| 12/11/2016 12:01:00 AM

El Túnel de la Línea sigue a medio camino

Las obras que se ejecutan en el Alto de La Línea, para reducir el tiempo de viaje entre Bogotá y Buenaventura, han tardado mucho más de lo esperado. Se requiere más dinero y paciencia.

Esta es una de las obras más emblemáticas, complejas y polémicas de Colombia. No solo porque se contrató hace años y no se han cumplido los plazos y presupuestos, sino por la importancia que tiene su culminación para  el comercio exterior y competitividad el país. También se ha convertido en un desafío para el Gobierno, pues no ha logrado que el contratista incremente los frentes de obra e inversiones como se necesita. 

Dinero visitó las obras en octubre pasado y esto fue lo que encontró. En el interior del túnel principal, de 8,5 kilómetros, hay muy pocos frentes de obra y por ello hay más de tres kilómetros de túnel que no tienen el revestimiento de concreto. Tampoco hay mucho avance en la losa de concreto que resistirá el paso de camiones y vehículos. Algunos sectores del ducto no cuentan con la membrana especial que permite aislar y conducir el agua. En cuanto a los viaductos que hacen parte del contrato, hay todo tipo de balances y matices. En algunos hay avances importantes y es posible ver trabajadores y maquinaria operando. Sin embargo, otros viaductos y túneles son devorados por la maleza y la desidia, parece que no hay doliente para ellos. 

En general, se calcula por parte de algunos analistas que se requeriría de un año adicional, como mínimo, para terminar las obras pendientes. Pero no solo es un tema de tiempo. Para terminar los trabajos también se necesita aumentar el personal y la maquinaria, ya que no es suficiente con lo que se ve hasta ahora.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.