| 5/11/2017 12:01:00 AM

Los centros comerciales siguen siendo polos de atracción

A pesar de la desaceleración económica del país, el sector continúa con un crecimiento que, además, espera mantener gracias a la generación de innovadoras estrategias para atraer visitantes y compradores.

Un gran poder de fascinación tienen los centros comerciales en Colombia. Y no solo lo ejerce sobre clientes y visitantes habituales, también lo usa para generar utilidades contantes y sonantes. Según cifras recientes de Raddar, las ventas totales de estos establecimientos alcanzaron el año pasado $38,6 billones, lo que significa un crecimiento de 10,8 % con respecto al periodo anterior.

Durante 2016, a su vez, se inauguraron 12 nuevos centros comerciales, con inversiones cercanas a $1,2 billones.

Carlos Hernán Betancourt, director ejecutivo de la Asociación de Centros Comerciales de Colombia, Acecolombia, considera que estos resultados muestran un buen desempeño, porque se dio en momentos de múltiples cambios a nivel económico, legislativo y político. “El fenómeno de ampliaciones y remodelaciones, sumado a las nuevas aperturas, ha permitido pasar de 4,2 millones de m2 de superficie bruta alquilable (GLA) a 4,9 millones de m2, lo que se traduce en mayores espacios comerciales que buscan aumentar la oferta para la clientela y atraer nuevas marcas al país”, precisa.

Pero, ¿en qué consiste ese poder de atracción? Tal como lo explica Betancourt, en esas superficies, entre otras opciones, están llamando la atención de sus visitantes las actividades de entretenimiento y el consumo de comida fuera del hogar, categorías que están jalonando el consumo.

Recomendado: Marcas que los adultos colombianos recuerdan más en entretenimiento

“Allí, las marcas y toda la actividad se han ido adaptando a estas tendencias de compra, porque hoy en día el consumidor busca visitar lugares donde puedan vivir experiencias, de manera que el entretenimiento y la gastronomía se han convertido en nuevas anclas para los espacios comerciales”, señala el director ejecutivo de Acecolombia.

Juan Pablo Sánchez, gerente de operaciones de Raddar, resalta que los colombianos cada vez consumen más servicios de experiencias que de productos (comidas fuera del hogar cines, boleras y deportes, entre otros), con una gran particularidad: estos se pueden realizar varias veces al mes, porque son desembolsos pequeños. “Los centros comerciales han multiplicado su versatilidad, lo cual los convirtió en lugares apetecidos por las familias, debido a que ofrecen una gran variedad de servicios”, agrega.

Dicha versatilidad se nota en la ampliación y modificación de espacios que se han convertido en oficinas arrendadas para empresas, estéticas, EPS, consultorios médicos de diferentes especialidades y hasta exposiciones de arte o culturales para adultos y niños.

Por su parte, Leopoldo Vargas Brand, gerente general de la firma Mall y Retail, explica que las ventas de los establecimientos sufren altibajos dependiendo de las categorías, ya que la demanda de algunas líneas se redujeron considerablemente, en especial los bienes durables y semidurables. Estos renglones fueron impactados debido a la tasa de cambio alta, que obligó a los consumidores a postergar su compra.

El directivo destaca los esfuerzos de los comerciantes al recurrir, el año pasado, a diferentes estrategias para mantener su cuota de mercado. Como ejemplo afirma que prolongaron las temporadas de descuentos, en especial en el sector textil.

Lea también: Las marcas más recordadas por niños y jóvenes en Colombia

Una muestra del comportamiento de ventas de las diferentes líneas puede verse en la Encuesta Mensual de Comercio al por Menor, hecha por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). Dicho estudio encontró que durante 2016 los renglones que más crecieron fueron los de electrodomésticos, muebles para el hogar y equipos de informática y telecomunicaciones para uso personal, con un aumento de 20,4%; le siguieron los de alimentos (víveres en general) y bebidas no alcohólicas, con 7,8%, y en tercer lugar se ubicaron los de productos textiles, prendas de vestir y sus accesorios, con 5,7%.

Los que vienen

Como consecuencia, los centros comerciales siguen ganando protagonismo, en especial este año, cuando se tiene proyectada la apertura de 22 complejos comerciales, incluida la reciente inauguración del Centro Comercial Unicentro Neiva. Además, la construcción de nuevas superficies va a buen ritmo: para el periodo 2018–2020 está proyectada la apertura de 40 nuevos centros comerciales.

Según Vargas Brand, el desarrollo del sector se debe, además del constante avance económico, al tamaño de la clase media colombiana, que bordea los 15 millones de habitantes, lo cual convierte al país en el tercer mercado más grande de Latinoamérica después de Brasil y México.

Aunque, si bien se dan estas continuas inauguraciones, el directivo es claro en que los desarrolladores se han vuelto más selectivos para hacer las construcciones, porque en algunas ciudades ya hay señales de saturación (Villavicencio, Ibagué, Neiva y Valledupar). “Una buena ubicación no es suficiente –advierte–: se requiere una oferta comercial que se adapte a las demandas relevantes de la zona de influencia, en especial el entretenimiento y la oferta gastronómica”.

Lea también: Top of mind 2017: Las marcas más recordadas por los colombianos

En general, los expertos del sector encuentran que, para los próximos cuatro años, se verán movimientos importantes, no solo por las inauguraciones, sino por la gran batalla que darán las firmas consolidadas para mantenerse vigentes en este mercado.

Desafíos del futuro

Aunque los centros comerciales seguirán siendo lugares atractivos para visitar, debido a las amplias experiencias de compra generadas por su versatilidad comercial, y por ser sitios de encuentro y esparcimiento entre amigos y familias, para los próximos años enfrentan grandes retos.

Según Juan Pablo Sánchez, gerente de operaciones de Raddar, las ventas en los centros comerciales se podrían ver afectadas por la digitalización del comercio, que ofrecerá los mismos productos con la facilidad que se pueden comprar más rápido a cualquier hora y sin tener que aguantar filas y demoras. Por eso, en su opinión, los locales comerciales deberán hacer ajustes para mejorar el servicio de ventas en aras de involucrar a los compradores en un ‘rol único’ que les permita adquirir productos y servicios por teléfono o internet, entre otras alternativas.

Puede interesarle: Hacia dónde va la intención de compra de los colombianos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.