| 3/30/1998 12:00:00 AM

La productividad, un buen negocio

EFICIENCIA,calidad y seguridad, las claves del buen desempeño de una empresa productiva.

¿Qué es productividad? Literalmente es la facultad de producir. Así que la productividad se podría entender como cualquier cosa creada o engendrada por una empresa.



Octavio Freydell, asesor en productividad, la define como el cumplimiento de parámetros, es decir, hacer algo pero hacerlo con los estándares que se desean tanto de cantidad, calidad, tiempo, costos y seguridad, para la empresa y para el trabajador. Por tanto, productividad es hacer algo bien.



La cantidad, el tiempo y los costos se podrían resumir en eficiencia, es decir, hacer mucho, rápido y a bajo costo. Elementalmente, entonces, la productividad se entendería como un proceso rápido y más barato, pero éste no es nuestro enfoque. Productividad es hacer más rápido, más barato, mayor cantidad, pero con calidad y seguridad, bien hecho y sin exposición a riesgos de las empresas y las personas. Se puede concluir que productividad es la transición de la facultad de producir al cumplimiento de parámetros, o sea, a producir algo bien hecho.



El futuro de la productividad



Instaurar una cultura de la productividad es el reto actual y hacia el futuro. Que las personas y las empresas hagan las cosas más rápido, más baratas, de mejor calidad y con patrones de seguridad, será el resultado de una cultura de la productividad.



Lo ideal para una sociedad, es que las personas hagan las cosas bajo estos conceptos, porque les parece hacerlo, porque creen que ésta es la manera indicada. Esta cultura se aplica no sólo a las empresas, sino a las personas como ciudadanos, como parte de un país, de una familia. Usted como ciudadano al apropiarse de esta cultura de la productividad realizará no sólo las cosas bien en cuanto a calidad, eficiencia, costos y seguridad en su trabajo, sino en su vida diaria, con los beneficios que esto generará en su calidad de vida en general.



La cultura de la productividad se soporta en tres pilares: seguridad, calidad y eficiencia. La seguridad se entiende en el concepto amplio, es decir, el bienestar, tranquilidad y salud de las personas. La calidad, cuya definición es cumplir con las expectativas del cliente. Y, por último, la eficiencia, que se traduce en el mayor volumen, de la forma más oportuna y económica posible.



El triángulo del buen negocio



Sus vértices son los accionistas, sus clientes y sus empleados. Para que se consolide un buen negocio se necesita que las tres partes estén satisfechas. ¿Por qué? Porque si los accionistas están recibiendo rentabilidad van a estar contentos, si los clientes están recibiendo un buen producto no van a cambiar de proveedor y no se van a ir a otra parte, y si los empleados reciben una buena remuneración e incentivos rendirán. Por tanto, en la medida en que los tres estén satisfechos el negocio funciona. Si uno de los tres puntos se cae, el equilibrio desaparece. Esta es una relación que debe beneficiar a todos, es decir, una relación denominada ganar- ganar.



Entonces, es claro que los accionistas buscan eficiencia. Los clientes buscan calidad y los empleados buscan seguridad, salud y bienestar.



El triángulo del buen negocio es equivalente a la cultura de la productividad. La conclusión es sencilla: si uno tiene una cultura de la productividad en su empresa esto se traducirá inmediatamente en un buen negocio.



Los accionistas buscan eficiencia, los clientes buscan calidad y los empleados buscan seguridad, salud

y bienestar, es decir, la cultura de la productividad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 535

PORTADA

El efecto Odebrecht en las 4G: ¿Los cierres están en peligro?

Una diferencia entre el Gobierno y un grupo de bancos por los recursos de la Ruta del Sol II ha encendido las alarmas en el sector de infraestructura. ¿Los cierres financieros están en peligro?