| 12/17/2013 7:00:00 PM

Lo malo de 2014

En el campo local, la mayor preocupación para el año entrante es la proliferación de pirámides. En el exterior, las posiciones extremas prenden las alarmas.

Crisis o agonía
Hablar de crisis económica en Venezuela es tema recurrente. La cifra de inflación bordea el 40%; el desabastecimiento supera el 20% según el Banco Central de Venezuela, y los estrictos controles de precios y de cambios tienen a la economía en crisis permanente. El clima político y el bajo desempeño de la economía son los lunares del próximo año. El presidente Nicolás Maduro insiste en profundizar el modelo socialista mientras la oposición busca volver a la economía de mercado. Maduro acaba de declarar una ‘guerra económica’ que amenaza al sector privado, mientras el déficit fiscal crece aupado por el gasto público. En materia económica, los pronósticos no dan para celebrar: el Observatorio de la Universidad del Rosario calcula que Venezuela crecerá 1,3% en 2014 pero el ministro de Finanzas, Nelson Merentes, le apuesta al 4%.

Nuevas pirámides
Durante los últimos cinco años, la captación ilegal de dineros ha crecido en el país como espuma. Solo en 2013 la Superintendencia de Sociedades intervino seis compañías por dedicarse a concentrar millonarios recursos del público en medio de un manto de ilegalidad. En la más elemental de las aritméticas, si se suman los dineros ‘amasados’ por cada una de estas firmas, el resultado superaría los $250.000 millones que hoy tienen contra las cuerdas a los directivos de la comisionista InterBolsa. Para 2014, los conocedores del tema y algunos órganos de vigilancia advierten desde ya que este fenómeno podría mantenerse o, incluso, sufrir un incremento por cuenta de la proliferación de figuras de captación ilegal como la compra de títulos valores o carteras de libranzas. A cuidar la platica.

Giro a la derecha
A mediados de noviembre se conformó una alianza de partidos europeos de extrema derecha que buscan ganar espacio en el parlamento comunitario de cara a las elecciones de mayo y, para muchos analistas, dicha alianza es hoy la principal amenaza para la estabilidad de la Unión Europea.

Tras desvanecerse el temor del fin del euro y de la salida de algún país del bloque comunitario, el giro a la derecha es cada vez más notorio y preocupante, pues sus militantes no solo atacan la idea de una comunidad europea, sino también a los inmigrantes, que se han vuelto foco de críticas con el argumento de que les estarían quitando el trabajo a los nacionales de cada país.

Debido a que la recesión ha incrementado el sentimiento antieuropeo, las encuestas muestran que la extrema derecha podría quedarse con 25% del Parlamento. Simultáneamente, el Tea Party de Estados Unidos (que es el ala radical de los republicanos) se mantiene como la piedra en el zapato en muchas de las decisiones legislativas.

VOLVER AL MUNDO 2014
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?