| 5/25/2017 12:01:00 AM

¿Quién está tomando las decisiones en su empresa?

Del buen juicio de quienes están ubicados en la parte alta de la pirámide empresarial depende que se tomen las decisiones correctas. Cómo reducir los riesgos.

En toda compañía, el responsable de tomar una decisión debe ser una persona con atributos profesionales y personales que lo identifiquen con la empresa en la que labora. Desde esta perspectiva, el hombre o la mujer que, sin importar su estatus dentro de la organización, tienen el poder y la capacidad de realizar esta acción se convierte en la clave del éxito.

En una empresa son muchos los que pueden tomarla. Desde la junta directiva, el presidente, el gerente, los mandos medios y cualquier empleado. Esto significa que el buen o mal andar de una Pyme o de una multinacional dependerá del tino y juicio de un segmento variado de personajes ubicados en toda la pirámide de los recursos humanos.

También le puede interesar: ¿Cómo mejorar la toma de decisiones empresariales?

Así lo considera Axel Dono, managing director de Colombia de Hays Recruiting Experts Worldwide. “Para que esas decisiones sean exitosas –señala–, es destacable el rol que tiene el entrenamiento que reciben los empleados. Posiblemente, si estos conocen bien sus responsabilidades y han recibido el entrenamiento adecuado, el proceso de decisión no será complejo y se tomarán los caminos que la empresa planea”.

De acuerdo con su conocimiento, las empresas deben asumir el rol de educar a sus colaboradores permanentes sobre aspectos como su identidad y principios. “En la medida en que esto pase, los empleados tomarán decisiones que estén totalmente alineadas con la compañía. Para esto toman un rol muy importante los valores de la compañía, que en muchos casos solo se utilizan para decorar una pared”, asegura.

Foto: Axel Dono, Managing director en Colombia de Hays Recruiting Experts Worldwide

Si el proceso de apropiación de los valores corporativos y la búsqueda de empleados que se identifiquen con esta filosofía no es efectivo, se generan riesgos y un efecto dominó. “Cuando las decisiones que se tomen van en contra de la dirección que la empresa quiere tener o de su identidad, entonces nos encontraremos con problemas de mayor magnitud, por más pequeñas que esas decisiones parezcan”, afirma.

Le sugerimos leer: ¿Cómo manejar el concepto de eficacia en la organización para la toma de decisiones?

A partir de este entorno, ¿cuál es el perfil que debe tener el tomador de una decisión para que esta sea lo más acertada posible? Jairo Burgos, consultor empresarial y gerente de la firma Talento & Talante, propone un acercamiento. “Un buen tomador de decisiones suele ser un profesional muy bien informado, conocedor del asunto a decidir y de la estrategia del negocio, objetivo, ecuánime, oportuno, enfocado (sentido de las prioridades), visionario y valiente al momento de decidir”, asegura.

De acuerdo con Burgos, este último atributo cumple un papel fundamental, porque no siempre una decisión favorece los intereses de la mayoría de los miembros de una empresa.

“En muchos casos es necesario tomar decisiones que son impopulares o que implican salir del status quo, quebrar costumbres y desafiar viejos paradigmas, lo cual requiere de audacia y coraje. En síntesis, un buen tomador de decisiones logra un sano equilibrio entre la libertad para decidir y la responsabilidad para afrontar las consecuencias de la misma”, explica.

Además del modelo tradicional en el que las decisiones recaen sobre una persona, en el tiempo reciente ha surgido un modelo denominado holocracia. Este da nombre a las organizaciones en las que no existen jerarquías en las que la toma de decisiones tiene otra dinámica.

En un entorno complejo, las empresas requieren hoy que las decisiones sean tomadas por una persona competente en diversos ámbitos.

Lea también: Logre unidad y reconocimiento con decisiones empresariales consistentes

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.