| 4/30/2004 12:00:00 AM

Se disparó el leasing

Con la ampliación de las ventajas tributarias, esta herramienta financiera se ha convertido en la mejor alternativa para financiar la inversión empresarial.

Mientras que la cartera de crédito de los bancos crecía a febrero al 7% anual, las operaciones de leasing lo hacían en cerca del 40%. Este crecimiento inusitado obedece al aumento de la inversión privada, pero sobre todo, a que los empresarios de todos los tamaños están haciendo bien sus cuentas. La más reciente reforma tributaria extendió a las empresas grandes la posibilidad de descontar de sus impuestos los cánones que pagan por arrendamiento financiero.

Por eso, la mayoría de las compañías de financiamiento comercial especializadas en leasing espera crecimientos de cartera entre el 40% y 50% durante este año. Esto significa que en 2004 se podrían estar financiando $1,32 billones de activos.

Al parecer, la expansión de la cartera continuará mientras haya necesidades de inversión. "Los empresarios están aprovechando el leasing para modernizarse y aumentar su competitividad para enfrentar exitosamente los nuevos retos y oportunidades que se derivan de los futuros acuerdos comerciales y en especial, el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos", comenta Maristella Sanín, presidente de Fedeleasing, gremio que agrupa a las compañías especializadas en este tipo de financiación.



Los incentivos

Antes de la más reciente reforma tributaria, solo las empresas pequeñas podían registrar como un gasto deducible de impuestos la totalidad del canon de arrendamiento financiero. Las firmas con activos superiores a $11.000 millones solo podían deducir una parte del canon, pues tenían que contabilizar la operación de leasing como un crédito bancario normal, lo cual trae menores beneficios tributarios. Hoy el beneficio de la deducción plena opera para cualquier tipo de empresa, sin importar su tamaño. La conveniencia es clara.

Si un empresario financia la adquisición de una maquinaria de $100 millones con un crédito a 5 años y un costo del DTF más 8,5 puntos básicos terminaría pagando cuotas de $2'469.396. Y al llevar el gasto de intereses a su estado de resultados, esto le significará un ahorro en impuestos por este concepto de $28 millones.

En cambio, si la financia mediante una operación de leasing, con las mismas condiciones de tasa y plazo y con una opción de compra del 10%, el canon de arrendamiento mensual sería de $2'361.661, alrededor de $100.000 menos que el crédito. Y como el canon es deducible en un 100% de la base gravable del impuesto de renta, el ahorro en impuestos sería de $54,6 millones, el doble de lo alcanzado con un crédito. Además, como el bien lo adquiere la compañía de leasing, en los estados financieros del arrendatario no aparece el bien en el activo ni la deuda en el pasivo, con lo cual puede reducir el impuesto al patrimonio y exhibir menores niveles de deuda. Esto siempre y cuando los contratos sean como mínimo a 24 meses para vehículos de uso productivo y equipos de cómputo, 36 meses para maquinaria, equipo, muebles y enseres; y de 60 meses para inmuebles.

Además, con la reforma tributaria, la deducción de la base gravable del 30% de la inversión en activos fijos reales productivos adquiridos entre 2004 y 2007, también se les aplica a los bienes adquiridos bajo la modalidad de leasing financiero con opción irrevocable de compra.

A estas ventajas se le puede sumar la que les permite a las empresas altamente exportadoras: importar activos productivos sin causar IVA cuando se adquieran por medio de leasing.



El repunte

Con esto, las empresas encontraron en el leasing una alternativa interesante de financiación en un momento en que la inversión ha comenzado a repuntar.

Según el gremio, el crecimiento de la cartera de leasing ha sido generalizado. "Todas las entidades han tenido una demanda creciente para financiar activos productores de renta. Hay que recordar que la mayoría de ellas se ha especializado en maquinaria, transporte de carga y pasajeros, infraestructura, inmuebles y, en menor cuantía, vehículos", afirma Maristella Sanín. El auge de la construcción y de obras públicas de infraestructura, como TransMilenio, dinamizó la inversión en equipo de transporte, maquinaria y equipo pesado. Casi todas las sociedades portuarias han emprendido ampliaciones.

Otro sector cuya demanda sigue creciendo a muy buen ritmo es el de vehículos de transporte pesado, como tractomulas, porque el parque de estos vehículos será congelado en mayo. También creció la financiación de equipos de cómputo -a pesar del revés que significó el aumento del IVA para los computadores personales-, lo mismo que el equipo médico.

Al igual que el resto del sector financiero, las compañías especializadas en leasing tuvieron un buen desempeño en 2003 y un excelente arranque en 2004. Las 10 compañías que componen el sector alcanzaron utilidades por $9.616 millones en los dos primeros meses del año, 48,2% más que el mismo período del año anterior. Y se espera que esta tendencia continúe.

Por ejemplo, Luis Fernando Pérez, presidente de Suleasing, la compañía con las mayores utilidades del sector, que creció sus negocios 25% en 2003, espera aumentarlos en 50% este año. Así, cerraría con activos dados en leasing por cerca de $1,2 billones.

Danilo Gómez, presidente de Leasing Bancoldex, recientemente conformada por la adquisición por parte de Bancoldex del 75% de Ifileasing, aspira a realizar operaciones nuevas de leasing por $70.000 millones. Y, en general, todas las compañías esperan crecimientos cercanos al 50% en sus operaciones de leasing que a febrero alcanzaban $2,6 billones en el balance conjunto de las compañías.



Muy atractivo

Las operaciones de leasing aún representan un porcentaje bajo del apalancamiento empresarial. Según cifras de la Superintendencia Bancaria, estos $2,6 billones tan solo representan 4,9% de la cartera total de sistema financiero. En las nuevas condiciones tributarias, se espera que la cartera de leasing aumente. "Sería una miopía empresarial no cambiar crédito de banco por leasing", estima un empresario del sector.

No obstante, el desconocimiento del sector es alto, sobre todo en las pyme, que tienen la falsa concepción de que son operaciones que requieren altos montos y son de alto costo. Esto no es cierto, pues desde 1995 las compañías de leasing se fondean -al igual que los bancos- con CDT e intermedian recursos de Bancoldex haciendo que las tasas que otorgan sean similares a las de un crédito bancario.

De hecho, advierte el analista financiero Javier Fernández, la tasa activa implícita media sobre cartera y leasing es sorprendentemente baja, lo que hace que tengan márgenes bajos y un retorno sobre patrimonio relativamente reducido.

Por esto, ante la creciente demanda es muy posible que las tasas se ajusten al alza. "Hay que empezar a cobrar un poco más, para mejorar los márgenes sin que se afecte el usuario final pues si se hacen las cuentas, el leasing -después de impuestos- seguiría siendo más ventajoso".

Además, el leasing tiene otras ventajas pues financia hasta el 100% del activo, no es muy exigente en materia de garantías y las entidades aprueban las operaciones rápidamente pues poseen estructuras livianas. Además, el leasing es una herramienta flexible en la forma de pago, dado que el plan de amortizaciones se elabora de acuerdo con el flujo de caja de la empresa y porque, por esencia, es un instrumento de financiación a mediano plazo. A diferencia de un crédito bancario, una operación de 5 años es normal. Y se hacen operaciones desde 7 hasta 12 años.

Las operaciones también están sintonizadas con la necesidad de exportar. Por ejemplo, en Suleasing, la cartera de apoyo a la expansión de empresas colombianas en Centroamérica alcanza los US$30 millones. Esto es un claro ejemplo de que el leasing se ha convertido en la mejor alternativa para que las compañías colombianas financien su mayor competitividad e inserción en el mundo.

Pero esta lista de atractivos esconde un riesgo. Algunos analistas estiman que frente a la aceleración del leasing, es necesario que las compañías -al igual que la Superbancaria- estrechen sus controles a la cartera, pues la probabilidad de que haya problemas de cartera siempre se incrementa cuando crece muy rápido. Ante esto, muchas entidades estudian la posibilidad de hacer o ya efectuaron capitalizaciones.

No obstante, especialistas como Javier Fernández desestiman el riesgo del crecimiento por ahora, considerando que la mayoría de las entidades tiene una excelente condición de solvencia y pertenece a grupos financieros sólidos, que pueden respaldarlas en cualquier eventualidad.

A pesar del 'amarguito' de los comentarios de los analistas de riesgo, por el lado de las leasing, por ahora no hay más que noticias dulces para el sector financiero colombiano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?