| 12/12/2013 12:00:00 PM

El mundo

El planeta estará atento a la recuperación de Estados Unidos y Europa, al igual que a las decisiones que adopte la Reserva Federal. Venezuela preocupa.

El fin a la fiesta
Con su primera mujer al mando, la Reserva Federal (conocida como Fed) tendrá en 2014 un año crucial, pues deberá empezar a desmontar los estímulos fiscales con los que consiguió que su país volviera a levantar vuelo. En mayo de 2013 el solo anuncio de un recorte en las compras diarias de bonos del tesoro por US$85.000 millones hizo temblar las bolsas. Aunque Wall Street se recuperó y se dedicó a romper récords, las plazas bursátiles emergentes no lograron recuperarse.

Tanto Janet Yellen, futura presidente de la Fed, como su antecesor, Ben Bernanke, han reiterado que no cambiarán los estímulos hasta que el empleo muestre una mejoría contundente, pero al cierre de esta edición se temía que en la reunión de la Fed del 17 y 18 de diciembre se adelantará la decisión de empezar a reducir las compras de bonos. Sea en esa fecha o en 2014, lo cierto es que a Yellen le tocará empezar a apagar la fiesta, para evitar que la recuperación se le convierta en una burbuja.

Inevitable devaluación
Una ‘mega-devaluación’ parece cantada en Venezuela para 2014. El esperado ‘sinceramiento’ de la tasa de cambio podría ser el único camino para contener la crisis que amenaza al fisco.

El mercado cambiario, intervenido desde 2003, maneja una tasa oficial de 6,30 bolívares por dólar pero su acceso es muy limitado y el dólar negro alcanza los 60 bolívares. En un país que importa casi 80% de lo que consume, la especulación crece porque pocos tienen acceso al dólar oficial. Magdalena Pardo, presidente de la Cámara Colombo-Venezolana, cree que los nuevos controles de precios y la institucionalidad recién anunciada “acentúa la participación del Estado como importador y anuncia un año con una economía más intervenida, con mayores regulaciones y controles de precios”. Pero espera que la reactivación de las relaciones binacionales abra la puerta a nuevos negocios y que Colombia pueda aportar para disminuir la preocupante escasez de alimentos que se registra en el vecino país. 

EE.UU.: ¿ahora sí?
El lastre de la crisis financiera de 2007-08 sobre la economía estadounidense se ha venido reduciendo, al tiempo que ese país ha vuelto a acumular riqueza, impulsado por el alza de las acciones y de los precios de la finca raíz. Como resultado, los economistas de Morgan Stanley y del Citi consideran que en 2014 la locomotora del planeta podrá crecer 2,6%, saliendo por completo de la crisis y regresando a su nivel de crecimiento habitual.

Este pronóstico incluye el ya no tener un ruido fiscal tan fuerte como el de años anteriores, pues fue en 2013 cuando se dio el mayor aumento de impuestos y entró en vigencia el llamado sequester (recorte de gastos). No obstante la disputa política entre republicanos y demócratas, que puso al país en pausa durante 16 días de octubre, seguirá siendo el gran freno para el crecimiento, más si se tiene en cuenta que los dos partidos intentarán hacer lo posible para ganar votos de cara a las elecciones parlamentarias de noviembre de 2014.

China, a paso más lento
En 2014, China probablemente avanzará a uno de sus pasos más lentos de la última década, a medida que continúa su transición hacia un modelo económico más balanceado, que dependa menos de las exportaciones y más de su inmenso mercado interno. Esta estimación es del Conference Board, organización estadounidense que genera informes sobre la economía mundial y que ve al gigante asiático creciendo 7%.

No obstante, ese bajo crecimiento no golpeará el PIB global, debido a que paralelamente se espera una recuperación de las economías maduras, como Europa y Estados Unidos.

La desaceleración china incluso está siendo considerada por sus autoridades que, de acuerdo con la prensa de ese país, reducirían su meta de crecimiento de 7,5% fijado para este año a 7% para el entrante. Esto implica un campanazo de alerta, pues se estima que para que no suba el desempleo entre sus 1.600 millones de habitantes requieren crecer al menos 7,2%.

Fiesta mundialista
Brasil vivirá una fiesta en 2014 por la celebración del Mundial de Fútbol que, según cálculos del gobierno, aportará 3% al PIB brasileño y generará 10 millones de empleos. Solo por turismo se estima que ingresarán al país más de US$11.000 millones. Pero, antes de la fiesta, el país vive una resaca anticipada con un crecimiento económico que no levanta cabeza. La creciente inflación, la caída en la industria, los bajos precios que registran algunas de sus principales materias primas de exportación y la lentitud que registra el consumo interno se han convertido en caldo de cultivo para que su economía mantenga bajos índices de crecimiento. El ministro de Hacienda, Guido Mantega, estima que la economía crecerá este año 2,5% y que estará por encima de 4% en los próximos años por el impacto de eventos internacionales como el Mundial de 2014 y los Olímpicos de 2016. Pero no todos son optimistas y creen que habrá que trabajar más y hacer algunos cambios. La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ha dicho que el país está creciendo por debajo de su potencial, en buena medida porque no se han hecho las reformas estructurales requeridas.

Grito de libertad
Con la incertidumbre sobre su permanencia en la Unión Europea (UE) y sobre si podrán seguir usando la libra esterlina, pasarse al euro o tener su propia moneda, los escoceses se preparan para un histórico referendo el 18 de septiembre, en el que decidirán si siguen siendo parte del Reino Unido o si se vuelven independientes.

Las rencillas históricas entre ingleses y escoceses han sido un motivo para pedir desde hace muchos años la independencia que perdieron en 1707. El movimiento que promueve la separación argumenta que así serán un país más próspero, pero las grandes dudas sobre su continuación en la UE y sobre la moneda que usarán serían la explicación para los resultados negativos que dan hasta ahora las encuestas. Un sondeo realizado la última semana de noviembre muestra que solo 27% planean votar por el sí, 56% por el no y hay un 17% de indecisos.

¡Dale ché!
El ajuste en el gabinete económico de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, a finales de noviembre, tiene a inversionistas y analistas económicos haciendo cábalas sobre los cambios en la política económica del gobierno argentino para el próximo año.

Con una tasa de inflación de dos dígitos, un creciente déficit fiscal que los opositores atribuyen al populismo del gobierno y una aguda escasez de divisas –hay quienes temen por una suspensión de pagos de deuda externa por parte del gobierno–, el tema económico se ha convertido en un dolor de cabeza para Cristina. Hasta el momento, la mandataria ha aplazado el severo ajuste que los analistas le han recomendado para combatir algunos de los principales males que afectan la economía del país, cuyo crecimiento no superará el 3% este año. De cara a 2014, la principal preocupación de los inversionistas tiene que ver con la devaluación y las reformas que planteará el gobierno para contener la inflación.

Catalina Tobón, gerente de estrategia de Skandia, cree que “un ambiente político más favorable a la inversión extranjera, una moneda más estable y menos barreras de entrada, definitivamente generarían mejoras en el desarrollo de la economía argentina”.

A votar se dijo
Desde febrero hasta noviembre, 2014 estará cargado de elecciones en toda América, así como en el resto del mundo. El calendario arranca con los comicios presidenciales en El Salvador y en Costa Rica el 2 de febrero. En el primer país está prevista la posibilidad de realizar una segunda vuelta, que sería el 9 de marzo. Ese mismo mes serán las elecciones para Congreso en Colombia; luego, el 25 de mayo será la primera vuelta para elegir Presidente.

En mayo también (el 22 y el 25) serán las elecciones al Parlamento Europeo y en octubre se escogerá al sucesor de José Alberto Mujica en Uruguay, así como su Congreso.

Sin embargo, uno de los comicios más determinantes serán los parlamentarios en Estados Unidos, programados para el 4 de noviembre. La creciente rivalidad entre demócratas y republicanos podría volver a cambiar la balanza del poder.

VOLVER AL MUNDO 2014
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?