| 10/4/2014 5:30:00 PM

La tienda, el aliado de la casa

En Colombia es el establecimiento comercial predominante, cuya cifra se calcula en más de 300.000 negocios.

En un mercado en el que sus competidores no escatiman recursos para ampliar su participación y en el que se ha ampliado la oferta de los jugadores, la tienda sigue siendo el canal de distribución y venta por excelencia en Colombia. 

Aunque perdió 1 punto porcentual respecto de 2012, de acuerdo con el LatAm Retail Overview 2014 realizado por Kantar Worldpanel, en 2013, el 53% de los consumidores colombianos escogió la tienda como su lugar habitual de compra. Según este estudio regional, dicha tasa es similar a la registrada en Centroamérica y se ubica 19 puntos porcentuales por encima de la media de América Latina, que es del 34 por ciento. 

Este nivel de preferencia se puede explicar inicialmente por su nivel de cobertura. Según Nielsen, el número de establecimientos total en Colombia es de 577.331. De esos 307.000 corresponde a tiendas. El resto son súper, minimercados, droguerías, cafeterías, restaurantes, quioscos, puestos de calle, etcétera. 

El Quinto Censo de Establecimientos 2013 denominado Infocomercio, realizado por Servinformación en 52 ciudades con más de 100.000 habitantes del país, estableció que Bogotá es la ciudad que más concentra estos establecimientos, seguido de Cali y Medellín.“La principal conclusión es que las tiendas de barrio se mantienen como el establecimiento comercial de mayor preponderancia en el país”, afirma Marcelo Carrascal, director comercial de Servinformación.

Según cálculos hechos por esta firma, en Colombia hay cerca de una tienda por cada 601 personas y en Bogotá una por cada 455 habitantes. 

De acuerdo con Carrascal, otras razones de la acogida por este canal son sociales y económicas. “El tipo de vínculo que tiene el tendero con el consumidor es de

mucha cercanía y familiaridad, donde además, el famoso fiado genera para el consumidor un mecanismo interesante de financiación de su canasta familiar y de su sustento diario”, explica.

Pero no solo el consumidor se beneficia con este canal. Según Bernardo Naranjo, director de los Datos.com, la tienda también favorece a los productores, entre otros factores, porque esta “no aprieta, paga relativamente rápido y que no te obliga a promocionar sus productos en su góndola”.

La fluidez en la relación con este tercer actor de la cadena, le genera otros beneficios al tendero, según destacó el analista, debido a que a estos les ofrecen mejores precios que, en muchos casos, puede llegar a ser iguales a los que les dan a los supermercados, especialmente en algunas líneas de productos. Esta situación se traduce en facilidades al comprador. “La tienda es un jugador importantísimo y en este país de ingresos medios bajos eso pesa mucho. Esta ofrece ventajas como que fía, lleva el cuadernito, que es fundamental, y tiene tamaños y diseños específicos para tienda. Usted, por ejemplo, lo ve en productos como el aceite, mantequilla y lácteos”, explica. 

La cercanía y ofrecer servicios como el domicilio son factores adicionales que solidifican la oferta.

Con un vínculo directo y casi familiar con sus compradores, la tienda mantiene su predominio entre las preferencias de gasto de los colombianos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?