Utilidad sin crecimiento

| 8/23/2002 12:00:00 AM

Utilidad sin crecimiento

A pesar de la considerable recuperación del sector financiero, aún hay riesgos.

Las utilidades del sistema financiero están creciendo y 66 de las 70 entidades tienen resultados positivos al cierre del primer semestre. Sin embargo, el sistema aún es muy vulnerable. La cartera todavía no crece y si eso no ocurre, el sector enfrenta riesgos importantes. Las entidades han compensado el bajo dinamismo de los ingresos de crédito volcándose hacia los papeles de deuda pública, cuyos rendimientos les han permitido mostrar utilidades al corte del ejercicio. Esta estrategia entraña riesgos, pues la exposición del sistema financiero al desempeño de los papeles de deuda pública es cada vez mayor. El sector solo tendrá un crecimiento sano cuando la cartera vuelva a crecer, pues si no genera utilidades suficientes por esta vía, pone en riesgo su solvencia y estabilidad futuras.



Los resultados



En el primer semestre del año, el sistema financiero obtuvo utilidades por $625.000 millones, con un aumento de 162% frente a las obtenidas en el mismo período del año anterior. Aunque el número parezca atractivo, el resultado está por debajo de lo que se necesita. Entre junio de 1998 y diciembre del 2000, el sector financiero perdió alrededor de $6,6 billones. Además, la rentabilidad del sistema es aún muy baja, pues las utilidades apenas representan un 5% del patrimonio (o un 0,6% sobre los activos). Esto, según Santiago Perdomo, presidente de Colpatria, "está muy lejos de la rentabilidad mínima que exigiría cualquier inversionista".



La cartera completa ya más de 4 años de caída. La cartera bruta del sistema financiero se contrajo en el último año un 6% en términos reales, debido principalmente al estancamiento de la cartera de consumo (-2,9%) y comercial (-4,9%) y al decrecimiento de la cartera hipotecaria (-14,2%). Esto se debe a la baja demanda de crédito, reflejo de la alta incertidumbre que rodea a los hogares y empresarios por temas como el alto desempleo y el deterioro del orden público. El costo del crédito ha bajado, pero la demanda no repunta. Y la poca demanda que hay ve restringido su acceso al crédito, pues los bancos se volvieron más exigentes para desembolsar.



Si el volumen de crédito no crece, ¿cómo pueden aumentar las utilidades de los bancos? Al descomponer las utilidades del sector financiero durante el primer semestre, se evidencia que la mayor parte se originó en el aumento del margen financiero bruto y, en particular, en los mayores ingresos financieros diferentes a intereses sobre cartera de créditos. En la actualidad, esos ingresos son superiores a lo que obtiene el sector financiero por su labor de intermediación. Es más, mientras en el último año los ingresos que obtuvieron por prestar dinero cayeron un 11%, los ingresos por otros conceptos, como valorización de inversiones y servicios financieros, crecieron en conjunto un 29%. En este grupo tienen un peso decisivo las inversiones en Títulos de Tesorería (TES) y otros papeles como los bonos yankees.



En el último año, mientras la cartera redujo su participación del 55% al 51% en el total del activo, las inversiones la aumentaron del 23% al 29%. El propio Banco de la República, en su Reporte de Estabilidad Financiera, de julio de 2002, señala que esto hace muy vulnerables a los establecimientos de crédito al comportamiento de la deuda pública.



Hay toda una controversia sobre la causa de esta situación. Los críticos dicen que los bancos aprovechan que les resulta muy rentable y poco costoso invertir en TES y por eso no prestan recursos al sector privado. Otros justifican la actitud de los bancos, diciendo que no es su culpa que la política monetaria esté basada en TES, ni que haya innumerables inversiones de carácter forzoso que el gobierno impone al sector financiero. En últimas, los detalles de esa discusión no son tan importantes como entender el hecho de que seguir creciendo por esta vía es insostenible en el tiempo. Los bancos que no recuperen su capacidad para prestar recursos no van a crecer y, en definitiva, se van a marchitar.



Heterogeneidad



Varios indicadores, como la estructura del balance y el cubrimiento y la calidad de la cartera, mostraron mejoría. Sin embargo, estos resultados varían por tipo de entidad o por clase de crédito y esconden las fragilidades del sistema.



La estructura del balance, es decir, la relación entre los activos productivos y los pasivos con costo, se ubica para el sector en su conjunto en 114,2%, lo cual significa que los activos buenos, que producen ingresos, son cada vez más grandes que los pasivos que generan salidas de efectivo. Sin embargo, para los



bancos especializados en crédito hipotecario (BECH), este indicador aún se encuentra por debajo del 100%, lo que implica que los créditos malos aún representan un lastre excesivamente grande.



Mientras la calidad de la cartera de los créditos comercial y de consumo mejora, la cartera hipotecaria sigue deteriorándose. Si bien esto se explica por cambios metodológicos y la reducción de la cartera vigente en $1,5 billones (en parte por la titularización de $478.000 millones de cartera), lo cierto es que la cartera vencida aumentó un 9,1% en el último año. Sin embargo, María Mercedes Cuéllar, presidente del Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda, ICAV, dice que esta tendencia creciente de la cartera vencida se quebró en julio, por lo menos en términos absolutos, y destaca el hecho que este subsector generó utilidades por primera vez en mucho tiempo.



Otro aspecto sobresaliente en los balances es el aumento de más de $670.000 millones en el nivel de provisiones durante el último año. Esto permitió que el cubrimiento de la cartera mantuviera su tendencia ascendente, al pasar de 54,2% en junio de 2001 a 75,5% en junio de 2002. Para muchos bancos, los cubrimientos superan los exigidos por ley. No obstante, un reciente informe de la agencia calificadora de riesgos Standard & Poor's señala que el nivel de provisiones del sector financiero colombiano es bajo en comparación con el promedio de América Latina. Además, la incorporación paulatina del componente de riesgos de mercado (una exigencia de la Superintendencia Bancaria) podría exigir capitalizaciones en el mediano plazo para mantener los niveles de solvencia actuales.



Para que esta mejoría se refleje en nuevos créditos, se requieren medidas para ampliar el acceso de la gente y de los empresarios al crédito. La verdad es que los bancos que se han impuesto el objetivo estratégico de crecer su cartera, como Caja Social, Banco de Bogotá y Bancolombia lo han logrado, manteniendo excelentes indicadores de calidad, cobertura y utilidades. Para un banco, crecer su base de clientes y su volumen de créditos no es una opción, sino un requisito para sobrevivir en el largo plazo. Crecer en medio de la incertidumbre o resignarse al marchitamiento: esta es la disyuntiva que enfrenta el sistema financiero colombiano en los próximos años.



Buen semestre fiduciario

Las utilidades de las sociedades fiduciarias, al igual que las de los establecimientos de crédito, crecieron en el primer semestre. El sector reportó utilidades por $54.630 millones, lo cual significa un crecimiento del 48,6%, respecto a las obtenidas en el mismo período del 2001. Por su parte, los activos fideicomitivos, que muestran el nivel de actividad de estas compañías, alcanzaron a junio del 2002 cerca de $42 billones (un 21,2% del PIB), con un crecimiento del 21,5% con respecto a junio del año anterior. De estos, el 35,4% corresponde a fideicomisos de administración y otro 29,8% a fideicomisos de inversión. Los fondos comunes ordinarios aportan el 46% de estos últimos, con un saldo de $5,7 billones. Un elevado número de entidades del sector cuenta con excelentes calificaciones, lo que revela una muy buena condición financiera. El reto hacia los próximos meses es mantener el buen desempeño en medio de las oscilaciones de los precios de títulos de deuda pública, los cuales tienen una elevada participación en los portafolios de inversión de estas entidades.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.