| 6/26/2008 12:00:00 AM

Recorte de $1,5 billones

El gobierno recortará los gastos en $1,5 billones en lo que resta del año. Esto dejaría el gasto como proporción el PIB en 21,8%, casi la misma cifra de 2007.

El gobierno recortará los gastos en $1,5 billones en lo que resta del año. Así lo anunció el presidente Álvaro Uribe en el congreso de Andesco en Cartagena. Este anuncio llega en un momento en el que hay un gran consenso entre los economistas sobre la necesidad de que el fisco haga un gran esfuerzo para contener el déficit.

Para el presidente Uribe, la decisión ayudará a “restablecer una tasa de cambio competitiva, remunerativa, para poder proteger el empleo de sectores que han hecho enormes esfuerzos en productividad, que se ven hoy maltratados por la baja tasa de cambio”, señaló.

La reducción, sin embargo, no afectará el gasto en los programas de seguridad, infraestructura y sociales como los de Bienestar Familiar, educación, el Sena y Familias en Acción.

Posiblemente el recorte no sea muy significativo en términos cuantitativos. Representa menos del 2% del presupuesto de gastos del año que vale $87,6 billones.

Con todo, es la señal correcta. En el presupuesto los gastos totales del gobierno habrían crecido de 21,7% del PIB en 2007 a 22,2% en 2008. Con la reducción anunciada, el gasto se mantendría casi inalterado entre los dos años, en 21,8% del PIB.

No obstante, la medida debe ser seguida de otras decisiones de más fondo.
Apenas el miércoles Fedesarrollo opinaba en el último número de su Tendencia Económica que “si bien los resultados fiscales no son preocupantes, tampoco denotan un esfuerzo por parte del gobierno en llevar a cabo una política fiscal contracíclica que ayude a reducir las presiones sobre la inflación y la tasa de cambio”.

La tesis del centro de investigación económico ha ganado mucho espacio entre los economistas, que encuentran que los recortes del gasto facilitarían el manejo cambiario y acercarían a Colombia a la calificación de grado de inversión, que abarataría el costo del financiamiento del sector público y de las empresas localizadas en el país.

“El Banco hace cuanto puede, pero el gobierno debe ayudar reforzando la política fiscal”, dijo el martes en el foro económico ‘Coyuntura de tasa de cambio: necesidad de soluciones estructurales’, el presidente ejecutivo de la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, Roberto Junguito.

Por su parte, Fedesarrollo dijo antes de conocerse el anuncio del recorte de $1,5 billones, que aunque considera que la sostenibilidad de la deuda no está amenazada, “lo que sí es cierto es que un mayor esfuerzo fiscal sería deseable”.

De igual manera, el presidente de la Asociación Colombiana de Productores de Textiles (Ascoltex), Iván Amaya, recomendó el martes reducir el gasto público a partir del segundo semestre del 2008 y no esperar al 2009.

Qué sigue
La recomendación de llegar a un superávit primario de 2% que propuso la Comisión del Gasto Público, es difícil. El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga ha explicado, como lo han tenido que hacer todos los últimos ministros, que la gran mayoría del gasto público colombiano es inflexible a la baja. Seguridad, intereses de la deuda, pensiones y transferencias, son sumas que difícilmente se pueden reducir de un año a otro.

Además, esta Administración tuvo que asumir el costo de las pensiones del Seguro Social. “Hoy el gobierno nacional paga más en pensiones que en educación”, sostiene el funcionario.

Una de las vías que parecería más expeditas para contener el gasto es la de aumentar la participación privada en los proyectos de infraestructura. En ese sentido hay algunos proyectos en marcha, pero el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego no está muy convencido del interés de los particulares en participar en el asunto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?