| 10/13/1998 12:00:00 AM

Se necesita temple

Es difícil decidir dónde colocar el dinero en medio de la turbulencia financiera. Lo más importante es no equivocarse en el riesgo.

En estos días de nerviosismo, todo el mundo busca luces sobre qué hacer con el dinero. Los principios no son desconocidos: buscar el mayor rendimiento, con el menor riesgo, al plazo que le conviene a quien invierte.



* Para quien desea invertir la plata en el corto plazo, es decir, 90 a 120 días, la mejor opción a la mano es una inversión en pesos, preferiblemente en un CDT de una entidad financiera calificada con AAA. Los CDT tienen la ventaja de contar con liquidez secundaria en la bolsa de valores, lo que permite hacer efectiva la inversión si se necesita la plata (con un descuento, claro está). La decisión sobre la entidad escogida para hacer el depósito es muy importante. En épocas de nerviosismo, la rotación en el mercado secundario de los papeles menos líquidos se reduce aún más y los descuentos sobre el precio aumentan.



* Si quiere mantener la liquidez, hay varias opciones. Desde las tradicionales cuentas de ahorros de los bancos, que ofrecen rifas, hasta los fondos de valores que manejan los comisionistas de bolsa y los fondos comunes ordinarios de las fiduciarias.



* Las cuentas de ahorros, por lo general, tienen un rendimiento mediocre frente al resto de alternativas, incluso inferior al de una cuenta de ahorros en una corporación de ahorro y vivienda, cuyo rendimiento es escasamente la corrección monetaria.



* Las inversiones en los fondos de valores o las fiduciarias, aunque también son a la vista, totalmente líquidas, son más rentables, ya que al reunir un grupo grande de personas logran mayores tasas de rendimiento.



* Pero si definitivamente usted no tiene afán y quiere que su plata se duplique o triplique en dos o tres años, lo mejor que podría hacer en este momento es invertir en acciones. Los precios de las acciones han llegado a niveles casi ridículos y en algún momento tienen que repuntar fuertemente. Acciones como Valores Bavaria, Bavaria, Banco Ganadero o BanColombia se consiguen hoy por menos de la mitad de lo que valían en enero. Lo cierto es que las empresas están ahí, operando bien y los precios de sus acciones son víctimas de un mercado que ha reaccionado con exagerada fuerza. Pero esto no durará para siempre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?