| 8/1/1994 12:00:00 AM

EMPRESARIO PIONERO Y LIDER CIVICO

EMPRESARIO PIONERO Y LIDER CIVICO
Ernesto D'Lima tenía 19 años cuando se fue para Cali, detrás de una novia. Nunca se casó con ella, pero terminó buscando trabajo en Seguros La Continental y Hartford Insurance Company, bajo la dirección de Herbert Schlubach. La experiencia adquirida en la agencia del señor Schlubach fue muy valiosa, permitiéndole posteriormente continuar trabajando por su cuenta como agente de esas compañías.

Más tarde DeLima estableció contactos con otras aseguradoras y fue así corno empezó a colocar pólizas colectivas de vida y seguros generales de riesgos de Seguros Bolívar en zonas donde no operaban La Continental y Hartford. Buena parte de sus clientes estaban ubicados en pequeñas poblaciones aledañas a Cali, por lo que aprovechaba el día del mercado de plaza de cada sitio para reunirse con los dueños de los trapiches, molinos de arroz y agricultores, con el fin de discutir la renovación de sus seguros, o para cobrarles las primas, naturalmente con la ayuda de unos brandies con leche.

Así se inició en Colombia, con don Ernesto, la figura del agente independiente, o sea aquel que podía representar varias aseguradoras, sin tener vínculo laboral con ellas, lo que constituye la verdadera esencia del corredor de seguros.

Por insistencia de su padre, en 1953 DeLima abrió su propia oficina independiente en Cali, representando a va rías empresas. La oficina era pequeña, con una secretaria y un mensajero; pero cuando el negocio creció en volumen DeLima final mente se decidió a contratar corno asistente a Eduardo Domínguez, quien estuvo vinculado a la compañía por espacio de 35 años. En abril de 1954 se fundó oficialmente la empresa Ernesto DeLima & Cía. Ltda., la cual posteriormente se transformó en DeLima & Cía. Ltda.

Luego, en 1957, a la edad de 26 años, curtido ya de experiencia, De Lima tornó la iniciativa de viajar a Estados Unidos en búsqueda de un socio. Estaba motivado por ese ambiente de apertura internacional que caracterizó a Cali durante los años cincuenta, cuando varias multinacionales se instalaron en la Sultana del Valle. En algunas empresas norteamericanas que visitó no le creyeron por la edad. Finalmente logró establecer una estrecha relación con Marsh & McLennan, la firma corredora de seguros más grande del mundo. Fue un matrimonio hecho en el cielo -todavía están juntos después de casi 40 años- que le dio a De Lima prestigio internacional y le prestó asesoría técnica.

Después vino otro paso trascendental. La conformación de sociedades para la apertura de oficinas en Bogotá, con Armando Gutiérrez como socio y en Medellín, con Jorge Alberto Uribe como socio, quien es el actual presidente de la compañía. Lo verdaderamente novedoso, y que indica hasta dónde llega la visión empresarial de DeLima, fue el esquema de "abrir plaza" con socios oriundos de cada sitio, apartándose así del esquema tradicional colombiano de la empresa familiar. Aparte de Bogotá y Medellín, lo mismo hizo en Pereira, Manizales, Cartagena, Bucaramanga, Armenia e Ibagué.

Y su increíble dinamismo llegó más allá de las fronteras. En 1969 DeLima & Cía. abrió oficinas en Guatemala, El Salvador, Honduras, Santo Domingo y Ecuador, siempre con socios locales. Después de algunos años, los socios locales compraron estas firmas, conservando DeLima una estrecha relación de corresponsalía.

Hace 40 años don Ernesto se preocupaba de cómo iba a pagar a dos empleados. Hoy día De Lima tiene 560 empleados, de los cuales 44 son socios. Actualmente Jorge Alberto Uribe es presidente de Compañías DeLima S.A.. y Ernesto DeLima actúa como presidente de la junta Directiva, maneja a Inversiones DeLima S.A..- y es, a la vez, uno de los más apreciados líderes cívicos de su ciudad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.