| 7/18/2012 7:00:00 PM

Paladar exquisito

Los mejores y más costosos cafés del mundo ya se consiguen en Colombia. La libra puede llegar a $320.000.

Así como los colombianos están aprendiendo a tomar vino, también están descubriendo el café como una bebida premium que va más allá del tinto que se ofrece por cortesía en hogares y empresas. El café está de moda, y no solo para beberlo en una tienda especializada o en un restaurante, sino en casa. No en vano están creciendo las ventas de los molinos de café, que permiten comprarlo en pepa y molerlo justo cuando se va a consumir.

Y, como el vino, el café de buena calidad cuesta, y su valor está relacionado con su proceso de producción, su origen y lo que se denomina el perfil de taza, que no es otra cosa que la experiencia gustativa que se obtiene al beberlo, y esto incluye la fragancia (olor antes de prepararlo); el aroma (el olor después de preparado), las notas (sabores similares a frutas y hierbas aromáticas) y la suavidad (que no genere resequedad en la boca). También influyen las certificaciones orgánicas, de responsabilidad ambiental y social.

Los cafés que cumplen con estas características no se producen en masa y por eso son costosos. Se estima que el mercado mundial de cafés especiales alcanza US$9.000 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?