| 3/7/2003 12:00:00 AM

¿Por qué les fue mal a los extranjeros?

¿Por qué les fue mal a los extranjeros?
Si bien es difícil esbozar una teoría general sobre por qué los bancos extranjeros tuvieron un menor desempeño que los nacionales, algunos analistas consideran que se pudo deber a dos factores: primero, estos bancos salieron finalmente más afectados con la crisis de la deuda pública y, segundo, el nivel de aprovisionamiento de estas entidades es mucho mayor. Esto, en realidad, tiene un mismo fondo: la percepción y el manejo del riesgo de este tipo de entidades difieren de los de una entidad nacional.

Según el BBVA Banco Ganadero, los bancos extranjeros eran más vulnerables por la mayor posición de inversiones en relación con la cartera que tenían antes de la crisis. Además, a junio de 2002, la participación de los TES y de los yankees dentro del portafolio de deuda pública de los extranjeros era del 80,6% y las inversiones negociables alcanzaban el 67,3%.

Según los analistas de este banco, las entidades extranjeras sí realizaron en sus balances las pérdidas causadas por la crisis del mercado de deuda pública, mientras que las nacionales no lo hicieron. Esto significa que la mayoría de los bancos extranjeros mostraron mayor aversión al riesgo durante esta coyuntura y optaron por liquidar posiciones, lo cual los hizo perder.

Por esto, la participación de las inversiones dentro del activo no cayó para los nacionales; pero para los extranjeros, sí. Mientras que la participación de las inversiones dentro de los activos creció del 23,9% en el 2001 al 27,1% al finalizar el 2002 para los bancos nacionales, en los bancos extranjeros se redujo del 29,9% al 26,1%.

"La percepción de riesgo de un extranjero y un nacional es radicalmente distinta. Al igual que la capacidad de negociación ante una eventual crisis. Por esto, la forma como reaccionaron los unos y los otros ante la crisis de los TES fue distinta", comenta un alto ejecutivo de un banco extranjero.

Esto trajo una consecuencia: la banca extranjera fue el único segmento del sistema financiero que se contrajo durante el 2002. La participación de la banca extranjera en el negocio financiero que a finales del 2002 alcanzaba 18,3% en 2002 se ubicó en 15,9%.

Otro importante factor que contribuye a explicar los disímiles resultados es que el nivel de provisiones de los bancos extranjeros de 196,6% es mucho mayor que el de los bancos nacionales de 71,7% para cumplir los requerimientos de la casa matriz, lo cual afecta considerablemente el resultado final. Si los bancos nacionales hicieran un nivel de aprovisionamiento similar al de los extranjeros tendrían que colocar $4 billones, afirma Luis Juango, presidente del BBVA Ganadero.

Además, en bancos como el Santander este ha sido un año de reestructuración, explica Luis Suárez, su vicepresidente de medios y comunicaciones corporativas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.