| 6/16/1998 12:00:00 AM

No todo es malo

No todo es malo
Sacar AAA no es necesariamente la mejor opción para todas las entidades. Calificaciones menos buenas pueden resultar muy atractivas a la hora de conformar portafolios de inversión rentables, aunque el análisis de las condiciones de la compañía debe siempre estar de por medio.



Hay dos grupos de calificaciones para las inversiones de largo plazo: las de grado de inversión y las especulativas. Los signos + y - indican cuándo se acerca la calificación a un nivel superior o inferior.



En el grado de inversión los riesgos sobre el prepago no existen o son mínimos. En esta categoría se inscriben las calificaciones AAA, AA y A. En este segmento también se considera el nivel BBB, aunque las inversiones con esta categoría resultarían más vulnerables a los acontecimientos negativos internos y externos.



En el rango especulativo, la seguridad del repago se reduce pero, por lo general, ese factor se ve retribuido en una mayor tasa de rentabilidad para el inversionista.



BB significa que hay bajo riesgo de incumplimiento en el prepago, pero existen factores de incertidumbre que podrían afectar la capacidad de cumplimiento.



B indica que existe un mayor nivel de incertidumbre y cualquier acontecimiento adverso podría comprometer el pago.



Las emisiones con CCC tienen una alta probabilidad de incumplimiento, con poca posibilidad de enfrentar cambios en la situación financiera.



Para DD-D ya existe algún grado de incumplimiento en los compromisos.



En EE-E no existe suficiente información para emitir una calificación.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.