| 3/2/2007 12:00:00 AM

Sigue la expansión del crédito

Aunque se desacelera, el ritmo de crecimiento de la cartera será alto, lo que hará de 2007 otro buen año para la banca. Sigue la bancarización. La calidad del crédito de consumo es un riesgo que exige monitoreo.

El repunte del crédito observado en 2006 se ha mantenido durante las primeras semanas del año. Según la Superintendencia Financiera, los desembolsos hasta el 2 de febrero registran una variación anual del 48%, lo cual evidencia que en materia crediticia 2007 arrancó con la misma dinámica. Con esto, es evidente que las empresas y los consumidores siguen contando con crédito disponible para invertir y consumir.

La Asobancaria estima que "en un escenario económico similar a 2006, esto es, de crecimiento de la demanda y de estabilidad en las condiciones monetarias, el incremento de la cartera al finalizar 2007 sería alrededor del 33% y la cartera de consumo se mantendría creciendo a tasas superiores a 35%".

Esto es un crecimiento inferior al observado el año anterior cuando la cartera total de la banca creció 36,3% (300 puntos básicos más) y la cartera de consumo aumentó 48,3%, pero es bastante satisfactorio considerando que se parte de saldos mayores. De hecho, según estas proyecciones, el stock de cartera total y de consumo crecería mucho más este año en términos absolutos que en 2006.

"No vemos razones justificadas para pensar que el ritmo de crecimiento de la economía se vaya a reversar y eso se debe manifestar en un buen desempeño del crédito", considera Jorge Londoño, presidente del Grupo Bancolombia, comentario que la mayoría de banqueros comparte. De hecho, los bancos consultados por Dinero están optimistas y tienen presupuestos de crecimiento de la cartera total para este año entre el 20% y 30%. Y alrededor del 30% para la cartera de consumo.

El Banco de la República ha mostrado preocupación por este fuerte crecimiento, pues desde diciembre de 2005 comenzó un leve deterioro de la calidad de la cartera de consumo —este indicador aumentó de 3,89% a 4,45% en el último año—. Para Darío Estrada, director del departamento de estabilidad financiera del Emisor, "el actual crecimiento puede eventualmente permitir que los créditos alcancen a deudores con baja capacidad de pago, lo cual puede generar problemas para la estabilidad de la banca, dado el peso de esta cartera y su falta de garantías". "Es necesario continuar con un cuidadoso monitoreo", agrega.

Para los banqueros, el nivel actual de expansión del crédito, aunque acelerado no es alarmante y difiere mucho del boom presentado en los 90. Los niveles de calidad de la cartera se mantienen en mínimos históricos y, además, la profundización financiera (cartera/PIB) alcanzó a finales del año anterior el 30,6%, muy lejos de los niveles de esa década (41,0%) o de otros países más desarrollados donde puede ser más del 100%.

Por esto piensan que aún hay un amplio campo para crecer sin que se estén traspasando niveles de riesgo inadecuados. "No creo que se pueda hablar de sobreendeudamiento. No necesariamente por el hecho de que la cartera de consumo esté creciendo, se puede afirmar que los hogares estén más endeudados. Además, hemos vinculado nuevos clientes y sectores que antes se endeudaban por fuera de la banca", afirma Eulalia Arboleda, presidente del BCSC.

Además, como evaluadores del riesgo, los banqueros están conscientes de que el crecimiento del crédito debe ser controlado y, por esto, algunos modelos prevén su moderación a partir de junio. De hecho, es posible que la cartera comercial tenga una dinámica mejor y la de consumo una menor. Esto es, un crecimiento más ponderado. "No es normal ni sería bueno que el crédito de consumo creciera abruptamente. El crecimiento debe ser moderado", explica Luis Juango, presidente del BBVA.

Bancarización

Durante el año anterior, la banca avanzó en la incorporación de nuevos clientes y segmentos (bancarización), lo cual hace que su crecimiento sea bastante sano, explica María Mercedes Cuéllar, presidente de Asobancaria, gremio de los bancos. "Aumentaron las redes de servicios y los corresponsales no bancarios para llegar a nuevas personas y lugares. Y el crédito irrigado a sectores específicos creció, como el microcrédito y la pyme, lo que muestra los beneficios de la banca".

Los primeros esfuerzos de la banca están dirigidos a buscar que sus clientes actuales tengan una mayor relación con la entidad. El sector encontró que si bien 11,3 millones de personas (27,2% de la población total) tenían cuentas de ahorro, el producto con el mayor grado de penetración, menos de la mitad tenía acceso al crédito (4,6 millones, 11,1%) o a otros productos con la entidad. De ahí que busquen que sus clientes actuales tengan acceso a nuevos productos. Por ejemplo, las tarjetas de crédito de bajo monto y con sistemas de descuento directo por nómina para llegar a personas de menores ingresos. Con esto, las tarjetas de crédito se han duplicado en estos dos años, al llegar a 4,6 millones en enero de este año. Tan solo Colpatria colocó 400.000 tarjetas de crédito, lo que lo convierte en el segundo emisor del mercado.

Otra forma de aumentar el valor de cada cliente fue utilizar sus oficinas para entrar a otros segmentos, como seguros y remesas. Así, el canal bancario revolucionó los seguros al convertirse en el principal canal para buscar su masificación. Algo similar a lo que está ocurriendo con las remesas familiares, donde la banca ya canaliza entre el 25% y el 30% de estos ingresos al país.

Por otra parte, los corresponsales no bancarios (CNB) son el primer paso para llevar la banca a lugares y segmentos de la población donde hoy no tiene presencia. Bancolombia, el primer banco en reaccionar, completará 50 CNB al 31 de marzo de este año, mediante alianzas individuales con tenderos en pueblos lejanos y barrios populares. Bancos como BBVA, Banagrario, BCSC, Citibank y Banco de Bogotá, entre otros, ya hicieron los primeros lanzamientos. Sin embargo, en 2007, los CNB podrían tener un mayor impulso cuando comiencen a concretarse las alianzas con grandes redes.

Otra forma de extenderse es llegar a nuevos segmentos como microfinanzas y pyme. Buena parte del crecimiento de la cartera de microcrédito se explica por una expansión de la base de clientes de la banca. En 2006 más de 179.000 microempresarios accedieron por primera vez al crédito bancario con el microcrédito. El BCSC, entidad fuerte en el nicho, colocó 260.000 créditos de consumo y 80.000 créditos a microempresarios. De ellos, 60.000 clientes tuvieron acceso por primera vez al sector financiero. "No es una moda, es parte de nuestra esencia de negocio", agrega Arboleda.

En ausencia de factores que cambien la dinámica de la economía, la banca tendrá un 2007 muy similar al año anterior. Seguirá el crecimiento de la cartera; aunque a un menor ritmo y con un ambiente de tasas de interés al alza, será un año en que hacer utilidades por el lado de las inversiones será complicado. Los bancos seguirán trabajando para aumentar la profundización financiera y se espera que tengan un crecimiento de la cartera ponderado y controlado. Al ser un negocio muy competido, es claro que continuará la consolidación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?