| 10/30/2005 12:00:00 AM

Éxito y fracaso

Megabanco se saneó, consolidó mercado y se volvió rentable. Coopdesarrollo descuidó sus finanzas y no consiguió socio estratégico.

Éxito y fracaso
Uno de los sectores donde primero se manifestó la crisis financiera de 1998 fue el cooperativo, con la quiebra de algunas entidades de este tipo, específicamente en la ciudad de Cali. Para evitar más quiebras, las entidades más grandes y representativas del sector cooperativo -como Cupocrédito, Coopsibaté, Bancoop y Coopdesarrollo, que actuó como absorbente- se integraron. Posteriormente se le transfirieron los principales activos, pasivos y contratos de esta integración a la Compañía de Financiamiento Comercial Crecer S.A., la cual se transformó en banco.

Así, el 30 de noviembre de 1999, nació Megabanco, con Coopdesarrollo como principal accionista. Pero cada empresa -son personas jurídicas distintas- tuvo una historia diferente.

Luego de la fusión, la nueva entidad tuvo el decisivo apoyo de Fogafin, Fondo de Garantías Financieras, para realizar el proceso de saneamiento y fortalecimiento mediante créditos a los dueños (así lo hizo en todas las entidades en problemas) y otorgando capital garantía.

Esto, con el compromiso tácito por parte de Coopdesarrollo de que, a la vez que pagaba su deuda, conseguiría un socio estratégico para fortalecer patrimonialmente a Megabanco.

El plan de salvamento y recuperación de la entidad se cumplió de modo excepcional. Es más, José Elías Melo, presidente de Megabanco, no se limitó a sanearla sino que la hizo una entidad rentable y la consolidó en mercados con gran expectativa.

"El banco está bien y no requiere capital de modo inmediato. La relación de solvencia está en muy buenos niveles, pero para seguir creciendo a futuro hay que inyectarle capital", aclara Melo.

Sin embargo, Coopdesarrollo jamás hizo una propuesta para fortalecer el patrimonio del banco y descuidó su propia situación financiera. Al revelarse apropiadamente estos datos, como lo hizo la Superintendencia de la Economía Solidaria, resulta que esta entidad tiene un patrimonio negativo en $502.000 millones, lo cual la hace inviable técnica y financieramente. Una de las muchas razones por las cuales el gobierno ordenó su liquidación forzosa.

Las obligaciones financieras de Coopdesarrollo con Fogafin ascienden a cerca de $660.000 millones. La cooperativa pretendía entregar a Fogafin como parte de pago las acciones de Megabanco, pero el objetivo de Fogafin no es oficializarlo, pues su labor es brindar apoyo transitorio, no ser dueño de bancos. De ahí que la liquidación de Coopdesarrollo implique la venta de Megabanco.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.