| 10/5/2014 4:50:00 PM

Apunta hacia arriba

El consumo per cápita de Colombia ha crecido a un promedio anual de 2,9% en el periodo 2004-2013 y de 3,6% entre 2010 y 2013. Sin embargo, todavía es inferior al de América Latina.

Colombia vive su cuarto de hora mundial no solo en lo deportivo sino también en su desempeño económico: en el primer trimestre de 2014 registró el segundo mayor crecimiento global del PIB solo superado por China.

El presente en este rubro es solo la continuidad de los resultados positivos en el último tiempo en indicadores como el ingreso per cápita. Según Economist Intelligence Unit (EIU), este se duplicó al pasar de US$5.826 en el año 2000 a US$10.910 en 2013.

Esta dinámica ha impactado para bien en la calidad de vida de los colombianos. En efecto, según organismos oficiales como DNP y Dane, la pobreza disminuyó en 9,7 puntos porcentuales entre 2009 (40,3%) y 2013 (30,6%) y la pobreza extrema lo hizo en 3,2 puntos de 12,3% en 2012 a 9,1% en 2013.

Con este entorno, como era de esperarse, la clase media del país se ha incrementado como lo confirmó el Banco Mundial en un estudio publicado en octubre de 2013 en el que señaló que en la última década este segmento poblacional en la nación cafetera creció 50%.

A partir de este comportamiento, el consumo final y per cápita también ha experimentado mejoría en el país. Según el Dane, este se multiplicó por ocho entre 1990 y 2012. El primero pasó de US$35 a US$287 millones y el segundo de US$1.000 a US$6.700.

Hacia arriba

Después de la desaceleración del periodo 2008-2009, debido a factores externos, según lo explica José Vicente Romero, director de análisis sectorial y macroeconómico de Fedesarrollo, el último lustro marcó un crecimiento del consumo per cápita colombiano, según las series del Banco Mundial, a una tasa anual superior al 3%. “El consumo per cápita real retrocedió 0,9% anual en 2009, pero después de dicha desaceleración ha crecido en promedio 3,6% anual. El consumo de los hogares a nivel agregado ha crecido 4,9% en promedio, al pasar de marcar negativamente en 2009 a mantener una media de 3,6% hasta 2013”, explica Romero.

Según el analista, este comportamiento partió de la recuperación de la economía nacional entre 2010 y 2011, debido a factores internos y externos.

Hacia delante, este panorama tiende a sostenerse y a marcar diferencias en relación con el resto de América Latina (AL). Según Romero, hoy muchas de las economías de la región se encuentran en fase de desaceleración mientras que Colombia creció en su PIB 6,4% en el primer trimestre y el consumo a nivel agregado a una tasa de 5,6%.

Frente a los vecinos

Sin embargo, si el análisis de esta variable se hace entre 2004 y 2013, el ritmo de crecimiento de Colombia es inferior al de América Latina, como lo reseña Euromonitor International. Según este organismo, en dicho lapso el país registró un crecimiento de su consumo per cápita, en términos reales, del 29,2%, es decir un incremento anual de 2,9%. Por su parte, la región creció 41,6% en la década analizada y a una media anual de 3,9%.

Y aunque el ritmo de avance ha sido inferior a la media de la zona, Colombia se constituye en el cuarto mercado de consumo en América Latina con un total de gasto de los consumidores de US$232 billones en 2013.

“No obstante, como es uno de los países de América Latina y del mundo más inequitativos, el mercado del consumo colombiano está polarizado y el poder adquisitivo está concentrado principalmente en los consumidores de altos ingresos”, explica An Hodgson, jefe de investigación de Ingresos & Gastos en Euromonitor International.

Según la analista, otro factor que incide en este desempeño se encuentra en el mercado laboral. En 2013, la tasa de desempleo nacional que llegó a 9,6% de la población económicamente activa, es la “más alta” de los cinco mayores mercados en consumo en la región (Brasil, México, Argentina, Colombia y Venezuela). “La mayoría de aquellos que trabajan son informales y tienen trabajos que reciben bajos pagos, lo que exacerba la desigualdad de ingresos del país”, agrega.

Con un entorno macroeconómico que suma nuevas marcas y con avances en el combate de la pobreza y la pobreza extrema, aunque con mucho trecho por andar, Colombia mejora su posición como consumidor per cápita en el contexto latinoamericano y sus perspectivas apuntan hacia arriba.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?