| 10/12/2017 12:01:00 AM

El abecé para elegir el posgrado adecuado

Cuando se termina una carrera lo primero es emplearse, pero para muchos viene el nuevo reto, definir un programa de posgrado. Por eso Dinero le presenta unas recomendaciones de cómo seleccionarlo, financiarlo y, lo más importante, sacarlo adelante.

El escritor estadounidense Mark Twain, famoso por el libro El Príncipe y el Mendigo, tenía una frase recurrente: “Planea para el futuro, porque es allí donde pasarás el resto de tu vida” y sin duda no se equivocaba. Sólo cuando se tiene en mente especializarse se está pensando en cómo ser exitoso, hacer buenos negocios y mejorar la calidad de vida; por eso, hacer un posgrado es una de las tareas que requieren los que desean triunfar.

Una de las dificultades cuando se inicia la formación profesional es saber elegir el programa adecuado, porque cuando se tiene 17 o 19 años es muy difícil saber si la carrera elegida es la que nos va a transformar la vida. Para muchos jóvenes el ingreso a la universidad los lleva a descubrir que escogieron algo que no les apasionaba; algunos cambian de carrera, otros terminan aceptando lo que escogieron, por eso, cuando se es profesional, saber seleccionar el programa de posgrado ideal es fundamental, allí no se pueden repetir los errores del pregrado. A continuación, las recomendaciones para hacerlo de forma exitosa.

¿Cuándo hacerlo?

La consultora española Círculo de Formación presentó un estudio en 2014 sobre el interés de los jóvenes por hacer un posgrado, el 65% consideró que se debe hacer apenas se termina con el pregrado. Sin embargo, lo ideal es esperar al menos dos años. Para adquirir algo de experiencia laboral. Una cosa es la teoría en el aula, otra la práctica, muchos profesionales se hacen en el trabajo y sin la experiencia laboral es difícil saber en qué se quiere especializar una persona.

Los que hacen un posgrado de inmediato, al fin del pregrado, suelen hacerlo sobre la misma profesión que estudiaron, pero les falta el ejercicio de la práctica para descubrir qué otros temas les apasionan. Por ejemplo, puede haber una enfermera que descubre habilidades comerciales y se decide por algo con administración de salud. Un arquitecto que en su trabajo valora la consultoría del sector público y se decide por una en políticas públicas.

¿Qué escoger y por qué?

La madurez del trabajo hace que, cuando se escoge pueda hacerse una selección más amplia que la del perfil tradicional, es decir, un graduado en humanidades puede estudiar algo relacionado con negocios o un ingeniero hacer algo cercano a las artes. Lo importante es encontrarle aplicabilidad y sentido a lo que se estudia.

Para algunos es fundamental aprovechar los recursos de donde trabaja, si cuenta con apoyo financiero de la institución para especializarse, si puede aprovechar los recursos de la empresa para realizar una práctica o dar el salto a otra área de la compañía. Para ello, es necesario hacer un estudio de presupuesto, tiempo y requisitos, para contrastarlo con los futuros beneficios y así apuntar al objetivo ideal.

Lea además: Los jóvenes son el motor para el desarrollo de Bogotá

¿Dónde hacerlo?

Otro tema es si se hace en Colombia o en el exterior. La segunda opción siempre es atractiva porque permite conocer otra cultura, tener dedicación exclusiva en los estudios e interactuar con personas de otros países, lo que sin duda amplía los horizontes profesionales; sin embargo, existe el riesgo de perder los contactos laborales, por eso, hacerlo en Colombia tiene un gran valor, más cuando las universidades ofrecen programas que son competitivos con los europeos o norteamericanos.

En Bogotá, universidades como el Colegio Mayor del Rosario han desarrollado una estrategia donde la aplicabilidad en el contexto laboral es lo más importante. Pero no solo en la capital del país, en Cali o en Barranquilla Icesi y la Universidad Simón Bolívar, ambas acreditadas, se convierten en la alternativa para quienes viven en provincia y quieren cualificar el trabajo.

¿Cómo financiarlo?

Esa es una de las grandes preocupaciones de una persona cuando quiere hacer su posgrado. Existen varias opciones. Icetex presta hasta 100% y lo único que requiere es certificar la admisión al programa, no estar reportado en centrales de riesgo, y comienza a pagar las cuotas un mes después del desembolso inicial.

Algunos buscan opciones de becas y apoyos internacionales; está la Fundación Carolina para estudios en España, Fulbright en Estados Unidos o Erasmus para países de la Unión Europea. En Colombia fundaciones como Ceiba abren convocatorias de becas principalmente de recursos de regalías. Las universidades también ayudan a amortiguar los estudios, por ejemplo en programas de alto costo como los de las ciencias de la salud. Para Claudia Patricia Sandoval Chegwin, Directora de Postgrados del área de Salud y proyectos, de la Universidad del Rosario, el sistema genera muchas opciones de crédito, además del Icetex, las universidades ofrecen convenios con instituciones y bancos.

¿Cómo sacarlos adelante?

Los cuatro primeros temas han sido sobre la logística, pero nada más importante que terminar con éxito un programa de especialización, maestría o doctorado, para ello las siguientes recomendaciones académicas.

Sumergirse en la lectura

Para cualquier posgrado hay que habituarse a un ritmo de lectura, comenzar a leer al menos un libro cada tres semanas antes de comenzar para adquirir el hábito y poder cumplir con las demandas del programa. El secreto está en leer bien, eso permitirá hacer buenos ensayos, artículos, exámenes y pruebas escritas en general.

Seleccionar un tutor adecuado

En el caso de maestrías o doctorado hay que desarrollar un trabajo de investigación, eso requiere tener un guía que aporte, enriquezca y exija en el trabajo. Lo importante es que sea exigente –un amigo no ayuda a hacer un buen trabajo–, además de poder organizar sesiones tutoriales semanales o quincenales para no abandonar el proyecto.

Puede interesarle: Las mejores universidades de Colombia en 2017

Defina su proyecto de investigación

Es necesario pensar o tener una idea clara sobre en qué hacer el trabajo de grado, eso ahorra tiempo, permite enfocar el objetivo y superar discusiones que dentro del desarrollo del programa retrasarían todo. Dos de los problemas centrales según Sandoval, es la falta de tiempo, la dedicación y el otro con un tema financiero, pero por otra parte no saber qué desarrollar.

Acepte la crítica

Escuche sugerencias, sin estar cambiando de trabajo todo el tiempo, pero lo más importante, se necesita resiliencia, es decir, no tomarse como personales los llamados de atención o los comentarios para retroalimentar mejor los trabajos, exámenes y proyectos.

Aprenda a escribir

Esta es otra tarea fundamental que con el hábito de lectura interiorizado se hará más fácil.

Organice el tiempo

Estudiar y trabajar, que es el caso de la mayoría de los que hacen un posgrado, requiere de aprender a organizar el tiempo. Elabore un excel con las tareas de la semana, utilice recordatorios, dedique al menos hora y media al día para leer y unos 30 minutos para escribir. Descansar también es necesario, busque no sacrificar los domingos y de lunes a sábado impulse todo el trabajo para hacerlo con éxito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.