| 12/14/1998 12:00:00 AM

Cifras de la emergencia

Cifras de la emergencia
Los primeros cálculos efectuados por entidades como la Asociación Bancaria y la Bolsa de Bogotá indican que el tributo sobre las transacciones resulta bastante oneroso para sus afiliados y, por traslado, para los clientes del sistema financiero.



Los operadores del mercado de valores calculan que ellos fueron responsables por el 51% del total del impuesto pagado entre el 23 y el 27 de noviembre pasados, sin contar con el tributo que debió pagar el comprador al disponer de los recursos depositados en sus cuentas bancarias.



La Asobancaria, por su parte, estima que en un año sólo el sector financiero tendrá que pagar $1,5 billones. En los bancos, los mayores costos se derivarán de los pagos sobre las operaciones de mercado OTC y de las renovaciones y vencimientos de CDT.



¿Inequitativo?



La discusión sobre la equidad del impuesto a las transacciones continúa. El impuesto tiene elementos que ayudan a la equidad, pues grava a muchos agentes que se mantienen en la economía informal y usualmente evaden impuestos, y grava más a quienes usan el sistema bancario, grupo que no incluye a los más pobres.



Pero también grava en forma muy diferente a distintas actividades económicas. En los negocios en que el capital rota mayor número de veces por período (que son también los de menores márgenes) pagan más impuestos.



Pero, además, los negocios en los que el precio de venta incluye un alto porcentaje de impuestos, salen fuertemente afectados con el tributo. Este es el caso de los distribuidores de gasolina. Cerca del 90% del precio final de la gasolina al público está compuesto por impuestos; los expendedores de este producto cumplen una función importante como recaudadores para el gobierno. Ahora, el impuesto sobre las transacciones implica que pagan un impuesto sobre otro.



De acuerdo con Fedispetróleos (gremio que representa a los distribuidores minoristas de combustibles), en Bogotá los distribuidores minoristas de gasolina recaudan $9.000 millones mensuales, sobre los cuales se causarían $18 millones en impuesto a las transacciones. Pero los ingresos del distribuidor son 4% del precio (el resto es ingresos de mayoristas e impuestos), o $360 millones. Así, el impuesto de 2 por mil sobre el precio al consumidor se convierte en un impuesto de 5% sobre los ingresos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.