| 6/6/2012 6:00:00 PM

Pensiones a la carta

Ya es posible escoger cómo quiere recibir su pensión o renta vitalicia. Claves para elegir la más conveniente.

Con las nuevas modalidades de pensión autorizadas por la Superintendencia Financiera –como renta temporal variable con renta vitalicia diferida, renta temporal variable con renta vitalicia inmediata, retiro programado sin negociación de bono pensional y renta temporal cierta con renta vitalicia de diferimiento cierto–, los afiliados a los fondos privados de pensiones tendrán alternativas. Hasta ahora el mercado solo ofrecía renta vitalicia inmediata, retiro programado y retiro programado con renta vitalicia diferida a la hora de pensionarse.

Según las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), estas nuevas opciones dan a los pensionados mayor flexibilidad a la hora de determinar la pensión que más se ajuste a sus necesidades de vida. Conozca cómo elegir la alternativa que más le conviene.

¿Cómo escoger?

Carlos Zuleta, vicepresidente de operaciones de Porvenir, explica que a la hora de seleccionar su modalidad de pensión hay que preguntarse tres cosas básicas: si quiere que el capital ahorrado sea heredable o no, pues hay muchos clientes con capitales importantes que no tienen beneficiarios por ley; el flujo de caja que necesita, ya que las nuevas modalidades de pensión permiten aumentar o disminuir la mesada durante los primeros 10 años, y si está dispuesto a que esta fluctúe o no con el mercado, para lo cual debe pensar en el flujo de caja que necesita y en el nivel de riesgo que puede tolerar.

Además, hay que tener en cuenta el monto de capital existente para financiar la pensión y la expectativa de vida del pensionado y sus beneficiarios.

La pensión para usted

Si bien la modalidad ideal para pensionarse depende de las condiciones de cada afiliado (y sus beneficiarios), en términos generales puede afirmarse que si a un afiliado no le importa vivir con las fluctuaciones de los mercados financieros y que su capital sea heredable, lo mejor es optar por el retiro programado. Si, por el contrario, necesita certidumbre sobre el valor de la mesada –así sea un poco menor– lo mejor será una renta vitalicia.

Además, esta es la mejor opción para los afiliados de bajos ingresos (menos de salario y medio). De hecho, para adquirir una renta vitalicia de salario mínimo, el monto acumulado en la cuenta individual debe estar alrededor de los $110 millones si es soltero o $130 millones si es casado (con un cónyuge 5 años menor).

Si al pensionarse tiene aún gastos altos (o mucho menores), con las nuevas modalidades denominadas renta temporal variable es posible obtener una pensión más alta (o más baja) durante los diez primeros años de jubilación pues en un principio se somete a las reglas de un retiro programado y luego contrata una renta vitalicia (ver definiciones de cada modalidad y ejemplos en www.dinero.com y en www.finanzaspersonales.com).

Recomendaciones

Solicite a la AFP por lo menos tres cotizaciones de distintas aseguradoras sobre su programa de renta vitalicia.

Analice cuál es su perfil de riesgo. Si busca una pensión más alta pero variable, opte por el retiro programado. Si quiere estabilidad, lo suyo es la renta vitalicia.

Defina el monto que desea obtener como pensión lo más temprano posible, para que la AFP le diga cuánto necesita aportar. La edad promedio de los afiliados a los fondos privados es de 36 años.

Los tipos de pensión y sus diferencias

Las principales modalidades de pensión son la renta vitalicia y el retiro programado. Las demás son variaciones y/o combinaciones de estas.

La renta vitalicia es una suma constante en términos reales que se contrata con una aseguradora de modo indefinido. La pensión se calcula una sola vez y se va actualizando con la inflación. Sin embargo, si el pensionado fallece y no tiene beneficiarios de ley (esposa e hijos menores de edad), el saldo no se convierte en herencia.

En un retiro programado, las sociedades administradoras de pensiones pagan una suma que depende de la rentabilidad del mercado. La pensión se recalcula anualmente considerando el saldo de la cuenta individual, la expectativa de vida del pensionado y sus beneficiarios y la rentabilidad esperada para el fondo durante ese año.

Sin embargo, el dinero siempre está en su cuenta individual por lo que, así no existan beneficiarios de Ley, el saldo de la cuenta se convierte en herencia y podría pasar incluso a sus hijos mayores de edad. En cualquier momento se puede optar por pasarse a una renta vitalicia.

Los nuevos fondos denominados renta temporal variable traen la novedad de permitir una pensión más alta o más baja durante los diez primeros años de jubilación.

La cifra

De los 53.308 pensionados que tienen los fondos privados de pensiones,54% escogió una renta vitalicia mientras que otro 37% optó por el retiroprogramado. El restante 9% está en otras opciones.Datos de la Superintendencia Financiera a marzo de 2012.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?