| 2/28/2008 12:00:00 AM

El lío con los entes territoriales

El lío con los entes territoriales
El caso de Green Mountain mostró cómo el sector privado aprovecha recursos públicos para financiar los contratos que gana con el estado.
 
Un negocio típico que utiliza la fiducia: Coexminas recibe una concesión para la explotación de una mina de esmeraldas en Boyacá y contrata a la multinacional Green Mountain para operar y administrar el contrato de concesión. Esta compañía establece un patrimonio autónomo en la Fiduciaria Agraria.

El problema comienza cuando la multinacional consigue a través de intermediarios que a dicho patrimonio ingresen $10.000 millones provenientes de las regalías de Casanare. Con esto, recursos públicos financian un negocio privado de altísimo riesgo. Algo inconveniente e inexplicable.

A esto se le suma que Green Mountain retiró indebidamente gran parte de los recursos de la fiducia, por eso, cuando Coexminas le quitó la operación del contrato de concesión, no tuvo con qué responder por pagos de $7.000 millones que hacían parte de las regalías.

Con esto, se utilizó a una fiduciaria para apropiarse de dinero público. El problema está en el hecho de que entidades territoriales hayan colocado recursos de regalías en negocios privados de riesgo.

A raíz de la investigación por esta irregularidad, se encontró que en Fiduagraria había más casos de este tipo. La Contraloría advirtió que Chacón Bernal, compañía dedicada a la compra y venta de carbón, obtuvo $13.000 millones de Casanare y Meta, principalmente. Este contrato también se comenzó a incumplir con lo que se perdieron $6.000 millones.

Según María Fernanda Zúñiga, presidente de Fiduagraria, "la entidad tenía tan solo diez contratos de este tipo por un valor aproximado de $250.000 millones de los cuales se han siniestrado (los recursos no están en la fiduciaria) los dos mencionados con cerca de $13.000 millones. No obstante, ya se han pagado $80.000 millones, estando vigentes alrededor de $150.000 millones".

Zúñiga también afirmó que "al darme cuenta, congelé algunos recursos y promoví cláusulas para impedir que se repitan estos casos". El único efecto práctico de este lío es que se acelerará la fusión de las fiduciarias públicas Fiduagraria y Fiduprevisora.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.