| 8/31/2017 12:01:00 AM

La riqueza minera de Colombia en otros materiales

Colombia tiene una enorme riqueza minera, no solo de oro, carbón o esmeraldas; sobresalen también cobre, níquel y mineral de hierro en los metales y arena, sales, piedra y arcilla en los productos no metálicos.

En cada hogar colombiano hay un producto mineral que tal vez desconocemos. Están por ejemplo el níquel en las baterías para computadores y celulares, la arcilla en las mascarillas para la piel o la sal en el jabón, entre otros. Todos están incluidos en las dos clases de minerales –metálicos y no metálicos–, que hacen parte del gran potencial minero que tiene el país.

Oro, carbón y esmeraldas son los más conocidos. Sin embargo, el subsuelo colombiano da para mucho más. Se estima que en Colombia solo se ha explorado y explotado 5% del área que potencialmente tiene oro, 1% del área rica en esmeraldas y el 8% de los yacimientos de níquel.

Y ni hablar de otros minerales como cobre, hierro, manganeso, plomo, zinc y titanio. Colombia duerme también sobre sal terrestre y marina, gravas, arenas, arcilla, caliza, azufre, barita, bentonita, feldespato, fluorita, asbesto, magnesita, talco, yeso, roca fosfórica y rocas ornamentales.

Para el viceministro de Minas, Carlos Andrés Cante, Colombia tiene un alto potencial minero. “Seguimos trabajando para impulsar la producción de otros metales que, como el cobre, se encuentran presentes en depósitos de talla mundial”, señala.

Y agrega: “Colombia continuará siendo un país muy atractivo para todos los inversionistas mineros, ya que contamos con información de 70% del territorio sobre la cartografía geológica del subsuelo, mientras 46% y 12% registran información geofísica y geoquímica, respectivamente”. Sin embargo, anota el viceministro, las concesiones o títulos mineros otorgados no superan 5% del área del país, lo que demuestra el inmenso potencial por desarrollar y las grandes oportunidades que se ofrecen para quienes quieran invertir en proyectos de ‘minería bien hecha’.

Lea también: ¿Boyacá también tiene uranio?

Es precisamente este el gran reto del sector: disminuir la informalidad en la actividad y ser más amigables con el medio ambiente. Se busca mejorar la imagen de la minería, que cada día demuestra que puede ser ‘bien hecha’.

Esta hoja de ruta, según el viceministro Cante, se refuerza con la ‘Política minera en 2016’ y el Plan Nacional de Desarrollo Minero 2018-2025, que buscan incrementar la producción de minerales y establecen las bases para la minería del futuro. Mantener el equilibrio entre producción y cuidado del ambiente es el gran desafío, aunque no se quedan atrás mejorar las condiciones laborales y disminuir la conflictividad social.

Santiago Ángel Urdinola, presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), menciona la urgencia de resolver cuatro grandes temas: recuperar la inversión, aumentar la competitividad, lograr mayor certeza jurídica y mejorar la percepción del sector.

Para recuperar la inversión, la ACM apoya los instrumentos contemplados en la pasada reforma tributaria, como el certificado de reembolso tributario (Cert) y la política de obras por impuestos.

“Otro tema de especial interés –agrega– es controlar la extracción ilícita de minerales. Según la Fundación Paz y Reconciliación, 90% de los municipios del posconflicto tienen presencia de este fenómeno, lo que demuestra que este será el mayor desafío que tendrá el país en el camino al posconflicto, pues esta actividad impacta negativamente los ecosistemas y la composición social del territorio”.

Nuevos brillos

Colombia se encuentra en la línea del cinturón del Pacífico, considerada una franja estratégica y con potencial de cobre. Se habla de un depósito de 500 millones de toneladas del mineral, que pondrían al país en el mapa de la gran minería. Actualmente importa cerca de 70% del cobre que requiere la industria doméstica, y la producción nacional apenas alcanza las 50.000 toneladas, según cifras de la ACM y el Dane.

Puede interesarle: Clarion-Clipperton, la rica zona del Pacífico que puede definir el futuro de la minería

Y, aunque en Colombia se empieza hasta ahora a incrementar la exploración del cobre, se cree que en ocho o diez años comenzará a brillar este negocio.

Las minas de cobre se localizan en Antioquia (AngloCold Ashanti), Chocó (El Roble, Minera Cobre, Volador-Rugby Mining) y Córdoba (Minerales Córdoba).

El níquel es otra de las grandes apuestas colombianas. Su producción se mantuvo estable en 2016 frente a lo sucedido el año anterior, aumentando 1,1% al pasar de 36.672 toneladas en 2015 a 37.092 en 2016.

La industria de producción de acero, a su vez, ha invertido más de US$274 millones en los últimos cinco años, según Camila Toro Dangond, directora ejecutiva del Comité Colombiano de Productores de Acero, de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi). Sin embargo, la demanda de este material se ha ralentizado en 2016 y en lo corrido de 2017 y el primer semestre de este año cerró con cifras similares a las del año pasado.

Durante el primer semestre de 2017, la demanda de aceros largos siguió cayendo, al registrar una reducción del 8% frente al mismo periodo en 2016. “A pesar de ello, la industria ha venido recuperando participación en el mercado y mantiene su producción estable”, agrega Toro Dangond.

Desde la Andi existe gran expectativa por aprovechar la inversión en obras de infraestructura y planes de vivienda, dos factores dinamizadores del acero. “Para las obras de la primera ola 4G estimamos una demanda de acero de 939.000 toneladas, de las cuales 500.000 corresponden a tipos de acero que se producen en el país”, señala la dirigente.

Estima, además, que la demanda de acero para concreto tendrá un comportamiento positivo hasta el año 2018, pues se requerirán 600.000 toneladas solo para proyectos de vivienda subsidiados por el gobierno nacional, si se construyen las 315.000 viviendas de interés social (VIS).

La industria siderúrgica genera alrededor de 40.000 empleos, cuenta con 15.000 beneficiarios de programas de responsabilidad social, provee $1,2 billones a proveedores, y paga más de $70.000 millones de impuestos anuales.

Recomendado: Con matemáticas, organización calcula el daño ambiental en Colombia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.