| 10/13/2016 12:00:00 AM

Las empresas colombianas que más exportan en 2016

El crecimiento de 7% en las exportaciones en agosto alientan las expectativas del país frente a un cabal aprovechamiento de las buenas condiciones de tasa de cambio. Ranking.

Este año los exportadores colombianos por fin tuvieron su ‘agosto’. Después de 22 meses de registrar caídas, el Dane informó que las ventas al exterior crecieron 7% en agosto. Ese mes, los empresarios vendieron fuera del país US$3.004,7 millones, frente a los US$2.808,5 millones del mismo mes de 2015.

Desde el último trimestre de 2014, con la caída persistente en los precios de los principales commodities que exporta el país, las ventas colombianas se habían resentido, pese a las mejores condiciones cambiarias generadas por la devaluación.

Factores externos como la contracción de los mercados internacionales, o internos, como la limitada oferta exportadora y el bajo número de empresas dedicadas a esta actividad, habían impedido a los exportadores tomar ventaja.

Pero incluso en medio del bajón registrado desde comienzos de 2015, algunas empresas lograron tomar ventaja y mejorar sus ventas al exterior o su rentabilidad, como lo muestra el ranking de las 200 empresas de bienes no tradicionales que más exportaron en 2015, con base en datos de Analdex y la Dian.

Aunque todavía es muy pronto para cantar victoria con el resultado obtenido en agosto pasado, ya algunos sectores de comercio exterior han expresado su optimismo por lo que algunos prevén será el inicio de un cambio en la tendencia.

Felipe Jaramillo, presidente de ProColombia, no oculta su entusiasmo por este resultado. Para él, el comportamiento de las exportaciones en agosto muestra en buena medida que están dando resultado dos estrategias que se vienen impulsando su entidad: “por un lado, la gestión del Gobierno y ProColombia para lograr la ampliación de oferta exportable y búsqueda de nuevos mercados y, por el otro, que los empresarios cada vez son más conscientes de la importancia de la internacionalización”, explica Jaramillo.

También el presidente de Bancóldex, Luis Fernando Castro, destaca las ‘cosechas tempranas’ que está obteniendo el desarrollo exportador, que el año pasado tuvo su transformación. Al cierre de agosto, Bancóldex había destinado $1,02 billones para 598 compañías que este año han aumentado sus exportaciones por encima de 46%. “El aumento de los recursos ha apalancado los planes de expansión internacional y el crecimiento de los empresarios colombianos que se atreven a crecer y exportar”, explica Castro.

Pero, pese a los esfuerzos que se vienen haciendo desde el Gobierno, la participación de empresarios colombianos en el comercio internacional todavía es tímida. Un informe de Confecámaras indica que hoy los 3.354 productos que exporta el país llegan a 185 mercados del mundo, pero solo 5% del total de empresas que podrían exportar lo está haciendo. Confecámaras calcula en 188.635 el número de empresas que tienen potencial exportador y que contrasta con las 10.848 que efectivamente lo lograron el año pasado.

La mayor paradoja está en que este es uno de los momentos en que la tasa de cambio resulta más favorable a la exportación. Entonces, ¿por qué todavía no reaccionan las exportaciones colombianas? “Muchos años de revaluación terminaron por afectar el aparato productivo”, reconoce el presidente de la Asociación de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz Molina, quien asegura que conoce casos de empresas que en los últimos años cerraron su línea de producción en el país y se fueron a producir a China. “Cuando viene el cambio, la gente no está preparada y eso toma tiempo, incluso porque en algunos casos es obsoleto lo que tenían para producir”, explica el directivo.

A esto se suma que hoy los países a donde venden los exportadores colombianos tienen su demanda desacelerada: en Venezuela, Ecuador, Perú, Chile, México y Brasil la demanda se está contrayendo y eso afecta los pedidos. “Si bien tenemos una tasa de cambio buena, no hay demanda, por eso pasamos de exportar US$60.000 millones en 2012 a US$35.000 millones el año pasado y este año la cifra es aún incierta”, asegura Díaz Molina.

Esto ha llevado a que algunos expertos comiencen a preguntarse si es posible cumplir la meta del gobierno colombiano de lograr para 2018 exportaciones de bienes no tradicionales por US$21.000 millones –al cierre este año se estima que llegarán a US$13.000 millones–.

Para el presidente de Analdex, la concentración de las exportaciones en un pequeño grupo de empresas es un síntoma preocupante. De las 10.500 empresas que exportaron el año pasado, cerca de 10.000 vendieron menos de US$100.000, y solo 16 respondieron por 52% de las ventas totales. A esto se suma que la diversificación de productos todavía no está dando los frutos esperados y el último producto exitoso de exportación fueron las flores, hace más de tres décadas.

Además del entusiasmo que despiertan las nuevas apuestas en temas de tecnología y servicios, el presidente de Analdex considera que otros dos sectores con gran potencial han comenzado a despegar en forma: por un lado los servicios médicos y por el otro la agroindustria, que tiene un camino interesante por recorrer.

¿Cambio de tendencia?

Nadie sabe qué tan rápido se dé el cambio en la tendencia que traen las exportaciones, de un signo negativo a un aumento sostenido. Sin embargo, desde las entidades de Gobierno la expectativa es optimista.

Un análisis de ProColombia sobre el comportamiento de las ventas externas en agosto pasado indica que fueron las manufacturas y los productos no tradicionales los que tomaron ‘la batuta’ en la recuperación del mercado externo, pues en ese mes representaron US$2.156 millones y tuvieron un crecimiento de 19,9%.

Jaramillo destaca que, en materia de ampliación de oferta exportable y nuevos mercados, la entidad trabaja hoy con más de 5.000 empresas del país, grandes, medianas y pequeñas, en temas que van desde ayudarlas a identificar oportunidades para sus productos y servicios hasta adecuar su oferta, con información de inteligencia de mercado para conocer las tendencias de consumo en el exterior, e incluso con datos sobre trámites para exportar.

El lanzamiento hace unos meses de la nueva estrategia de desarrollo productivo, según Jaramillo, permitirá a las empresas de seis sectores priorizados insertarse en las cadenas globales de valor y jugar un papel mucho más activo.

Por su parte, Luis Fernando Castro, presidente de Bancóldex, explica que dentro de la nueva estrategia del banco se definió como asunto clave seguir apoyando el crecimiento de las empresas colombianas a través de exportaciones y la internacionalización de su modelo de negocio y, en consecuencia, han creado dos unidades de negocio “orientadas en apoyar este segmento de empresas; la plataforma de flujos globales y la plataforma de expansión internacional. Adicionalmente, el banco se encuentra diseñando permanentemente instrumentos financieros y no financieros de apoyo para el crecimiento de las empresas exportadoras colombianas”.

Entre los no financieros se destaca una herramienta novedosa que desarrolló con el Centro para el Desarrollo Internacional (CID) de la Universidad de Harvard, conocida como Datlas de Complejidad Económica para Colombia, y que hace diagnósticos para que las empresas, los inversionistas y el Gobierno tomen mejores decisiones que ayuden a elevar la productividad.

Con renovadas estrategias de apoyo para los empresarios, las entidades de gobierno esperan un cambio positivo –y sostenido– en la tendencia exportadora, mientras que las empresas avanzan en explorar su potencial de productos y mercados. Las condiciones son propicias y los astros parecen alinearse a favor del comercio exterior. Ahora, solo falta que lleguen los nuevos pedidos.

Lea también: 

Ranking de las 200 mayores exportadoras

Exportadoras destacadas del sector industrial

Exportadoras destacadas del sector petroquímico

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?