| 11/1/1997 12:00:00 AM

El agua de la vida

La historia del whisky se confunde entre lo romántico y lo misterioso de las highlands y lowlands de Escocia, en medio de la verde naturaleza de las laderas montañosas y las cristalinas aguas de los arroyos que atraviesan las praderas de una tierra cuyo cielo parece luchar contra los rayos del sol por mantenerse gris.



Así es Escocia, un espacio maravilloso en el que se cultiva la cebada que más tarde dará origen a una malta de la que brotan alcoholes mágicos, fermentados y añejados por el tiempo y la madera noble del roble.



Este es el whisky de malta, que ha sufrido su proceso de destilación en estas tierras por cerca de 500 años, de manera prácticamente artesanal y con el cuidado que se tiene cuando un artista forja una escultura sobre el bronce o un joyero trabaja delicadamente con filamentos de oro que luego formarán una delicada pieza que engradecerá la belleza de la más hermosa de las mujeres.



Los escoceses asimilan el whisky a unos espíritus destilados, creados por monjes como pócimas medicinales para los cólicos y la viruela.



Ellos les dieron el nombre de "Uisge Beatha", palabra en gaélico antiguo que significa "agua de la vida".



Esta "agua de la vida" tenía su origen en las highlands, o tierras altas de Escocia, que con sus terrenos inexpugnables, sus ríos de agua helada, montañas primaverales y laderas fértiles se constituyen en el lugar ideal para producir la cebada, materia prima del whisky.



Las generaciones de granjeros y campesinos que habitan las highlands han transformado la cebada en un espíritu lleno de calidez, representado por aguas fuertes que llegaron a ser parte integral de la cultura escocesa, y que no podía dejar de ser invitado de honor en todas las celebraciones tradicionales.



El término whisky reemplazó gradualmente a "Uisge Beatha", cambio que se formalizó en 1755 cuando apareció la palabra en el famoso diccionario del idioma inglés del doctor Johnson.



CLANDESTINO Y LEGAL A LA VEZ



Los aspectos religiosos y curativos de whisky han ido desapareciendo con el pasar de los siglos, para darle paso a un licor de altísima calidad, pero de todas maneras las condiciones místicas de su espíritu no han podido suprimirse. Esto ha hecho pasar a la bebida a través de los años como un licor que saltó continuamente entre lo legal y lo ilícito.



La producción del whisky se mantuvo subterránea, escondida a los ojos de la ley por más de 100 años, gracias a los excesivos impuestos que impuso sobre este licor el parlamento escocés hacia el siglo XVII.



Como resultado, mucho del licor que se produjo tuvo que destilarse en alambiques clandestinos, en las tierras altas o en islas remotas, donde el brazo de la ley no podía llegar.



Para 1777 existían por lo menos 400 destilerías clandestinas, entre ellas "The Glenlivet", que elaboraba el whisky que años más tarde tomaría el nombre de Chivas Regal. Esta destilería era propiedad de George Smith y únicamente legalizó su producción hasta 1824, cuando recibió del gobierno la licencia para destilar.



Con la legalización de la elaboración del whisky se desarrollaron nuevos procesos químicos para obtener el preciado brevaje. Aeneas Coffey patentó en 1831 un método de destilación que trabajaba a partir de granos diferentes a la cebada, lo que hizo crecer la demanda del whisky de grano destilado del trigo y el maíz. De todas maneras, la cebada como materia prima continuó siendo el más importante entre todos los granos utilizados para elaborar el "agua de la vida".



Los whiskies mezclados desarrollaron vigorosamente su actividad comercial a partir de 1860, cuando la bebida tomó gran popularidad en el mundo entero, lo que generó la necesidad de que una comisión escocesa estableciera en 1909 la definición del whisky de malta.



La comisión determinó que el whisky escocés únicamente era aquel que contenía cebada malteada y había sido destilado y madurado en tierras de Escocia. En 1914 se añadió el requisito de que la bebida debía ser madurada en barriles de madera como mínimo por tres años para un whisky común.



CHIVAS BROTHERS AL NEGOCIO



En 1801 la historia de Chivas comenzó junto a la del grupo Glenlivet, en la costa este de Escocia, donde está el puerto de Aberdeen. Allí un mercader de vino y whisky llamado William Edward inició negocio con el joven campesino James Chivas. Los negocios con whisky tuvieron bastante éxito y comenzaron a satisfacer las necesidades de las cocinas de los alrededores, entre las que se encontraba la del Castillo de Balmoral, adonde la reina Victoria iba cada año con su familia y con su corte.



Como resultado de aprovisionar la cocina real, hace ya casi siglo y medio, el whisky de James Chivas recibió el primer patrocinio de la Corona Inglesa, respaldo que le dio fama a la bebida en toda Gran Bretaña. El negocio prosperaba rápidamente.



Edward decidió abandonar la sociedad con Chivas, lo que permitió que entrara en escena el hermano de James, John, con quien continuó la producción y venta del "agua de la vida" preferida de la realeza británica.



James y John fundaron su prestigio en esta industria en su habilidad para realizar la escogencia y mezcla de los diferentes whiskies y de esta manera poder obtener una consistencia estable y una madurez exquisita en cada una de sus botellas.



La calidad de los whiskies elaborados por los hermanos Chivas mereció un segundo reconocimiento real, cuando después de la primera guerra mundial el rey George V extendió otra autorización sobre la compañía.



EL ARTE DE LA DESTILERIA



El proceso de elaaboración del Whisky Chivas Regal, como el de todos los whiskies de su nivel, es tan fascinante como complicado. Aproximadamente 130 toneladas de cebada malteada, proveniente de los malteadores locales llegan a la destilería cada semana para cumplir un proceso que las convertirá en un inmejorable licor, por lo que deben pasar por seis etapas estrictamente controladas.



En la primera fase, la cebada se tritura hasta obtener una harina denominada cebada malteada o malta, la que luego se macera, fermenta y destila. En segundo término la maceración, que es la mezcla de la harina con agua caliente, finaliza la transformación del almidón en azúcares fermentables.



En la tercera etapa se inicia la fermentación, proceso en el cual los azúcares líquidos, conocidos como wort (mosto), se transforman en alcohol, proceso que tiene lugar en grandes tinas de madera conocidas como wash backs. El líquido resultante toma el nombre de wash.



En la cuarta fase tienen lugar dos destilaciones: la destilación del wash, consistente en hervir el wash fermentado para extraer el alcohol y dejar de lado los residuos acuosos, llamados pot ale, destilado que se conoce como alcoholes bajos. Por otro lado, se desarrolla la destilación del spirit, que es la destilación de la bebida alcohólica, consistente en hervir de nuevo los alcoholes bajos para extraer el alcohol y dejar el residuo líquido conocido como spent lees.



En el quinto paso, una vez destilado el spirit, o bebida alcohólica, se pasa a un recipiente de madera y de ahí se introduce en toneles de roble para que madure.



Finalmente, en la sexta etapa del proceso, mientras madura el whisky escocés de una sola malta en la bodega, éste transpira a través de la madera, suavizando el sabor y desarrollando su carácter único. Los escoceses denominan este vapor que transpiran los barriles "el espíritu de los ángeles".



EL MAESTRO DE LAS MEZCLAS



El maestro de las mezclas, o master blended como es su nombre original en inglés, es un personaje con una nariz privilegiada, que huele uno a uno los whiskies. Estos al unirse en una mezcla casi perfecta se constituyen en el producto final de Chivas Regal. Por esto se dice que el whisky se elabora a punta de olfato, en un proceso artesanal dirigido por el master blended.



Aparte de este proceso tan particular de fabricación, el whisky escocés es un licor que fundamenta su calidad en dos características básicas: la primera es que el carbón mineral, o turba, que es utilizado para ahumar la malta y que le impregna un aroma muy especial, sólo puede encontrarse en Escocia. La segunda es que el whisky escocés es hidratado con aguas muy puras, que al igual que la turba, únicamente pueden encontrarse en tierras escocesas.



La madera también es importante porque en su seno, en los toneles, la bebida descansa y transpira todo su proceso de añejamiento. Los barriles son elaborados con maderas de robles, que aunque no son exclusivas de Escocia, son un factor vital que influye en el sabor y el color final del licor.



Chivas es un whisky fuerte, de mucho carácter, porque ha recibido mucha madera en los doce años que como mínimo pasa en los toneles de añejamiento.



Para Chivas Regal la edad de los whiskies que componen su producto final es sumamente importante. Por esto, el master blended únicamente trabaja con whiskies que como mínimo han permanecido doce años en añejamiento, lo que quiere decir que una botella de Chivas Regal doce años contiene whiskies de doce y más años en una mezcla cuidadosamente estudiada y definida en proporciones que le dan ese sabor tan especial que lo caracteriza.



SEAGRAM LLEGA A COLOMBIA



Chivas Regal llegó a Colombia hace aproximadamente 30 años, cuando la firma Atlas Comercial decidió comercializarlo como una bebida importada de altísima calidad y de un refinamiento único.



El desarrollo del mercado fue exitoso y, observando este fenómeno, la multinacional Seagram decidió incursionar en el mercado colombiano directamente, por lo que adquirió Atlas Comercial.



Desde hace tres años, Seagram Colombia importa directamente Chivas Regal y ha querido mantenerlo como el whisky premium más aceptado y con mayores ventas en el mundo, presentándolo como un licor fino y muy especial, pero que está al alcance de todos.



Esta es la razón para que haya desarrollado una fuerte campaña publicitaria en diversos medios con un nuevo tipo de anuncio en el que cambia completamente la presentación tradicional del whisky y lo hace más cercano a un grupo objetivo que es muy fresco y contemporáneo.



La publicidad ha pasado a ser bastante ligera, se ha simplicado y ha dejado atrás los estereotipos, para posicionar una nueva imagen que está con el mundo actual. Su slogan "se tiene o no se tiene" busca que el consumidor normal sienta que Chivas es un magnífico whisky, que está a la vanguardia en cuestión de bebidas, pero que además está a su alcance, como las otras marcas que hay en el mercado.



Para terminar, vale la pena destacar que Seagram Colombia, teniendo en cuenta el excelente mercado del país, ha decidido lanzar un nuevo producto: el whisky Chivas Regal 18 años, un licor más añejo, muy suave y con muchísimo cuerpo y carácter, especial para quienes disfrutan de una excelente bebida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?