República el pasado viernes 27 de julio, es un reconocimiento de que la desaceleración mundial, así como sus efectos en Colombia, son mayores de lo previsto.

Mientras hace un mes la mayoría de analistas –y el mismo Emisor– estimaban un crecimiento de la economía colombiana superior a 5% y pronosticaban nuevas alzas en las tasas de interés, hoy el consenso del mercado es que el país crecerá cerca de 4% y que vendrán nuevas reducciones de tasas. No obstante, si la crisis mundial se agudiza y el Gobierno no arranca sus inversiones en infraestructura, el crecimiento estará por los lados de 3%. Esto cambia el panorama de las inversiones para los próximos meses.

En Europa, la situación de España e Italia se complica y Grecia sigue sin cumplir sus compromisos, el crecimiento de Estados Unidos es lánguido y no habrá definiciones en materia fiscal hasta que no pasen las elecciones, y China se desacelera, entre otros muchos factores. A nivel interno, no solo se empiezan a sentir los impactos de la crisis mundial; retrocesos en materia de seguridad y el tenso ambiente político le agregan mayor incertidumbre a las decisiones de inversión.

Por esto, mientras los panoramas global y local se clarifican, lo mejor es ser conservador en materia de inversiones. Esto es, preferir la liquidez y las inversiones en pesos. Los analistas recomiendan papeles del gobierno y bonos corporativos a tasa fija. Reducir la exposición en acciones donde hay que ser cada vez más selectivo y tomar posiciones defensivas.

Renta fija, clave
Ha sido una de las mejores inversiones en este año ante el buen comportamiento del recaudo tributario, el anclaje de las expectativas inflacionarias y ante la expectativa de mayores reducciones en la tasa de interés por parte del Banco de la República. Sin embargo, ahora la recomendación está en los títulos de deuda pública TES a tasa fija y, en particular, los que vencen en el corto plazo. También recomiendan bonos corporativos (no indexados). Para Daniel Velandia, director de Investigaciones Económicas de Correval, la renta fija no seguirá valorizándose al mismo ritmo y ahora tiene el riesgo de que la desaceleración comience a generar preocupaciones fiscales en el mediano plazo.

Renta fija en el exterior, a ritmo latino
Los bonos de deuda soberana de países como Estados Unidos (treasuries) se convierten paradójicamente en un refugio en tiempos turbulentos como el actual. Sin embargo, ante sus tasas mínimas históricas (alrededor de 1,4%), los títulos soberanos que más se han valorizado en los últimos meses han sido los de América Latina. Los analistas esperan que esta tendencia continúe y por esto recomiendan soberanos de países como Chile, Perú y Colombia (los que se conocen como Yankees). También recomiendan deuda corporativa de estos países pero emitida en el exterior (en dólares) como lo ha hecho recientemente EPM, ISA, Capital do Brasil, Bancolombia y Davivienda.

No a los commodities
Ante la desaceleración mundial, nadie piensa en commodities. Incluso, ni el oro, que era el activo refugio por excelencia, está dentro de las recomendaciones de los analistas (este papel lo ha perdido frente al dólar). Sin embargo, las alteraciones que causa el clima en algunos productos agrícolas pueden generar oportunidades puntuales. Por ejemplo, las fuertes sequías de Estados Unidos han hecho repuntar productos como el maíz. El petróleo depende no solo de la desaceleración sino de temas geopolíticos.

Cautela con sus acciones
Luego de un gran arranque en el que las acciones locales recuperaron el valor perdido en 2011, desde mayo el mercado ha perdido terreno ante la agudización de la crisis en España. Y dado que su rumbo depende hoy más de lo que pase en el mundo, no se esperan grandes valorizaciones para los próximos meses (entre 5% y 7%). Es más, podrían presentarse correcciones adicionales, por lo que hay que tener mucha cautela.
Pero si el mundo se calma vendrían oportunidades. Para Felipe Gómez Bridge, vicepresidente de estrategia y desarrollo de Productos de Valores Bancolombia, las acciones van a seguir siendo una buena alternativa pues “la bolsa está a niveles parecidos desde hace dos años”, afirma. Asesórese de un experto y ojo con las comisiones.

A defenderse
Hasta que el panorama mundial no sea más claro, lo mejor es tomar una posición defensiva: acciones de los sectores que menos se resientan ante una eventual corrección del mercado, como alimentos. Nutresa, por su diversificación, y el Éxito, están entre las predilectas. También recomiendan acciones del sector energético como Celsia e Isagen por sus estables flujos de caja. Algunos meten en este grupo a los bancos más grandes Bancolombia, Bogotá y Davivienda pues es un sector con buenos dividendos y que, a pesar de la desaceleración de la economía, marcha muy bien o a holdings como Suramericana e Inverargos por sus planes de expansión. Una apuesta para los más arriesgados serían acciones de infraestructura como Odinsa, Conconcreto y Corficol o del sector petrolero.  

¿Y Ecopetrol?
Según Felipe Campos, de Alianza Valores, es una acción para mantener pues las grandes utilidades garantizan buenos dividendos. Sin embargo, para varios expertos es una acción costosa pues “el precio está basado en una expectativa de producción que no se está cumpliendo”, afirma Álvaro Cámaro, de Interbolsa SAI. De hecho, la empresa recortó sus expectativas de producción. Además, sus subsidiarias no tienen grandes resultados, por lo que no tendrá importantes valorizaciones.

Dólar, para fin de año
 Si bien las inversiones en pesos tendrán un mayor peso en los portafolios, habrá que tener algo de dólares por si la crisis internacional y sus repercusiones sobre el país se profundizan. Además, varios analistas le apuestan a la fuerte estacionalidad que ha mostrado el dólar hacia final del año, cuando las compañías extranjeras giran dividendos al exterior. También esperan mayores intervenciones por parte del Banco de la República, lo cual le pondría un piso a la tasa de cambio. Euros de ninguna manera.

Finca raíz, con lupa
Con precios por encima de los $12 millones el metro cuadrado, es imposible negar que haya un componente especulativo en algunas ciudades como Bogotá, lo cual hace que algunos hablen de “burbuja”. Por esto, hay que ser muy cuidadosos al invertir en este mercado pues, si bien no se esperan correcciones a corto plazo, tampoco habrá grandes valorizaciones. Para Gómez, de Valores Bancolombia, la finca raíz va a seguir subiendo ante la falta de disponibilidad de tierras a nivel urbano y al encarecimiento de los materiales de construcción por el plan del Gobierno de las 100.000 viviendas. Sin embargo, concuerda en que hay que poner la lupa y ser muy selectivo. La recomendación sería invertir en fondos inmobiliarios que permiten acceder de modo diversificado.

Casa afuera
Algunos de los fondos más rentables en los últimos años han sido los de finca raíz en Estados Unidos. El repunte del precio y otros indicadores en destinos como Miami traen buenas oportunidades para grandes capitales en el largo plazo. Según Ana María Rubio, broker internacional, con una cuota inicial de US$75.000 se pueden comprar unidades de US$250.000 que ya generan algún tipo de renta (6% anual por tres años). Además, el crédito lo garantiza el desarrollador con muy bajas tasas de interés en el exterior.

Menos acciones en el exterior
A pesar de que las acciones de Estados Unidos no tuvieron un mal comportamiento en el primer semestre, se recomienda bajar la exposición a estas, pues la economía norteamericana se está desacelerando nuevamente y los buenos resultados de compañías americanas son más producto de una reducción de costos que de mayores ingresos. Sin embargo, algunos analistas piensan que, si hay un plan de estímulo por parte de la FED (lo cual se conocería hacia el mes de septiembre), habría oportunidades para compañías de sectores defensivos como consumo básico, salud y servicios públicos. También recomiendan acciones de emergentes, aunque para muchos estén caras. No se recomiendan acciones en Europa, pues aunque puedan ser una ganga, la crisis está lejos de solucionarse.













¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?