| 10/13/2016 12:00:00 AM

Exportadoras destacadas del sector industrial

Estas son algunas de las empresas exportadoras más destacadas del sector industrial.

Tecnoglass

Unas 2.500 ventanas que se fabrican a diario para distribuir en más de 30 países muestran la dimensión del grupo Tecnoglass de Barranquilla, que ya acumula 32 años de experiencia vendiendo al exterior. Esta compañía no solo está entre las que más exporta en el país, también hace parte del reducido grupo de empresas que cotizan en Nasdaq. El origen de Tecnoglass se dio con la producción de calentadores solares, pero una crisis los hizo enfocarse en ventanas y vidrio, y mirar hacia al exterior, cuenta Christian Daes, presidente de la firma. Hoy el grupo Tecnoglass Inc. está conformado por las colombianas CI Energía Solar S.A., que fabrica ventanas, y Tecnoglass, que produce vidrios.

El primer cliente en Estados Unidos fue Assets RC Aluminum Industries, de Raúl Casares, quien quedó muy satisfecho con la calidad de los vidrios. Él les abrió las puertas en Miami –que estaba en un boom de construcción–, y se convirtió en su comprador exclusivo. Luego se extiendió al Caribe, donde su portafolio es muy solicitado.“Colombia podría ser la China de los Estados Unidos, pero en el país no hemos tenido ese emprendimiento para tomar ventaja de los TLC”, asegura Daes, quien anunció su primera negociación en Italia, la cual abrirá puertas a Europa y Medio Oriente.

Para Daes, no hay un producto estrella, porque cada cliente compra un artículo exclusivo. Sin embargo, los vidrios antihuracán los hicieron famosos, y gracias a ello están casi en 70% de todos los trabajos nuevos del sur de la Florida.El resultado de este esfuerzo se ve reflejado en su crecimiento y proyección: esperan cerrar este año con ventas por más de US$220 millones, frente a las US$170 millones que lograron en 2015, provenientes de la comercialización de 1.600 toneladas de aluminio y 6.000 toneladas de vidrios al mes. Este comportamiento les permite proyectar un crecimiento anual de 20% para los próximos años.

Foto: Álvaro Aguirre, Presidente de O-tek Internacional

O-Tek Internacional

La historia exportadora de O-tek Internacional comenzó hace más de 20 años. En esa época, aprovechando el auge de la infraestructura en la región, la compañía –cuya casa matriz es Orbis, antes Grupo Mundial– comenzó a realizar 80% de sus ventas totales en el exterior. Esto le ha permitido destacarse con sus tubos de gran diámetro en PRFV (Poliéster Reforzado con Fibra de Vidrio o GRP, Glass fiber Reinforced Plastic pipes, por su sigla en inglés) los cuales son usados para acueductos, alcantarillados, hidroeléctricas y riego.

Álvaro Aguirre Henao, vicepresidente Corporativo de Orbis y gerente de O-tek, considera que el éxito ha sido el conocimiento detallado de los mercados a los que llegan, la calidad de los productos, el valor agregado de ingeniería, el servicio pre- y posventa y el talento humano. Hoy llegan a Centroamérica, el Caribe y los países Andinos, mientras que los destinos restantes de Latinoamérica son atendidos por las otras sedes de O-tek en México, Argentina y Brasil.O-Tek tiene dos plantas en Colombia donde fabrica con licencia de Flowtite Technology –el más importante productor de tubería de poliéster reforzado con fibra de vidrio en el mundo–, tecnología que asegura bajo peso, menos rugosidad interna y facilita el fluido de los líquidos y alta resistencia a la corrosión.

El año pasado sobresalieron en ventas a Perú, Panamá, República Dominicana, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Saint Vincent, entre otros, y para este año esperan resultados similares en estos destinos.Para el presidente de O-tek, exportar desde Colombia no es tan difícil por las facilidades que ha brindado el gobierno nacional.

Sin embargo, hay cosas por mejorar. “Este país se creyó petrolero y esto fue muy dañino para la industria nacional. Lo anterior, aunado a un peso muy débil frente al dólar, desincentivó a la industria exportadora y aún a la industria con vocación de ventas nacionales, pues era mejor importar. Retomar la senda exportadora es un proceso largo: hay que realizar labores de entendimiento de los mercados externos, homologar productos, invertir en plantas y actualizarse tecnológicamente”, asegura el directivo.

Foto: Andrés Pérez, vicepresidente y Tetsuya Suzuxi, presidente de Hino Motors

Hino Motors Manufacturing Colombia S.A

Mientras las ventas de vehículos comerciales se desaceleran en Colombia y los mercados Andinos, las de camiones y buses mantienen su dinámica. Y para asegurar la ampliación de la demanda, la compañía japonesa Hino, que ensambla en el país a través de Hino Motors Manufacturing Colombia (HMMC), mira preventivamente el mercado de Centroamérica, con énfasis en Panamá y Guatemala.Tetsuya Suzuki, presidente de Hino Motors Manufacturing, destaca que desde que se creó la firma, hace ocho años, su objetivo era exportar. De hecho, Perú y Ecuador son sus principales mercados.

El año pasado vendieron allí 1.500 unidades que representaron unos US$40 millones. Tetsuya Suzuki señaló que para este año esperan exportar 1.200 unidades y lograr US$32 millones. En Colombia, Hino está creciendo 27%, pese a la caída en vehículos comerciales que llega a 32%, destacó Andrés Pérez, vicepresidente ejecutivo.La clave del éxito está en ofrecer muy buenos estándares de calidad y precios competitivos para cada mercado, dicen los directivos de Hino, quienes señalan como escollos las estructuras impositivas y excesiva regulación.

Los directivos están a la expectativa de que el gobierno colombiano amplíe los TLC con otros países y esperan mayor estabilidad en los precios del petróleo y de los commodities, para que retorne la solidez económica del continente. De la nueva reforma tributaria esperan que provea incentivos a las exportaciones y herramientas que contribuyan con la competitividad de la compañía.

Foto: Raúl Eduardo García, presidente de CI Biocosta

Ci Biocosta

En 2007, seis empresas distintas del Magdalena y Cesar que se dedicaban a la extracción de aceite de palma y que competían entre sí decidieron unirse y crear una comercializadora que juntara la producción y ofreciera mayores volúmenes. De esa unión nació CI Biocosta, hoy la mayor comercializadora de aceite de palma del país, con exportaciones anuales que alcanzan las 201.000 toneladas.

“Se logró superar las rivalidades y trabajar para el beneficio de todos. Empezamos a ganar mercado por la calidad del producto, porque hacemos entregas oportunas y generamos confiabilidad”, dice Raúl Eduardo García, presidente de la empresa y comenta que para crecer han ido sumando la producción de cultivos en otras regiones del país. Aunque los grandes productores de palma son indonesios y malayos, la ventaja del producto colombiano es su facilidad logística con Europa, el mayor comprador.

García considera que si bien la tasa de cambio es una herramienta que hoy juega a su favor, no es el elemento determinante a la hora de exportar y pesan más factores como la calidad y la confiablidad. Para fomentar más las exportaciones, dice que el Gobierno debe tener reglas de juego claras para saber si deciden sembrar e invertir más. En específico se refiere a los precios del biodiesel, un derivado del aceite de palma, pues su fórmula está atada a los precios internacionales y aunque el Gobierno había prometido aumentar el porcentaje de mezcla de biocombustible con el diésel internacional, que está en 9,8%, esto aún no se ha dado.

Tenaris 

Tras un año duro por la caída del precio del petróleo, Tenaris en Colombia- antes Tubocaribe, replantea sus nichos de mercado y vuelca su mirada a México, Canadá y Centroamérica, y evalúa nuevas posibilidades en Europa.

Así lo anunció Ricardo Prosperi, director General de Tenaris para la Región Andina,  quien reconoció que con la caída de perforación de pozos   petroleros en el mundo, y en especial el impacto en Estados Unidos, donde se ha afectado la demanda de tubería,   las exportaciones de Tenaris han   pasado de un promedio de 60 mil toneladas previo  a la crisis a 20 mil y 10 mil toneladas en el 2014 y 2015, respectivamente.         

Los malos tiempos, que aún se sienten en 2016, son aprovechados por Tenaris para reinventarse, buscando alternativas que les permita seguir creciendo en exportaciones y reforzar el mercado inicial: Venezuela, Ecuador, Perú, Estados Unidos, que empezó a conquistar en 2006.

La gran apuesta, según Ricardo Prosperi, es ampliar el portafolio de productos con la reciente inversión en la primera planta de cuplas –uniones      roscadas  de  acero   para tubería petrolera– fabricadas en el Centro Productivo Tenaris Tubo Caribe de Cartagena, que fue inaugurado el año pasado y que conllevó una inversión de 240 millones de dólares.       

La nueva planta de cuplas, en la que se invirtieron US$ 12 millones, posee una capacidad de producción de 2 millones de cuplas al año y estará focalizada en la exportación. Se estima que 85% de las piezas que allí se produzcan tendrán como destino Estados Unidos, Canadá y México, lo que incrementará en $60 millones de dólares al año las exportaciones.

“El 15% restante será para autoabastecer a Tubocaribe, lo que permitirá sustituir importaciones, contribuyendo también a la mejora de la balanza comercial”, explicó Prosperi para quien la clave a la hora de exportar es ser competitivos a través de la eficiencia industrial, la creatividad, constancia y aprovechar la ventaja de ser  una empresa global.

Diez años de experiencia exportadora de tubería para la industria petrolera (onshore y offshore) han requerido una  permanente actualización tecnológica para lo cual Tenaris  ha invertido más de 600 millones de dólares, desde el 2006 hasta la fecha, en el país, impulso que ubica a esta firma como líder en ventas, en la región, de tubos sin costuras, tubería ‘Conduit’ para aplicaciones eléctricas, y a partir  de este año cuplas, que jugarán un rol importante en las exportaciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?