| 8/6/2009 12:00:00 AM

Carvajal, en hibernación

Las ventas cayeron más de 10% en dólares en el primer semestre, pero el control en gastos y costos, y una reducción en los precios de las materias primas, le permitieron mejorar su margen operacional.

El primer semestre fue más difícil de lo que pensaban las directivas de Carvajal. A pesar de haber modificado a la baja las expectativas de crecimiento a principios de año, cuando se vislumbraban los efectos de la crisis provocada por el descalabro de los créditos subprime en Estados Unidos, no se lograron cumplir los presupuestos de ventas. El Grupo pensaba crecer 2% en dólares, pero la realidad es que tuvo una caída superior al 10%. Para Ricardo Obregón, presidente de Carvajal, la explicación está en dos factores: la volatilidad de la tasa de cambio y la caída en la demanda.

Carvajal es el grupo con mayor grado de internacionalización del país, y esto ha obrado en su contra en la coyuntura actual. Tiene operación directa en 18 países y el 47% de las ventas de la organización proviene del exterior, por lo que su moneda de referencia es el dólar, que ha tenido fuertes oscilaciones en prácticamente todos los mercados donde se encuentra.

"Lo que más duro nos ha dado es la volatilidad de las tasas de cambio porque tenemos operaciones en muchos países donde las monedas se han visto afectadas y han tenido ires y venires complicados. En Brasil, la tasa estaba muy por encima de 2 reales por dólar el año pasado, cuando hicimos presupuesto, no pensábamos en una tasa de cambio como la de ahora (1,87 a 31 de julio). En Venezuela, la tasa está en 6,85 bolívares por dólar y la presupuestamos a 3,80. Con esas volatilidades es difícil hacer planeación de los negocios", afirma Obregón.

Los principales negocios de Carvajal están en la industria papelera y editorial, empaques, directorios telefónicos, muebles de oficina y servicios de tercerización. Y, como dice Obregón, con excepción de empaques y outsourcing, todo se ha afectado. En papel, el precio internacional ha caído más del 20%, por lo que Propal ha enfrentado una coyuntura difícil. En Mepal la desaceleración en la venta de muebles de oficina se ha compensado con la línea de dotación de bodegas. Assenda se ha beneficiado de la crisis, en la medida en que en estas épocas las empresas acuden más a la tercerización.

A pesar de la caída en las ventas, el grupo logró mejorar su resultado operacional, gracias a una política de reducción de gastos y costos y al descenso en los precios de materias primas, como el petróleo. El margen operacional anualizado pasó del 6% al 8%, "producto de la estrategia de hibernar", explica Obregón.

El grupo espera que 2009 termine con un mayor dinamismo en las ventas, aunque considera que no va a ser suficiente para compensar la caída del primer semestre. La directriz es enfocarse en volver más eficientes las compañías y prepararlas para cuando haya una reacción en la demanda. Mientras tanto, está preparando una emisión de bonos para refinanciar la deuda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?