| 3/18/2005 12:00:00 AM

Para Construir la cadena

La industria de capital de riesgo y privado funciona como una cadena. Las empresas pasan de un eslabón a otro para financiar su crecimiento.

Para Construir la cadena
El renovado entusiasmo por el capital de riesgo en Colombia se ve a lo largo de lo que se puede considerar la cadena de capital de riesgo y privado. En los primeros eslabones está el mayor riesgo, dado que las empresas pueden estar o no en operación. Y aquí están los "ángeles" inversionistas. Estos son individuos que tienen capitales para invertir y un interés personal por construir empresa. Después de años de experiencia laboral en distintos sectores, buscan aportar a una empresa naciente no solo capital financiero sino estratégico.

Aquí está Capitalia Colombia, una iniciativa de la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica de Antioquia y la Promotora de Proyectos de Antioquia que busca formalizar el mundo de los "ángeles" inversionistas. La idea es juntar a los inversionistas con los empresarios que necesitan capital. Hasta la fecha, tiene un portafolio de 9 empresas y 30 inversionistas previamente escudriñados. Según Jorge Montoya, de la Incubadora de Antioquia, el primer negocio está por cerrarse. Por otra parte, se está estructurando otra propuesta similar a Capitalia Colombia en conjunto con entidades multilaterales. La idea sería contar con un grupo de 30 inversionistas, hacer inversiones de US$200.000 en promedio por empresa y arrancar en 2006.

Ascendiendo por la cadena, pero esencialmente manteniendo el mismo riesgo, en Colombia ya se han estructurado fondos de capital de riesgo propiamente. La caja de compensación familiar Comfandi del Valle y Parquesoft, parque tecnológico de empresas desarrolladoras de software, han conformado un fondo con US$1 millón y según José Arbey Maldonado, de Parquesoft, se espera que antes de junio se haya conseguido otro millón. Por su parte, la cooperativa Coomeva pronto aprobará un fondo de capital de riesgo que a la fecha tiene $178 millones.

Estos fondos funcionan igual que cualquier otro. Los proyectos serán cuidadosamente vigilados y recibirán asesoría. Luego de un período de entre 2 y 4 años, estos fondos devolverán su participación en la empresa a los dueños. Sin embargo, tienen sutiles diferencias con respecto a un fondo tradicional de capital de riesgo o privado. Primero, tienen un decidido interés altruista, aunque la idea no es regalar la plata. Como primera opción, el fondo de Parquesoft devolverá la participación accionaria a los dueños, una vez ellos entreguen el capital principal, que se suma a los réditos generados por la inversión en ese lapso. Segundo, la idea no es tomar el control de la empresa. La participación del fondo de Parquesoft no superará 10% y para Coomeva ella no será más del 30%.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.