| 11/13/2009 12:00:00 PM

Radiografía a fondos de capital privado

En cuatro años estos vehículos de inversión despegaron. Hoy hay 16 fondos cerrados, con capital por US$1.572 millones y otras 20 iniciativas en marcha por más de US$2.900 millones. Debate sobre su futuro.

En 2005, el Gobierno le dio aval a la creación de una nueva industria que busca canalizar recursos desde inversionistas institucionales, como los fondos de pensiones obligatorias, hacia inversiones productivas en infraestructura, sectores con alto potencial, empresas no listadas en bolsa, Pymes y empresas nacientes, entre otras alternativas. Cuatro años después, los fondos de capital privado (FCP), como se llama este vehículo de inversión, empiezan a mostrar un acelerado desarrollo.

Prueba de ello es que en la actualidad hay, según un sondeo efectuado por Dinero, unos 16 fondos cerrados que consiguieron capital por US$1.572 millones y otras 20 iniciativas de fondos que están buscando más de US$2.900 millones, según Bancoldex (ver gráficas pág. 84, 85 y 86).

El rápido dinamismo de esta industria, que según Héctor Cateriano, presidente de SEAF Colombia, estaría en una evolución similar a la de países como Perú y Chile -aunque muy lejos de Brasil- se debe, por una parte, al amplio margen de inversión que permitió el decreto 2175 de 2007 y, por otra, al desarrollo de los fondos de pensiones obligatorias en Colombia y su necesidad de buscar nuevas alternativas de inversión.

Por esta razón, 2009 ha sido un buen año para conseguir capital en el país, como lo demuestra el éxito que obtuvieron Brookfield Infraestructure Fund, Altra I, Aureos Colombia, Escala, Progresa y ND Infraestructure (ver recuadro). Sumando estas iniciativas, el capital comprometido por los fondos de pensiones en este tipo de instrumentos superó los US$1.000 millones. Incluso, ante la iliquidez en el mundo, grandes fondos de inversión internacionales están viniendo al país a buscar recursos.

De hecho, los fondos de pensiones están bombardeados por propuestas de inversión, lo que hace que la competencia por conseguir recursos sea muy difícil. Por ejemplo, Protección recibe cada semana alrededor de dos llamadas o visitas de fondos locales o internacionales y este último año ha estudiado alrededor de 30 propuestas, lo cual es muy exigente. "Nos podemos gastar entre 3 y 4 meses estudiando los documentos y contratos con un equipo entero de inversiones, de riesgo y legal y luego, una vez hechos los compromisos, se requiere tiempo de seguimiento, pues hay que asistir a los comités de inversiones para monitorear la inversión", señala Juan Camilo Osorio, jefe de inversión de Protección.

Dado el gran esfuerzo que implica este tipo de inversiones, se teme que los fondos de pensiones se concentren en grandes fondos de capital como los de infraestructura y los manejados por gestores externos. De hecho, los que han conseguido capital de los fondos pensionales hasta ahora son fondos con experiencia de afuera, con el respaldo de entidades multilaterales o que arriesgaron su propio capital.

Consciente de esta posibilidad, el Gobierno creó Bancoldex Capital, un programa para orientar y dar incentivos para canalizar los recursos hacia compañías locales. Para financiarlo, Bancoldex destinará US$30 millones de sus utilidades para invertir en fondos de capital privado que inviertan en empresas de industria, comercio y turismo. Este fondo de fondos busca dar una especie de aval para animar a otros inversionistas y ayudar al cierre de los fondos locales. Hasta el momento se han invertido US$10 millones en Escala y Aureos pero la idea es apoyar a por lo menos otros cinco fondos más. En la actualidad, hay dos iniciativas en proceso de debida diligencia. Además, su objetivo es ayudar a "entender mejor el negocio, pues es una industria que está en su primera fase de crecimiento donde todos estamos aprendiendo", afirma Mauro Sartori, gerente de riesgo de Bancoldex y coordinador del programa.

 

Hay que consolidar

La consolidación de esta joven industria dependerá de los resultados de las primeras inversiones. Según los gestores, a pesar de que este añoeste año fue de cautela y se espera que el siguiente sea mejor ante la recuperación de la economía mundial, los resultados preliminares que arrojan los precursores son muy buenos.

Por ejemplo, el fondo de Hidrocarburos I, gestionado por Laefm, no solo ha invertido en cerca de 21 proyectos petroleros, ayudando al boom de exploración y producción de petróleo en campos menores que se ha dado en el país, sino que ya ha devuelto el 75% del capital a sus inversionistas faltando varios años para la salida del fondo y "tendrá una tasa de retorno superior al 30%", afirma Eduardo Elejalde, presidente de Laefm Colombia, entidad que ha estructurado y levantado otros dos fondos.

Por su parte, SEAF, otro de los gestores pioneros, maneja hoy un portafolio de cuatro empresas (Refinancia, Bodytech, Inmaculada Guadalupe y Amigos en Cía. -dueños del restaurante Andrés Carne de Res- y Petroworks) que en conjunto ya facturaban a junio US$94 millones y tenían un Ebitda de US$18 millones, con un crecimiento del 40% y 200%, respectivamente, desde que ingresaron a las compañías. Cuando entraron a Refinancia esta entidad financiera tenía $60.000 millones en cartera y hoy tiene $1,2 billones. Bodytech pasó de 26 a 36 puntos a nivel nacional, abrió una sede en Perú y tiene tres más en construcción, lo que lo convertirá a finales de 2010 en la segunda cadena de centros deportivos de la región. El próximo año "Andrés" duplicará sus ventas respecto a las de 2008, pues el nuevo punto en Bogotá está vendiendo tanto como el original de Chía.

Altra, por ejemplo, a través de la fusión de compañías, creó la única empresa colombiana que provee soluciones integrales para la cadena de frío en todo el territorio nacional, así como una empresa de servicios de tercerización (BPO, por su sigla en inglés) con operaciones en España, Colombia, Perú, Guatemala y El Salvador, entre otros logros.

El impacto que trae a una empresa este tipo de inversión es altísimo. "Los fondos de capital privado traen un gran apoyo al management en cuanto a la estrategia de expansión y mejoras operativas, como procedimientos para mejorar la productividad", afirma Héctor Cateriano, de SEAF. "No solo llegamos con recursos sino con gestión, conocimiento y contactos. Además, traemos buenas prácticas de negocio y manejo de la información", afirma Daniel Waserman, presidente de Aureos Colombia.

Es por esto que los FCP son una gran oportunidad para elevar los estándares de las empresas y traer mejores prácticas internacionales en materia de gobierno corporativo, transparencia y hasta pago de impuestos. Estudios internacionales muestran que las empresas que se benefician de FCP no solo venden y exportan más, sino incluso generan mayor empleo formal y de largo plazo.

Los recursos de los fondos de pensiones van a seguir creciendo y representan un gran potencial, no solo para profundizar los mercados de valores sino para que más empresas y proyectos con alto potencial e impacto encuentren financiamiento.

La polémica

Si bien la flexibilidad en el tipo de inversiones que pueden hacer los FCP ha sido clave en el crecimiento de esta industria, hoy en día esta flexibilidad es centro de un fuerte debate en el que se discute qué tipo de activos e inversiones deberían poder hacerse con este instrumento y, sobre todo, cómo regularlo.

Algunos gestores consideran que el vehículo ha sido utilizado para inversiones que en esencia no son capital privado, lo que no solo genera competencia por el capital disponible sino que puede desatar malas experiencias que perjudiquen al conjunto de la industria.

Con el fin de ampliar el capital que tienen los fondos de pensiones obligatorias para invertir en este vehículo, hay voces que piden aumentar el límite de inversión que tienen estos en los fondos de capital privado locales del 5% al 10%. Y que, en vez de ser el Gobierno quien regule en qué tipo de iniciativas pueden invertir, sean los inversionistas profesionales, para quien va dirigido este instrumento, los que tomen la decisión.

Pero, para otros, lo mejor sería definir para qué tipo de activos es que se quiere desarrollar este mecanismo y no buscar controlar la industria regulando el régimen de inversión de los fondos de pensiones. Hace poco, por ejemplo, se prohibió que los fondos de pensiones invirtieran en fondos de capital privado que tuvieran inversiones en una compañía o proyecto con algún tipo de vinculación a los mismos fondos de pensiones obligatorias o de sus grupos económicos para evitar conflictos de interés. Para algunos gestores, si bien el objetivo de la norma es legítimo, la regulación es excesiva y limitará o dificultará el desarrollo de los negocios.

Los fondos de capital privado mueven en el mundo más de US$546 billones y, de esta suma, América Latina solo representa el 1%. Colombia participa con el 2,4% de los recursos de la región, lo cual muestra lo incipiente de nuestra industria pero, a la vez, su gran potencial de crecimiento.

Si bien los fondos de capital privado han crecido y hoy estamos en el radar de los inversionistas internacionales, es una industria que apenas se está desarrollando y que hay que seguir promoviendo para que los recursos de las pensiones no solo estén mejor invertidos sino que sirvan para financiar el crecimiento del país. Y, para asegurar este propósito, es necesario garantizar que la regulación ayude a desarrollar la industria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?