| 6/12/2009 12:00:00 AM

La nueva ley contable

La nueva ley contable

Después de cinco años de iniciativas fallidas y discusiones, por fin se aprobó la ley que pondrá la contabilidad en Colombia a tono con el mundo. Estos son los principales puntos de la esperada ley.

Para el representante a la Cámara Simón Gaviria, autor de la ley y uno de sus principales impulsores en el Congreso, la nueva ley trae cuatro grandes cambios: el emisor único de normas contables, la convergencia hacia prácticas internacionales, el régimen implicado para pequeñas empresas y la independencia de las normas contables de las tributarias.

Emisor Único. Hoy en Colombia existen 19 planes únicos de cuentas (PUC) y 38 entidades que pueden emitir normas contables entre Superintendencias, Ministerios, Comisiones de Regulación, Contaduría, DIAN, entre otras, lo cual hace que se presenten normas contradictorias o estas dependan del Superintendente del momento. Una empresa en Colombia puede tener hoy la obligación de reportar hasta a siete entidades de modo distinto.

La nueva ley busca fortalecer y elevar los estándares del Consejo Técnico de la Contaduría Pública. Sería un ente democrático encargado de proponer las normas donde tendrían representación distintos actores. El Ministerio de Hacienda y el de Comercio serían los emisores de regulación y son los encargados de reglamentar la nueva ley. Con esto, se busca una verdadera estabilidad jurídica en temas contables.

Las mejores prácticas internacionales. El Consejo Técnico tendrá dos años para formular un marco general (un gran Plan Único) el cual buscará acercarse a la normatividad internacional pero adecuando ciertos aspectos a la tradición contable colombiana. Por ejemplo, el tema de las cooperativas y las Pymes, entre otros grandes temas. Por conveniencia y por constitucionalidad, la adopción de estándares globales será gradual pues la experiencia internacional evidenció los traumatismos de una adopción abrupta y total.

Régimen simplificado. Las normas y requerimientos que expedirá el Consejo Técnico se adecuarán al tamaño de las empresas. Esto significa que podría haber regímenes contables con distinta complejidad para los distintos tipos de empresas. Esto ayudaría a formalizar a la mayor parte de las compañías del país pues se aliviarían los engorrosos trámites para las Pymes.

Independencia de lo tributario. La norma contable será independiente de la norma tributaria. Dado el alto impacto tributario que traería la convergencia total, se consideró oportuno separar las normas. Sin embargo, se deja claro que lo contable prevalecerá sobre la norma tributaria, pues el objetivo de la contabilidad debe ser reflejar la verdadera realidad económica de las empresas. Una homologación habría requerido de una gran reforma tributaria. En Colombia es costumbre que muchas de las normas contables se hayan adaptado de acuerdo con la legislación fiscal.

"Si bien la iniciativa original buscaba la adopción total, entendimos que esto requería muchos ajustes institucionales. Ahora se hará en un tiempo prudencial para que la profesión, las empresas y el mismo gobierno se adapten", afirma Gaviria. "Hicimos las cosas donde había consenso y dejaremos las decisiones técnicas en manos de los técnicos y no de los políticos. Será una reforma con una impacto positivo para el país y las empresas", agrega.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.