| 10/8/1999 12:00:00 AM

Empujando arreglos

Empujando arreglos
Cuando el Gobierno anunció el plan para promover la reestructuración de créditos, en junio pasado, la Superintendencia Bancaria emitió la circular 039 en la que estableció unas normas de carácter transitorio que les darían oxígeno a los procesos en los temas de provisiones y calificación de cartera. Esas normas perderán vigencia el 31 de diciembre de este año.



Estas modificaciones fueron diseñadas como incentivos para los banqueros porque proponían agilizar los acuerdos a cambio de mejorar la situación del crédito en los balances y, por ende, arreglar en buena medida la presentación de los estados financieros de los bancos.



En materia de provisiones, la circular estableció que en los créditos en los cuales se pretendía mejorar la calificación era necesario amortizar como mínimo el 10% del capital adeudado, bien fuera con daciones en pago, capitalizaciones o cualquier otra figura.



Pero fue muy estricta en materia de calificación de créditos en riesgo. Exigió llevar a D o E todos los créditos del empresario, aunque solo uno de los créditos con el banco estuviera en esta categoría. Esa misma calificación le sería extendida a su codeudor. Es decir, mientras les dio zanahoria a quienes logran celebrar acuerdos que bajen la deuda, les da palo a quienes no pueden normalizar el estado de sus cuentas.



Claro que las normas también van acompañadas de mayor rigurosidad en la inspección, control y vigilancia de la Superintendencia Bancaria, mediante visitas a las entidades bancarias en las que se verifican las informacionesp enviadas sobre el estado de la cartera.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.