| 1/1/2015 6:00:00 AM

Negocios

El mundo empresarial también estará muy agitado en 2015: Ecopetrol, Postobón, Grupo Aval y muchas otras de las más grandes firmas del país serán protagonistas en los próximos 12 meses.

Los negocios de Ecopetrol

El pasado 10 de diciembre, menos de un mes después de que Ecopetrol anunciara el interés de vender su participación de 6,7% en la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) y fijara las bases de la enajenación de acciones, la misma EEB manifestó “su eventual interés no vinculante para readquirir el capital accionario”. Este proceso, que hace parte de la estrategia de Ecopetrol para equilibrar las finanzas tras la destorcida del precio del petróleo, será uno de los negocios más importantes de 2015, pues podría los superar $1,1 billones. También está en venta el 5,32% que tiene en ISA y cuyo valor es de cerca de $500.000 millones. De otra parte, y aunque el precio de la acción ha llegado a sus valores más bajos de los últimos años, la necesidad de recursos será imperiosa para buscar nuevas reservas; la empresa tiene una movida pendiente: la venta del 8% que hace parte del proceso de democratización que inició en 2007.

Apetito comprador

A menos de dos meses de que Citibank anunciara que planea vender sus unidades de consumo en seis países latinoamericanos (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá y Perú), ya le aparecieron clientes colombianos que quieren aprovechar la oportunidad para seguir fortaleciendo su presencia en el exterior.

Bancolombia, que aún está digiriendo la compra del HSBC en Panamá, no está interesado, pero sí el Grupo Aval y Davivienda. Según análisis de Alianza Valores, la ventaja de estas entidades es que se encuentran bien posicionadas para una potencial compra, en la medida en que ya se han expandido en Centro América en el pasado: Davivienda compró filiales del HSBC en 2012 y Grupo Aval a BAC Credomatic en 2013.

Aval tiene además la ventaja de que en septiembre consiguió $2,5 billones en el mercado internacional, lo que le da solidez patrimonial para comprar. “Por el lado de Davivienda, dado que su Tier 1 (medida central de su fortaleza financiera) se encuentra en 6,5% a septiembre, una adquisición de este tamaño podría implicar una emisión de acciones para mantener su fortaleza patrimonial, lo que implicaría que la acción se vea presionada a la baja”, opinan en Alianza, pero aclaran que si Aval o Davivienda llegaran a comprar los activos del Citi sería positivo para ambas entidades, dado el conocimiento que tienen de los mercados centroamericanos y la posible creación de economías a escala que darían lugar a una operación más eficiente y rentable.

El futuro de Pacific

Desde mediados de agosto comenzó una agresiva compra de acciones de Pacific Rubiales por parte del Grupo Alfa de México, que ya tiene 19,05% de la petrolera; desde entonces se espera el último envión de compras que le permita completar el 20% que la obligaría a lanzar una OPA por el resto de las acciones.

No obstante, los regulares resultados financieros de Pacific durante el tercer trimestre y la caída de los precios del petróleo, al parecer han frenado a Alfa.

Lo más reciente fue el anuncio del inicio de un joint venture entre las partes con miras a participar en la Ronda Energética de México el próximo año, anuncio que no fue muy bien recibido por los inversionistas canadienses y la acción de la petrolera se desplomó en Canadá 20%.

La situación para Pacific dio un giro inesperado y ahora hay más preguntas que respuestas. Lo que ocurra el próximo año con la segunda petrolera del país tendrá la atención no solo de los inversionistas, sino de la opinión.

Todos contra todos

El negocio de bebidas en Colombia tendrá un 2015 bastante movido. A partir de marzo, Postobón y su socio chileno CCU empezarán a importar cervezas Heineken a través de su compañía Central Cervecera de Colombia, que al mismo tiempo avanzará en la construcción de una planta en Sesquilé que costará US$400 millones y producirá tres millones de hectolitros.

Fernando Jaramillo, vicepresidente de SABMiller, dueña de Bavaria en Colombia, anticipa que el mercado de bebidas alcohólicas en el país tendrá crecimientos de entre 10% y 15%. Sin embargo, cree que del buen comportamiento de la economía dependerá que se mantenga al alza el negocio cervecero.

En bebidas no alcohólicas, la seguidilla de anuncios sobre nuevos proyectos le han puesto ritmo a la competencia: Postobón diseñó una agresiva estrategia para llegar, en 10 años, a obtener ingresos anuales de US$4.000 millones –hoy son de US$1.200 millones– y le apuesta a la internacionalización, que llevará la marca a Ecuador, Perú y Centroamérica.

La embotelladora de Coca-Cola en Colombia, la mexicana Femsa, abrirá en 2015 su séptima planta en el mercado colombiano. Aje Colombia, que produce la marca peruana Big Cola, cierra el año con el lanzamiento de nuevos sabores y una agresiva campaña publicitaria.

Reingeniería a los fondos

Uno de los grandes cambios que traerá 2015 será la entrada en vigencia, a plenitud, de las nuevas normas que buscan aumentar las inversiones de los colombianos en el mercado de valores. Esto no solo implica que se unificó el nombre de las alternativas ofrecidas por comisionistas y fiduciarias, que desde 2014 se llaman fondos de inversión, sino que se crean nuevas figuras para su comercialización y para la protección de quienes allí ponen su dinero.

Específicamente, en este último punto se destaca la creación de los custodios, figura que debía haber empezado en diciembre de 2014, pero que ahora lo hará en junio de 2015.

Asofiduciarias, presidida por Stella Villegas, ha sido uno de los protagonistas en la reingeniería que han tenido los fondos de inversión, así como en la creación de los custodios, que por ahora son tres: Corpbanca Investment Trust, Cititrust Colombia y BNP Paribas Securities Services.

El partidor ya está listo y los competidores preparados para quedarse con una buena tajada de los $52 billones que administran los fondos de inversión en el país. Suma nada despreciable, pero pequeña en términos internacionales. Mientras en Colombia representa 5% del PIB, en Chile es 15%, en México 12% y en Brasil 60%. Una oportunidad para crecer.

¿A vender activos?

Aunque fue un proceso frustrado este año, aún se mantiene el interés del Gobierno por vender su participación en Isagen que es de 57%, recursos que se destinarían a la financiación del desarrollo de infraestructura del país y que, de darse, sería uno de los negocios más grandes: más de $5 billones.

Sin embargo, hay otros activos que entrarían a la lista. El Gobierno ha tocado las puertas de algunas bancas de inversión considerando la posibilidad de enajenar empresas estatales como las aseguradoras Positiva y Previsora, la aerolínea Satena, la empresa de correos 4-72 y las generadoras de energía Gecelca y Urrá, en las que la participación del Estado representa, a valor en libros, una suma cercana a los $3,7 billones.

Pero no será una tarea fácil pues habrá un mayor costo del dinero y perspectivas de crecimiento económico menores. Además, los inversionistas mirarán con lupa activo por activo. Por ejemplo, Satena presta servicios de transporte aéreo, especialmente en “rutas sociales”, las cuales por razones de demanda de pasajeros, dificultades de acceso geográfico y rezago de infraestructura de aeropuertos, no son atractivas para aerolíneas privadas. Este proyecto no se ha podido materializar porque no existe el suficiente interés de privados de participar a pérdida en la operación de las mencionadas “rutas sociales”.

Por otra parte, los resultados de Satena y de las compañías de seguros estatales no han sido los mejores y en el caso de estas últimas se viene la implementación de una nueva normativa que hará que constituyan reservas superiores a las que ya tienen, teniendo que poner parte de su patrimonio para estos fines. En el caso de 4-72, a lo largo de la administración Santos se han hecho varios anuncios en este sentido pero aún no se han cristalizado.

Llega el gigante

Pese a que Colombia tiene una de las industrias bancarias más competitivas de América Latina, a diferencia de otras del vecindario, quienes mandan la parada son las entidades nacionales y no las extranjeras. No obstante, la inversión foránea está ganando terreno y se espera que al español BBVA y a los norteamericanos Citibank y Scotiabank (dueño de Colpatria) se les una en 2015 un verdadero gigante: el brasileño Itaú Unibanco.

Es el segundo más grande de la región por activos y el primero por utilidades. A junio, los primeros sumaban US$466.745 millones, diez veces más que los de Bancolombia, que es el mayor del país, según el ranking de América Economía.

Aunque Itaú ha querido comprar entidades nacionales para entrar pisando fuerte al mercado colombiano, hasta ahora no había sido posible y, por eso, sus propietarios decidieron abrir una corporación financiera, que a octubre tenía activos por $392.624 millones, una cifra pequeña frente a líderes como Corficolombiana, que tiene $10 billones o Davivienda con $53 billones.

Pero el bajo perfil de Itaú en Colombia cambiará en 2015, cuando se concrete la compra que hizo del chileno Corpbanca, el cual hace unos años había adquirido la filial colombiana del Santander y el Helmbank, sumando activos en el país por $25 billones.

El secretario general de Felabán, Giorgio Trettenero, considera que la entrada de Itaú ampliará la oferta de servicios financieros en Colombia y, “por consiguiente, fortalecerá la banca nacional, beneficiando al consumidor”.

2015, vuelve y juega

Se da por descontado que algunos de los baluartes de la Selección Colombia cambien de equipos en 2015. En Juan Guillermo Cuadrado, Jackson Martínez y Carlos Bacca están puestas las miradas de grandes clubes europeos. Las cláusulas de recisión de los dos primeros ascienden a 35 millones de euros cada una, mientras que la del atacante barranquillero es de 30 millones de euros.

Por ahora, Cuadrado tiene la primera opción de moverse en el mercado de invierno a equipos como Manchester City, Barcelona o Real Madrid que ya iniciaron la puja para contar con sus servicios. Entre tanto, Martínez y Bacca, el primero figura en Portugal y el segundo uno de los más eficaces goleadores del fútbol español, por encima de Benzema y hasta Neymar, suenan para aterrizar en equipos ingleses.

Además, tras el triunfo de River Plate en la Copa Sudamericana, se ve inminente el regreso de Teófilo Gutiérrez al fútbol europeo.

Si no se dan los negocios en los próximos meses, habrá un espacio adicional: la vitrina de la Copa América que se disputará entre el 11 de junio y el 4 de julio en ocho ciudades de Chile.

Las antenas puestas

2014 finalizará para el sector de telefonía celular con una decisión que, al cierre de la edición, estaba pendiente de ser tomada por parte de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC): la definición de los cargos asimétricos que se implementaron hace unos años para contrarrestar la posición de dominio de Claro. 2015 será igual o más movido. En el tema de mercado seguirá la batalla comercial por el desarrollo de la tecnología de 4G de internet móvil en el que participan jugadores como Claro, MoviStar, Tigo-Une, ETB, DirecTV y Avantel, entre otros. También hay expectativa en torno a la subasta de espectro que anunció el Gobierno para entregar mayor capacidad a los jugadores y que puedan mejorar la calidad de sus señales. El año entrante podría ser abierto el proceso de adjudicación del Tercer Canal de televisión. También, se espera definición al conflicto que se generó entre RCN y Caracol con los cableoperadores. Además, hay expectativa por ver el desarrollo de la reversión de activos de Claro y MoviStar, acatando una decisión de la Corte Constitucional y se espera la definición de un tribunal de arbitramento que dirima este conflicto que puede, según cálculos de senadores como Jorge Robledo, superar los $8 billones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?