| 10/5/2014 9:00:00 AM

Más que un lujo

Cerca de 300 millones de personas en el mundo son consumidores de las marcas exclusivas.

Antes de la Revolución Industrial, nacieron Chumet (1780), Hermès (1837), Cartier (1847) y Louis Vuitton (1854), poderosas marcas de lujo de tradición y fuerza que hoy son referente en este segmento. Paradójicamente, el lujo no fue el objetivo inicial que se trazaron muchas de ellas y que en la actualidad se mueven en segmentos de público reducidos caracterizados por pertenecer a círculos de poder y con ilimitada capacidad de gasto y de pago.

Este modelo tomó mayor fuerza a comienzos del siglo anterior y se convirtió en un segmento exclusivo. En dicho periodo surgieron otros referentes en otros espacios del sector productivo como Rolls-Royce (1906), Chanel (1910), Prada (1913), Maserati (1914), Fendi (1918) y Bentley (1919).

La ropa, perfumería, joyería y autos fueron algunos de los segmentos económicos que produjeron elementos únicos para los hombres y mujeres que querían marcar diferencia.

Según Marco Pastrana, profesor universitario en temas de marketing de lujo, es difícil cuantificar cuántos recursos se mueven en este segmento porque muchas marcas “se consideran lujosas sin en realidad serlo”. Sin embargo, lo que sí se ha establecido es la cobertura en términos del número de consumidores.

“Actualmente son unas 300 millones de personas en el mundo y se espera que este número llegue a las 600 millones en las próxima década”, explica Pastrana. Si se tiene en cuenta que la población mundial es de 7.200 millones de habitantes, según las Naciones Unidas, los usuarios de estos productos representan 4,16% de los habitantes de la Tierra.

Según el analista, en el campo práctico, las estrategias para cautivar a los consumidores de este tipo de productos exclusivos parten de “lograr que el consumidor entienda qué es verdaderamente una marca de lujo” y el segundo paso es que “pueda tener una experiencia directa con lo que la marca le ofrece”.

En Colombia, según su visión, el mercado de lujo está en crecimiento “hasta estabilizarse a la media latinoamericana”, señala.

Casos de éxito en Colombia

1 Vas Colombia-Audi

Con un crecimiento en ventas de dos dígitos desde 2009, esta marca vendió cerca de 2.000 unidades en 2013 y creció hasta llegar a nueve salas de ventas en el país.

La estrategia de Audi en el país está alineada a la estrategia global, basada en el núcleo de la marca: a la vanguardia de la técnica.

2 Euroboutiques-Cartier

La ampliación de la cobertura al trabajar ahora con los distribuidores más exclusivos del mercado con experiencia en alta relojería, es el logro que a esta empresa le ha asegurado tener una representación más amplia en Colombia de la marca Maison Cartier. “En 2008 lanzamos nuestra colección de alta relojería y hoy nuestra colección cuenta con 29 movimientos hechos en casa”, afirma Christophe Massoni, CEO de Cartier para Latinoamérica y el Caribe.

3 Diageo-Johnnie Walker Blue Label

Colombia es el cuarto país con mayor audiencia de la campaña del lanzamiento de Johnnie Walker Blue Label que se hizo por medio del cortometraje The Gentleman’s wager’. “Al igual que este filme, en Diageo estamos en la constante exploración de oportunidades para sorprender y deleitar a nuestros consumidores”, explicó Juan Sergio Valcárcel, su director de mercadeo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?