| 11/1/1993 12:00:00 AM

Sigue el baile pero...

LAS ÚLTIMAS cifras que se tienen sobre el mercado automotor muestran que se mantiene el dinamismo en las ventas. Comparando las ventas durante los nueve primeros meses de este año con las del año anterior se observa un crecimiento de 123%, al pasar el número de unidades de 47.292 a 105.516, cifra esta récord en toda la historia del país. Los importados fueron los que más crecieron (427%), representando el 42% del mercado total. Colmotores con el 29% del mercado aumentó en 70%, en tanto que Mazda con el 17% del mercado lo hizo al 17%. A su vez, Sofasa con el 12% del mercado creció al 109%, mostrando una recuperación con respecto a los deprimidos niveles de 1992.

Entre los automóviles particulares nacionales se destaca la recuperación del Renault 9 en sus distintas categorías (4.778 unidades), el Chevrolet Swift 1.3 y 1.6 (4.387 unidades), el Chevrolet Sprint (3.861 unidades), el Mazda 323 en sus distintas categorías (6.664 unidades) y el Mazda 626 Matsuri (1.898 unidades).

Entre los automóviles particulares importados sobresalen el Nissan (4.383 unidades), el Lada (3.039 unidades), el Honda (2.269 unidades), el Chevrolet Swift 1.0 de Ecuador (2.255 unidades), el Hyundai (2.045 unidades) y el Daewoo (1.798 unidades).

También es notable el crecimiento de las ventas de todo lo demás: vehículos para taxi, camperos, pickups y vans, y comerciales (camiones + buses).

El interrogante que se plantea es si este dinamismo se mantendrá. Una prueba de fuego es este fin de año, cuando las ensambladoras naciones ya empezaron a vender el modelo 1994 y algunos importadores tienen todavía un stock importante de modelos 1993. Por otro lacio, no hay costumbre entre los consumidores colombianos de renovar carro cada año, pero todo puede pasar en la apertura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?