| 5/9/2012 6:00:00 PM

Invierta en bonos

Para invertir en una empresa no hay que pensar solo en acciones. Los bonos corporativos son una buena alternativa ante las perspectivas de tasas de interés.

En su más reciente reunión, el pasado 30 de abril, el Banco de la República decidió mantener inalterada su tasa de intervención en 5,25% y la mayoría de analistas no espera mayores cambios para lo que resta del año. Esto significa que el ciclo alcista de tasas de interés estaría llegando a su fin y que, por tanto, sería un buen momento para invertir en bonos corporativos.

Estos son títulos de deuda emitidos por grandes empresas que brindan la posibilidad de acceder a rendimientos fijos –como un CDT– y beneficiarse del desempeño de la compañía emisora y la economía, como una acción. “Un bono será más rentable si durante su tenencia las tasas de interés de la economía bajan”, afirma Wilson Tovar de Acciones y Valores.

A la fija

Invertir en un bono corporativo equivale a prestarle dinero a compañías como Comcel, EEB, Falabella, Argos, Ecopetrol, entre muchas otras. Por lo que su rentabilidad nominal será fija y estará dada por los intereses que estas firmas se comprometen a pagar. Por tanto, a menor calidad crediticia del emisor del bono (mayor probabilidad de incumplimiento del pago) será mayor el retorno exigido. Mientras que un bono AAA renta 7% a tres años un bono AA ofrece 7,15% al mismo plazo. De igual manera, entre mayor plazo, mayor será la rentabilidad. Hoy la tasa nominal de un bono corporativo a 3 meses es de 6,15% (más que un CDT), mientras que 10 años puede estar en 7,83%.

Mucho para escoger

Aunque la mayoría de las personas mantienen los bonos hasta el vencimiento, el inversionista puede venderlo antes en el mercado secundario. Si las tasas de interés del mercado bajan, el precio del bono y su rentabilidad aumentan, ya que se estarían descontando los flujos de dinero que genera el papel a una tasa menor (y viceversa). Además, en este mercado se pueden conseguir instrumentos a cualquier plazo y a diferentes referencias. (2.331 nemotécnicos).

Desde montos bajos

Si bien se puede acceder a este tipo de inversiones desde $1’000.000, al adquirirlos individualmente la firma corredora de bolsa cobra una comisión que puede estar entre $30.000 y $70.000 por cada transacción de compra y/o venta. Por ello se recomienda hacerlo a través de carteras colectivas especializadas en este tipo de instrumentos. Una cartera de este tipo puede rentar alrededor de 4,8%, más que una cuenta de ahorros brindando la misma liquidez. Pero tiene una cuota de manejo que puede estar alrededor de 1% efectivo anual (e.a.) sobre el monto administrado.

Como garantía

Un bono de un monto superior a $10 millones puede servir como garantía para un “préstamo” mediante operaciones especializadas conocidas como repos (operaciones de venta con pacto de recompra), simultáneas y cuentas de margen, entre otras. Asesórese.

En lugar de vender el bono para solucionar una necesidad temporal de liquidez, se puede transferir a otro inversionista quien se compromete a devolver el título en una fecha determinada a cambio de unos intereses. La tasa de fondeo para este tipo de operaciones está alrededor de 5,7% e.a.

Recomendaciones


Asesórese de personas certificadas por el Autorregulador del Mercado de Valores (AMV) y hágalo a través de intermediarios efectivamente autorizados por la Superintendencia Financiera. Revise los extractos que le envían y pregunte en caso de dudas.

Lo tributario. Al igual que los CDT, los bonos tienen una retención en la fuente sobre los rendimientos financieros de 7%.

Y recuerde. Cuando compre en el mercado secundario, tenga presente que la tasa nominal del título es diferente de la tasa que le pagarán pues depende de las condiciones de mercado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?