| 11/19/2014 5:20:00 PM

Menos trámites, más recursos

Cecilia Álvarez, ministra de Comercio, Industria y Turismo, explica los planes que en materia de emprendimiento tendrá el país en los próximos cuatro años. Entrevista.

Aunque el comportamiento de la economía aún mantiene un ritmo superior al de muchas economías del mundo, hay nubarrones en el panorama que advierten problemas que pueden ser estructurales. La caída en los precios del petróleo, el aumento de las tasas de interés y la desaceleración china son ingredientes de un coctel que puede poner en riesgo el crecimiento y la sostenibilidad fiscal del país.

¿Dónde estará el crecimiento del futuro? La infraestructura en el corto y mediano plazo dará una gran mano si las obras empiezan a tiempo sus procesos de construcción y no hay mayores contratiempos en su desarrollo. Sin embargo, en seis años, cuando muchas de ellas hayan terminado, ¿cuál será el impulso?

El emprendimiento es una de las herramientas claves para que las empresas que hoy están naciendo con base en innovación, conocimiento y tecnología sean el soporte de la economía del futuro del país.

Dinero conversó con Cecilia Álvarez, ministra de Comercio, Industria y Turismo, sobre los planes para hacer que el emprendimiento sea esa fuerza dinamizadora.

¿Cuáles son los principales logros en materia de emprendimiento en los últimos años?
El gobierno del presidente Santos, a través del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT), cree, trabaja y le apuesta al emprendimiento. Una prueba de ello es la creación –en febrero de 2012– de iNNpulsa Colombia, el programa del gobierno nacional que trabaja en activar y promover el crecimiento empresarial extraordinario jalonado por la innovación; es decir, que crezcan de manera rápida, rentable y sostenida, dándoles más herramientas a nuestros emprendedores para que puedan crecer y competir. Hoy por hoy, Colombia es uno de los países líderes de América Latina en emprendimiento, junto con Brasil, México y Chile, según la CAF, y hemos ofrecido cooperación en temas de emprendimiento a siete países mesoamericanos.

En cifras, ¿cómo se puede cuantificar?
A 30 de septiembre, iNNpulsa Colombia invirtió cerca de $48.000 millones para lograr activar la industria de financiación en el país y apalancó más de $37.000 millones por parte de terceros a través de instrumentos de cofinanciación de capital semilla y otros (capital en etapa temprana, líneas de crédito, recursos para la creación de fondos y el fortalecimiento de una red de inversionistas ángel que opera a nivel nacional). Desde su creación, iNNpulsa ha movilizado recursos por cerca de $187.000 millones para beneficiar directa e indirectamente a 3.245 empresas y organizaciones. Así mismo, con la reforma al Sistema General de Regalías, se han dispuesto más recursos para los emprendedores; a la fecha se han aprobado 24 proyectos regionales de emprendimiento por más de $76.000 millones.

¿Cuál va a ser la estrategia en los próximos cuatro años?
Se enfocará básicamente en tres aspectos: mejores instituciones, más recursos y más apoyo al emprendimiento jalonado por la innovación. En relación con mejores instituciones, se seguirán fortaleciendo las incubadoras de empresas, cámaras de comercio, aceleradoras de negocios, universidades, entre otras, para el desarrollo de capacidades que les permitan atender de una manera más efectiva a los emprendedores.

¿Cuáles serán los ejes de la Política Nacional de Emprendimiento?
Son cinco ejes; primero, fortalecimiento de las capacidades de las entidades de apoyo desde la concepción de la iniciativa empresarial hasta la puesta en marcha de la empresa, expansión y consolidación. Segundo, financiamiento: la idea es diseñar e implementar vehículos de financiación para empresas en etapa temprana. Tercero, articulación de políticas territoriales para promover la acción colectiva en los ecosistemas territoriales de emprendimiento, así como la definición de políticas territoriales, evitando duplicidad de programas, maximizando el impacto colectivo y cubriendo las fallas de mercado. Cuarto, trabajo alrededor de la mentalidad y cultura de los colombianos, donde asumimos la responsabilidad de promover valores, conductas y comportamientos favorables al emprendimiento y la innovación. Por último, trabajaremos en educación, ciencia y tecnología, fortaleciendo y desarrollando capacidades en las instituciones mediante la modernización del sistema de formación.

¿Cuáles serán las metas?
Nuestro propósito para los próximos cuatro años es posicionar a Colombia como líder en emprendimiento a nivel internacional y, con ese fin, hemos decidido promover el emprendimiento corporativo, incrementar el presupuesto de iNNpulsa Colombia para fortalecer el apoyo al crecimiento empresarial extraordinario jalonado por la innovación y reducir a 5 trámites con una duración de 5 días la creación de empresas en Colombia. Así mismo, le apuntamos a crear una gran ventanilla única empresarial donde se centralicen todos los trámites de creación y disolución de empresas. Fortaleceremos más incubadoras y aceleradoras de empresas, lo mismo que las capacidades de transferencia de tecnología en las universidades.

El financiamiento ha sido una de las mayores dificultades para avanzar en el emprendimiento. ¿Cómo irrigar recursos –públicos y privados– en etapas más tempranas?
Estamos convenciendo a los gobernadores y alcaldes que dispongan de sus recursos de regalías para financiar programas de emprendimiento junto con la creación de fondos de capital semilla en las regiones. Para ello, avanzamos en un marco normativo que genere tranquilidad y confianza a la hora de tomar esa decisión regional. Con iNNpulsa Colombia, estamos conectando la oferta con la demanda y activamos recursos para el impulso de emprendimientos con alto potencial de crecimiento.

¿Cuál va a ser la transformación de Bancóldex y cómo se articulará en la estrategia de emprendimiento?
Para que el país progrese y alcance un nivel de desarrollo sostenido, necesitamos empresas sólidas que crezcan y que sean competitivas en el mercado local y global. Ante esta necesitad, Bancóldex está reconfigurando su oferta para impulsar en las empresas los factores decisivos que hacen posible su crecimiento. Sin duda, con este nuevo enfoque el apoyo al emprendimiento de alto impacto será una palanca importante para contribuir al crecimiento extraordinario de las empresas. Esto será el gran diferenciador de Bancóldex frente a la oferta del sector financiero tradicional.

En materia institucional, ¿cuál es la evolución que han tenido los ecosistemas locales y regionales?
En el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, tenemos el Índice de Dinamismos de las Redes Regionales de Emprendimiento que mide el nivel de acción colectiva de los ecosistemas regionales de emprendimiento. Podemos destacar a Risaralda, Caldas, Valle del Cauca, Nariño, Antioquia, Boyacá, Casanare, Meta y Amazonas como las regiones más dinámicas y articuladas en emprendimiento. A nivel municipal, se puede destacar Rionegro, Pamplona, Palmira y Dosquebradas, entre otros, que han activado sus ecosistemas locales de emprendimiento en favor de la creación de empresas.

¿Habrá cambios o ajustes en materia regulatoria o de normatividad?
Hoy en día, en el Ministerio estamos creando regulaciones para la simplificación de trámites, activación de la inversión de recursos de regalías en fondos regionales de capital semilla y líneas de crédito empresarial. Estamos apoyando al Ministerio de Trabajo en la definición de lineamientos para el emprendimiento en las Cajas de Compensación; también trabajamos con la Dian y el Ministerio de Hacienda con regulación financiera para el emprendimiento. A lo largo del año, con el liderazgo de esta Cartera se ha estructurado un borrador de proyecto de ley para el impulso del emprendimiento en las regiones, que esperamos radicar el próximo año en el Congreso de la República.

¿Qué se debe hacer para mejorar la cultura del emprendimiento?
Es necesario detonar un cambio en nuestra mentalidad y cultura. Para esto, debemos activar una conversación –a nivel nacional– sobre emprendimiento e innovación, donde los colombianos puedan inspirarse y aprender de los casos de éxito y fracaso de otros compatriotas emprendedores. Y, en paralelo, es indispensable que todos promovamos valores y comportamientos positivos que inviten a los colombianos a pensar en grande y los animen a crear empresas con visión global, dispuestas a competir y crecer.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?