| 8/1/1994 12:00:00 AM

¿Seguro, que sabe sobre póliza de automóviles?

El mercado de seguros de automóviles se ha transformado. Las compañías compiten y se ha diversificado la oferta. Aprenda a comprar una buena póliza.

Cuando usted va a comprar una camisa o a pedirle un préstamo a un banco compara precios. Pero, ¿hace lo mismo cuando va a comprar un seguro para su carro? Si usted no trabaja en el ramo de los seguros, probable mente no.

Si los consumidores de pólizas de automóviles dieran estudiar y comparar lo que ofrecen las distintas compañías de seguros, podrían adquirir sus pólizas de un modo más sensato. Esto, además, beneficiaría a la industria del seguro, obligando a las compañías a competir más por la calidad de su oferta. Por esta razón, DINERO ha preparado una breve guía para el consumidor.



UN POCO DE HISTORIA



Hasta antes de 1990, comprar una póliza de automóviles era lo más fácil del mundo. Todas las compañías estaban obligadas a guiarse por unas tarifas controladas por la Superintendencia Bancaria, de modo que los únicos factores de competencia eran el servicio y el respaldo que las aseguradoras ofrecían a sus clientes. Esta situación cambió a finales de 1990 con la expedición de la Ley 45, la cual marcó el inicio de la apertura en el sector asegurador y, en general, en el sector financiero.

La Ley 45 facultó a las compañías para que fijen ellas mismas sus tarifas, con lo cual se les incentivó para que compitieran en precios.

Hoy en día dos pólizas de automóviles con los mismos amparos, pero emitidas por distintas aseguradoras, pueden tener precios muy diferentes. La competencia ha llevado a que las compañías ofrezcan no sólo mayores coberturas y amparos adicionales, sino descuentos en la compra de repuestos y accesorios, marcación antirrobo, servicio de grúa y asistencia jurídica en caso de proceso penal. Por supuesto, generalmente nada de lo anterior es gratuito.

Comprar una póliza de automóviles se ha convertido en una decisión compleja. En lo que sigue, se darán algunos consejos de carácter general de cómo comprar un buen seguro. Usted es, por supuesto, libre de tomarlos con beneficio de inventario.



DEDUCIBLES VS. DESCUENTOS



Tenga cuidado de escoger el deducible más elevado que pueda permitirse. El deducible es una cantidad de dinero por la que usted se compromete a responder en primera instancia en caso de siniestra y se establece simultáneamente el un porcentaje del valor de cualquier reclamación y en una suma mínima En caso de que usted reclame una indemnización, la compañía toman el deducible que más le convenga, ella.

Veamos un ejemplo. Supongamos que, al momento de comprar e seguro, usted escoge un deducible de 10%, mínimo $50.000. Esto significa que cualquier reparación que deban hacerle a su carro por un valor igual o inferior a $50.000, come consecuencia de un accidente, tendrá que pagarla de su propio bolsillo. Si la reparación cuesta, digamos $300.000, usted tendrá derecho a la indemnización, pero la compañía estará exenta de pagarle $50.000 o e 10% del valor reclamado; lo que más le convenga a la aseguradora. En e ejemplo, la compañía tomará e deducible de $50.000 y usted recibirá 250 mil pesos de indemnización.

En cambio, si la reparación cuesta $900.000, la compañía tomar como deducible el 10% de ese valor lo cual le permitirá a la aseguradora hacer un ahorro de más de $50.000 en el pago de la indemnización. En este caso, usted recibirá $810.000 tendrá que cancelar el resto de 1k reparación con sus propios recursos Entre más elevado sea el deducible que usted escoja, más barato le resultará el seguro. La finalidad de deducible es que usted asuma la: pérdidas pequeñas y reserve el seguro para las pérdidas grandes.

Los descuentos, de otra parte también buscan descongestionar las compañías de las reclamaciones, de poco valor. Casi todas las aseguradoras ofrecen un descuento que va del 20% al 50% sobre el valor de la prima, a los clientes que no han presentado reclamaciones en los últimos años (ver recuadro). Por Io general, cuando usted sufre un accidente y reclama una indemnización, pierde completamente este descuento. Por lo tanto, antes de presentar una reclamación, haga cuentas; a la mejor no se justifica perder el descuento.

Cuando usted compra un seguro para su carro. adquiere en realidad tres amparos básicos y tiene la opción de comprar algunos amparos complementarios. Los amparos básicos cubren responsabilidad civil extracontractual, pérdida total o parcial por daños, y pérdida total o parcial por robo.



USTED TIENE LA CULPA



El amparo de responsabilidad civil lo protege a usted en caso de que le ocasione daños a terceros o a los bienes de terceros, y el tránsito u otra autoridad competente emita un fallo, responsabilizándolo del accidente. Usted es quien debe escoger los limites indemnizables por responsabilidad civil. Una combinación frecuente es la de 5/5/10, que significa que la compañía se compromete a pagar hasta $5 millones por los daños que usted le ocasione a la propiedad ajena: hasta $5 millones por lesiones o muerte a una persona: y hasta $10 millones por lesiones o muerte a varias personas. Al momento de una reclamación, la compañía descontará el deducible acordado. Hoy en día las tarifas de responsabilidad civil para un cubrimiento de 5/ 5/10 van de $20.000 a $45.000, dependiendo de la compañía con la que usted contraste el ,seguro.

El cubrimiento mínimo por responsabilidad civil ofrecido por casi todas las aseguradoras es 3/3/10 y el máximo es 25/25/50. A mayores cubrimientos, la tarifa 110 se incrementa en una proporción importante. Por eso puede ser una buena idea escoger una combinación que le brinde suficiente protección a usted. Conducir es considerado una actividad riesgosa y en un juicio de responsabilidad usted lleva las de perder. Una indemnización de $h5 millones no le dará un brinco en caso de que tema la mala fortuna de atropellar graven lente a alguien o de estrellar un Mercedes Benz.



EL MEJOR SEGURO ES NO TENER CARRO



Por su parte, los amparos de pérdida total o parcial por daños y por hurto lo protegen a usted en caso de que se estrelle o le roben el carro, independientemente de quién tenga la culpa. En Colombia ya nadie puede tener el convencimiento de que no le van a robar el carro. En Bogotá se roban en promedio un carro cada dos horas, y en Medellín hay épocas en las que se reportan hasta 25 robos de carros al día. En efecto, la siniestralidad es tan crítica que las compañías trabajan a pérdida en el ramo de automóviles y algunas de ellas condicionan la suscripción de unas póliza a la compra de otros seguros por parte del cliente.

Los autos robados son casi siempre de modelos recientes. Por ello las compañías tienen tarifas diferenciales y es huís caro asegurar un carro modelo 1985 y posteriores. Los preferidos por los ladrones son los camperos: sobre este tipo de automóviles las compañías recargan la tarifa, al igual que si el seguro es contratado en Antioquia.

La tarifa del seguro contra robo. así como la del amparo de pérdida total por daños, es un porcentaje del valor comercial del carro. Así, por ejemplo, la tarifa del seguro por hurto para un automóvil liviano en Bogotá es aproximadamente 2.4%. Por asegurar el mismo carro en Medellín pueden cobrarle el -1%, si es que la compañía acepta emitir la póliza. Si se trata de un campero, la tarifa es del orden del 4% en la capital del país, y del 5% en Antioquia. Antes de decidirse a comprarle un seguro a tina compañía, infórmese de los factores que aplica la competencia para liquidar sus primas.

La tarifa de pérdida parcial por daños no corresponde a un porcentaje del valor comercial del carro, sino de su valor "a nuevo". Por esta razón, este amparo es comúnmente el más costoso. Al suscribir una póliza, la compañía se compromete a utilizar repuestos nuevos en una eventual reparación del carro, pero si éste es robado o queda destruido en un accidente, el compromiso de la aseguradora es el de reemplazarlo por otro de las mismas características, incluida antigüedad. Por eso no es aconsejable asegurar un carro por un valor superior al que pueda tener en el mercado; la prima será más elevada y usted no obtendrá ningún beneficio adicional en el momento de una reclamación.

Tampoco es una buena idea asegurar un carro por un valor menor que el comercial. En este caso, claro, el seguro le resultará más barato, pero cuando reclame una indemnización la compañía sólo responderá por la proporción que guarde el valor asegurado respecto del valor comercial. Por ejemplo, si usted asegura un carro de $10 millones de valor comercial en $6 millones, la aseguradora- sólo responderá por el 60% en caso de pérdida.



UNA ÚLTIMA ADVERTENCIA



Hasta hace pocos años los carros usados se valorizaban al ritmo de la inflación. Hoy por hoy el precio de los usados crece entre el 5% y el 15% anual, con algunas excepciones. No obstante, sigue siendo recomendable adquirir un amparo adicional denominado de índice variable para proteger su patrimonio contra el aumento del costo de vida. Así, el valor comercial de su carro se estará actualizando durante la vigencia de la póliza. Faltaría más que a la incapacidad del Estado para proteger de los ladrones el patrimonio de los colombianos, vaya a sumarse su incapacidad para controlar la inflación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?