| 6/6/2008 12:00:00 AM

Argos, con la billetera lista

La crisis inmobiliaria puede generar buenas oportunidades para compra de empresas en Estados Unidos, y Argos tiene la plata y las ganas para aprovecharla.

Otra rama del Grupo Empresarial Antioqueño que está a la caza de nuevas empresas es la cementera. "Las proyecciones de generación de caja para este año están entre US$350 millones y US$400 millones, y eso, en primera instancia, genera capacidad para adquirir empresas", dice José Alberto Vélez, presidente de Inversiones Argos. Sin embargo, "si las oportunidades que se presentan son atractivas y de gran tamaño", se podría salir al mercado de capitales para financiarlas.

Como Argos controla el 50% del mercado de cemento en Colombia, y cerca del 35% del de concreto, es difícil crecer el negocio en el país, por lo que desde 2000 viene desarrollando una estrategia de diversificación geográfica.

Las primeras adquisiciones fueron Venezuela, Panamá, República Dominicana, Haití. Sin embargo, lo que la catapultó a las grandes ligas fue la adquisición de Southern Star Concrete y Ready Mixed Concrete Company en Estados Unidos. "Estados Unidos sigue siendo interesante y puede haber adquisiciones a buenos precios por la crisis inmobiliaria", explica Vélez. Pero también le interesa el Caribe y Suramérica.

Precisamente la crisis inmobiliaria afectó el negocio de concreto en Estados Unidos, que se redujo 8,6% en 2007, frente al año anterior. Sin embargo, las compañías de Argos solo cayeron 7%, porque los estados donde están ubicadas se vieron menos afectados.

Por otro lado, el tener una flota marítima propia le permitió neutralizar el alza de casi 100% en los fletes a Estados Unidos. Esto hizo que pasara de representar el 5,2% de las importaciones de cemento de ese país en 2006, a dominar el 6,8% el año pasado.

Casa en orden

En 2007, Argos se dedicó a consolidar sus operaciones. Se concentró en dos frentes: crear una marca única y darles acceso a la compra de cemento a las familias de bajos estratos. En el primer caso, eliminó las marcas Cairo, Valle, Caribe y Nare, y enfocó todas sus ventas bajo la marca Argos. Esto era, tal vez, lo único que faltaba para sellar la fusión de Argos con las siete cementeras del grupo y Colclinker, que se anunció el 28 de diciembre de 2005.

En el segundo, impulsó la venta de cemento a un precio preferencial para la vivienda de interés social, y apoyó el programa Construyá. Con él, financió a 2.180 familias las compras de materiales de construcción por $5.000 millones.

En lo laboral, vinculó unos 1.800 trabajadores con contrato directo, muchos vinculados a la empresa con otra forma de contratación. Así, ayudó a la formalización laboral.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?