| 2/1/2006 12:00:00 AM

Lo que indican las cifras

Un análisis efectuado por Marcela Giraldo, analista de acciones de Correval, de la rentabilidad por dividendo para las 24 empresas más representativas del mercado accionario, con sus respectivas posibilidades de realizar inversiones relativamente rentables, indica que son más las empresas que presentan indicios de encontrarse en una fase de madurez, que aquellas que están en una etapa de expansión.

Lo que indican las cifras
Al analizar la rentabilidad por dividendos - dividendos anuales sobre el precio de la acción - se evidencia que 11 firmas están por encima del promedio de las 24 firmas analizadas y se destacan Valsimesa (8,20%), ETB (7,20%), Megabanco (5,85%) y Banco de Bogotá (3,45%). Entre las acciones que no reparten dividendos están Corficol, Banco Unión, Valorem y otras que por estar en acuerdo de reestructuración pueden tener cláusulas que limitan la repartición de dividendos como Fabricato, Paz del Río y Tablemac.

La posibilidad de realizar inversiones rentables es difícil de determinar desde el exterior de la empresa. Se asume que la rentabilidad del activo (utilidad neta / activo) de los últimos doce meses representa una buena aproximación. Se obtiene entonces un promedio de la rentabilidad del activo para las 24 empresas (4,18% en promedio para los últimos doce meses terminados en septiembre de 2005) y se asume que aquellas que están por encima del promedio tienen posibilidades relativamente más rentables de inversión que aquellas que están por debajo del promedio. Así, en el primer grupo están 8 empresas y se destacan por su alta rentabilidad del activo Mineros (18,22%), Suramericana (12,42%) y Grupo Aval (9,57%).

Ahora bien, se podría concluir que una empresa se encuentra en proceso de expansión cuando presenta una rentabilidad del activo superior al promedio y una política restrictiva de dividendos. En este grupo, excluyendo las compañías que están en Ley 550, hay 5 compañías: Inverargos, Corficol, Inverchocolates, Mineros y Suramericana. Las anteriores compañías están en procesos de expansión internacional (como en el caso de Inverchocolates e Inverargos) o realizando inversiones en activos fijos importantes (como en el caso de Mineros). Estas acciones no dejan de ser atractivas, a pesar de su baja rentabilidad por dividendos, pues las inversiones actuales aumentan las perspectivas de utilidades futuras. Se espera que Corficol inicie este año una política de repartición de dividendos para su acción ordinaria, gracias a la mejora en sus utilidades.

En el otro extremo, las empresas que presentan una rentabilidad del activo inferior al promedio y una alta rentabilidad por dividendos se pueden considerar en su etapa de madurez. En este grupo hay 8 empresas: Bancolombia (con su acción ordinaria así como con la preferencial), Banco de Bogotá, Carulla, Éxito, Megabanco, Banco de Occidente, Promigas y ETB.

En este contexto, es importante que los inversionistas tengan en cuenta que la política de dividendos de la empresa debe coincidir con su perfil de necesidades de flujo de caja. Para un inversionista que puede posponer sus necesidades de caja a cambio de buenas perspectivas de crecimiento, se recomienda invertir en empresas en fase de expansión. Por el contrario, para un inversionista que requiere un flujo permanente y no está interesado en exponerse a las fluctuaciones de precio se recomienda una empresa madura con una política estable de dividendos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.