| 11/15/2005 12:00:00 AM

Reacomodo en crédito hipotecario

La compra de Granahorrar por parte del BBVA dinamizará la cartera hipotecaria. Las movidas en el sector financiero intensificarán la competencia en todos los segmentos.

La compra del Banco Granahorrar por parte del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) de España seguramente traerá una nueva dinámica en el mercado hipotecario. A finales de 1998, justo antes de la crisis, la cartera hipotecaria sumaba alrededor de $15,7 billones ($25,6 billones a precios de hoy). Es más, representó una tercera parte de la cartera del sistema. Hoy esta cartera tan solo alcanza los $6,8 billones y solo pesa un 11% dentro del stock de la cartera del sistema financiero, es decir, es tres o cuatro veces menor que en sus mejores tiempos.

Con la adquisición de Granahorrar, el BBVA se posiciona estratégicamente en el sector hipotecario al hacerse al 17% de la cartera de este segmento (ver tabla). Por esto, el anuncio de Luis Juango, presidente del banco español, de querer triplicar su cartera hipotecaria no es exagerada y representa una excelente noticia para el sector.

Según el ICAV, el déficit de viviendas en el país es de casi 2,3 millones y va en aumento. Mientras se forman 185.000 hogares anualmente, apenas se construyen alrededor de 62.000 viviendas. Por esto, Juango piensa que en los próximos 10 años podrían construirse cerca de 1,2 millones de viviendas y si mantienen su participación de mercado podrían financiar más de 240.000 viviendas en los próximos años, lo cual le permitiría disparar su cartera.

"Esperamos lanzar productos nuevos para hipotecas al menos cada trimestre para que cada cliente pueda elegir el tipo de crédito que más le convenga. Por ejemplo, acabamos de lanzar el de la cuota regalo. Pero tenemos una interesante gama en la recámara y solo esperamos la aprobación de la Superintendencia", agrega.

María Mercedes Cuéllar, presidente del ICAV, destaca que por primera vez una entidad extranjera se está metiendo en este negocio y afirma que por el tamaño del banco es una muy buena señal para el mercado y para el país. Además, considera que la gente está dejando atrás la crisis, cambiando de mentalidad y volviendo a contemplar la necesidad de endeudarse para comprar vivienda. Muestra de esto es que los desembolsos de crédito hipotecario están creciendo a un ritmo anual del 29%. Y con la caída en la tasa de interés de los TES, que ha hecho que el costo del crédito hipotecario haya bajado alrededor de 2 puntos, hay un mercado con una enorme demanda potencial por explotar.

Jorge Londoño, presidente de la Organización Bancolombia, que casi inmediatamente después de la noticia de la compra de Granahorrar anunció su nueva estrategia en materia hipotecaria y lanzó créditos con cuota fija para vivienda de interés social, celebró el renovado interés en el sector financiero colombiano y la valorización del sector (Granahorrar se vendió en $970.000 millones, más de 2,2 veces su valor en libros o 9,4 veces las utilidades).

Londoño también ve con buenos ojos la adquisición pues "la competencia fomentará un desarrollo más amplio del mercado. Además, estamos acostumbrados pues aquí siempre hemos competido con entidades de primer nivel", agrega.

Acelerador a la competencia Pero la competencia se intensificará no solo en el crédito hipotecario sino en los demás segmentos de mercado, pues todos están intentando ganar participación.

De hecho, según Asobancaria, con la adquisición de Granahorrar, el BBVA tendrá una entidad financiera más equilibrada entre los segmentos de empresas y de hogares. "La cartera del BBVA gana una importante orientación hacia el crédito de vivienda, pero también fortalece su posición en los segmentos empresarial y de personas", indica la entidad en un reciente informe.

Según Juango, en un país como Colombia, con un bajo grado de bancarización, hay que crear clase media. "Hay que darle empleos dignos a la gente. Eso lo logramos al otorgarles crédito a las pyme y ayudarles a adelantar sus sueños, mediante el crédito hipotecario y el de consumo. Estos son nuestros tres pilares", explica.

Este era uno de los valores estratégicos de la compra, que dejó al BBVA con una excelente red de 388 oficinas y 788 cajeros. Ahora el BBVA tiene presencia en 12 ciudades en las que no estaba para un total de 93 y cuenta con la red más fuerte en 11 de ellas y la segunda en 10 más. "Con la fusión, miraremos con lupa antes de cerrar una oficina, pues una hipoteca no se puede comprar por internet".

Por su parte, toda la red de cajeros será modificada por el banco español para incorporar una nueva tecnología mucho más segura (tarjeta de coordenadas) y nueva, dado que el último cajero que adquirió Granahorrar data de 1998. De hecho, el banco español invertirá alrededor de $70.000 millones para cambiar toda la tecnología de Granahorrar y viabilizar la fusión. Se espera que este cambio tecnológico culmine a mediados del próximo año. De los 37 países donde está el BBVA, Colombia está entre los que tienen la tecnología más avanzada.

Para Jorge Londoño, presidente de la Organización Bancolombia, todos estos hechos recientes no hacen más que ratificar que la estrategia que siguió fue la correcta. La fusión de las entidades del Grupo Empresarial Antioqueño -Bancolombia, Conavi y Corfinsura- provocó la reacción de otros jugadores. La Fundación Social fusionó sus dos entidades (Caja Social y Colmena), Gilinski hizo lo mismo con sus dos recientes adquisiciones (Sudameris y Tequendama), Banco de Occidente adquirió Aliadas, Davivienda compró el Superior, y el BBVA se hizo a Granahorrar.

Londoño considera además que esto muestra cómo empieza a valorarse cada vez más el esquema de universalidad. Esto es, todas las entidades quieren brindar una oferta más completa a sus clientes para darles el mayor valor agregado. "Hay que tener un portafolio amplio para que el cliente pueda escoger y una asesoría calificada para acompañarlo. El crédito hipotecario es uno de los más importantes y complejos por el tema tributario y su plazo", explica.

En Bancolombia, la banca hipotecaria pesa una porción parecida a la generalidad del sector financiero, lo cual le brinda la posibilidad de ser agresivo, diseñar y diversificar en productos hipotecarios.

En cuanto a la fusión, su cronograma se ha desarrollado normalmente. Acaba de concluir la parte jurídica con la integración legal de las compañías de leasing y continúa el montaje de los sistemas de información. Si bien ya se culminó la parte tecnológica del montaje de la banca empresarial, aún faltan la red, las oficinas y la banca de personas y de pyme. Se espera que el proceso termine el primer semestre del año entrante.

Lo que viene El año 2005 ha sido el del reacomodamiento del sector financiero. El año en el cual quedó demostrado que la crisis se superó definitivamente, volvieron la rentabilidad y el capital y, por tanto, las entidades se reactivaron, lo cual ha provocado grandes cambios en la estructura del sector.

Además, la operación de Granahorrar muestra que también fue el año en que los ojos del mundo y los inversionistas volvieron a posarse sobre el sector financiero del país, después del rotundo fracaso de la venta de Bancafé.

Además de las entidades que entraron a la puja, otros bancos nacionales e internacionales de primer nivel, mostraron interés y estuvieron en el cuarto de datos ratificando las buenas perspectivas de crecimiento de la actividad financiera.

No obstante, los analistas coinciden en que este proceso está comenzando y que vendrán más fusiones y movimientos.

Según Linda Hamel, directora de instituciones bancarias de Fitch Ratings para América Latina, aún hay demasiados bancos para el tamaño de la economía. Y BBVA y Citi todavía son los únicos jugadores extranjeros grandes.

Es cierto. La participación de la banca extranjera en el sector financiero colombiano sigue estando -incluso con la compra del Granahorrar por parte del BBVA- por debajo del promedio regional.

Por tanto, hay que aprovechar y consolidar el momento que está viviendo el sector para que la competencia se traduzca en eficiencia y redunde en más y menos costoso crédito para empresas y personas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?