| 6/6/2008 12:00:00 AM

Colpatria, la transformación

La matriz del grupo empezará a actuar como un fondo de inversión. Arranca con un capital de US$300 millones. Y con GE Money, planea comprar un banco.

El 15 de junio se cumple un año del ingreso de GE Money a Colpatria, multinacional que hoy es dueña del 49% de la entidad, y en cuatro años, según lo pactado, Mercantil Colpatria, la matriz del grupo Colpatria, perderá el control del banco.

Con esto en mente, los accionistas de Mercantil están creando en la matriz una estructura para que esta empiece a operar como un fondo de inversión que en principio arrancará con un capital de US$300 millones, pero que en un futuro recibiría recursos de terceros. "Vamos a comprar empresas de cualquier sector, pero que no superen los US$60 millones", explica Eduardo Pacheco, miembro del comité asesor de la matriz. Pero los accionistas también están pensando en comprar un banco en Colombia en asocio con GE Money "y tienen libertad de mirar en el área andina", señala Pacheco.

En seguros, el objetivo es ser más diestros en el manejo del portafolio, y para eso están montando una estructura de inversión. "Queremos un negocio complementario. Hoy atendemos a la clase media, y queremos vincularnos a empresas cercanas a este segmento", señala Pacheco. Por eso el grupo, que hoy tiene tres líneas de negocio (banca, seguros, construcción) tomó la decisión estratégica de moverse al negocio de la salud. Están mirando clínicas y hogares geriátricos, entre otros.

De las tres ramas, la única con presencia internacional es construcción. Colpatria tiene operaciones en México y Perú. En el primero, tiene proyectos por US$12 millones, en las ciudades de Querétaro, Tabasco y Moreno. El negocio más grande está en Querétaro, donde actúan solos y están construyendo 800 viviendas de interés social. En los demás proyectos, tienen socios. En Perú, los proyectos suman US$10 millones. Y la idea es no solo crecer estos negocios, sino ingresar a otros mercados. Por ahora, están estudiando Cuba.

Colpatria es un grupo que se está transformando, no solo en la concepción de los negocios, sino en los órganos de gobierno. En la última asamblea decidieron darle más poderes al comité asesor de la junta, con lo cual se logra un trabajo más mancomunado en la dirección de la matriz. Con eso, se están preparando para el momento en que se decida que los accionistas no vuelvan a trabajar en la compañía, y con el fin de encontrar oportunidades de inversión para cuando pierdan el control del banco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?