| 10/8/1999 12:00:00 AM

Otra visión

Otra visión
La experiencia que empieza a tenerse en el tema de reestructuraciones está dejando en claro que la depuración de los acreedores va a poner en peligro la financiación de las pequeñas y medianas empresas.



Es más, la tendencia de los grandes bancos es salirse del negocio de banca empresarial mediana y concentrarse en la banca corporativa. Y lo están logrando, mediante la venta de cartera a otros bancos que, de paso, libera liquidez importante. La banca de nicho asumiría esta tarea; sin embargo, el tamaño de sus activos podría resultar insuficiente para satisfacer las demandas del sector.



Todos los bancos, sin excepción, aseguran tener sofisticados y exigentes sistemas de evaluación de riesgos para todos los sujetos de crédito. Las pruebas de los flujos de caja bajo los peores escenarios de negocios están en el orden del día.



¿Qué están mirando los bancos? Desde la familia o el grupo del cual depende la empresa hasta la vulnerabilidad de la operación a la devaluación, la competencia y la inflación, entre otros factores.



También están evaluando las ventajas críticas del negocio, si está enfocado en una sola línea de gran potencial, quién es la competencia y cómo es su estructura administrativa. Y la gran pregunta que se hacen es si en el futuro cercano la empresa sería capaz de competir en el mercado global. Los bancos quieren una radiografía completa de los negocios y la verdad es que eso no se logra en cuestión de días, la tarea puede tomar semanas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.