La caída en Wall Street, en la última semana de julio, fue la peor en casi cinco años. Las preocupaciones originadas por los costos en los préstamos incrementaron la incertidumbre. Aunque las cifras de crecimiento de esta semana fueron superadas, el sentimiento de inseguridad predominó, hecho que se mostró en el cambio de posición, por parte de los inversionistas, a activos más seguros como bonos del tesoro.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.